viernes, 26 de febrero de 2010

Mario y Pablo



Mario
"Su bicicleta por el acantilado
le llevaba a ese lejano lugar
donde a Beatriz podía imaginar
en cada ola del mar, enamorado

En el palpitar acelerado
del bravío amar pudo dibujar
el ritmo de su corazón al soñar
la espuma en su pelo alborotado

Pero un día ya no vio el mar al mirar
pues sólo encontró vacío, soledad
y furia contra las rocas al chocar

Se perdió en el cielo, con serenidad
para intentar en sus ojos navegar
y de noche, en la luna, halló la verdad"


23 de septiembre de 1973


"El cartero grabó un poco de mar
y algo de arena para el poeta
y la estela de un fugaz cometa
para que Pablo pudiera respirar

Añoraba la brisa al caminar
desde la Isla Negra a la caleta
pero en Paris estaba su meta
hasta allí había tenido que marchar

El intento del cartero fue en vano
pues en San Cristóbal un sol discreto
veló por el vate, así temprano

Cualquier discurso parece escueto
para el poeta del pueblo llano
El silencio del mar es el respeto."


Acabo de tomar un par de martinis en el "Ragtime", un bonito bar donde sirven el mejor jazz que ahora puedo escuchar en Zaragoza con la mejor atención posible. El turno de noches no me deja mucho tiempo para vivir de día, así que lo aprovecho como puedo. Hoy me he acercado al teclado para ofrecerles los últimos dos poemas que ayer compuse. Me gustaría decir, antes de nada, que yo escribo poesía porque simplemente me divierte. Me gusta casar terminaciones, rimar y escribir con algo de ritmo como buenamente puedo. A mí me hubiera gustado componer música pero no tengo ni idea de armonía, así que lo más parecido que puedo componer lo escribo aquí. Porque me encanta escribir y hacer todos los sonetos que me sean posibles sobre cualquier tema, esa es la razón por la que cada día vengo aquí y dejo unos versos que realmente se traducen como huellas imborrables o deseos inalcanzables. Los dos sonetos que hoy escribo están inspirados en la obra de Antonio Skármeta "El cartero de Neruda" y en la película de 1994, de título "Il postino", que dirigió Michael Radford. La novela, que he leído recientemente, me gusta más que la película. En ella, además de rescatar la poesía de Neruda, se pueden apreciar composiciones poéticas del propio autor de un gran nivel rítmico y estético. Si bien esta historia pudiera parecer demasiado sensibilera el autor lo contrarresta perfectamente con el drama de la situación política y social chilena, la pobreza en Isla Negra y el personaje del cartero Mario que conquista a cualquiera. En resúmen es un gran homenaje a la literatura de Neruda con una bonita historia de amor y un drama social como trasfondo. De la película me quedaré únicamente con el excelente papel de Massimo Troisi como Mario (murió antes de terminar la película) y de Philippe Noiret como un perfecto Pablo Neruda. Les dejo aon una maravillosa banda sonora de "Il postino" compuesta por Luis Bacalov:

16 comentarios:

Fernando dijo...

Ví la película y me gustó sobremanera. Siempre ocurre que el recuerdo que se tiene de los poetas supera en mucho a la realidad. He leído mucho a Pablo Neruda y, la verdad, hay mucha de su poesía que no me gusta nada. Tampoco me hubiera gustado ser amigo de él, sin entrar en detalles. La película es muy buena. Por lo menos, me causó muy buena impresión. Sólo recuerdo aquellas películas que me causaron um buen impacto al momento de verlas. Respecto a lo que cuentas de tu forma de expresarte en poesía, creo que deberías trabajarla un poco más. Tienes muy buen fundamento, pero me parecde que has leído poca poesía. Como eres joven, aprovecha tu tiempo y lee, lee, lee. No basta sólo con tener una buena base espiritual, como me parece que tienes, sino que hay que revestirla con parte, no toda, de técnica. Esa será la forma de que tus pensamientos afloren y se conviertan en poemas profundos y atractivos, como estoy seguro que sabrás hacer. Te sugiero contactes con mi blog "meditaciones y relatos" y leas mis opiniones sobre el tema. Espero que te sirvan y me gustaría que te tomaras en serio eso de escribir poesía. Si lo que sabes de cine llegas a saberlo de poesía, compraré tus libros en un futuro próximo. Un fuerte abrazo y adelante..

Dana Andrews dijo...

Muchas gracias por tu participación en este blog Fernando, es un honor. Contactaré con "meditaciones y relatos", seguro que me sirven de mucho y gracias por tus consejos.

ARVIKIS dijo...

Pues dos sonetos auténticos, como lo que se hace con el corazón. Que película mas deliciosa. Gracias por compartir esa parte de tu vida que nos lleva de paseo por la ciudad del Turia.
Un abrazo
Arvikis

Dana Andrews dijo...

Gracias Arvikis por tus amables palabras desde la ciudad del Turia... que, por cierto, tengo que visitar algún día. Un abrazo.

David dijo...

Barvío por bravio e igual me equivoco pero es una errata y era bravío mar en lugar de barvío amar.
No quiero ser soez y decir con que me quedaré unicamente de la película (ja,ja) porque es indigno de la clase que tiene este blog.
Ahora en serio. Tengo buen recuerdo de la película. Fue una pena lo del actor, porque aquí hizo un enorme papel. Y cómo "disculpaba" al personaje de Neruda. El tema musical que has puesto también es precioso. De hecho, ha debido sonar bastante o es de lo que perduran, porque lo oigo, y recuerdo que era de la película, que no he vuelto a ver desde hace años (su estreno, en realidad).
PD: A mí me gusta más tu prosa que tu poesía, lo cual no quiere decir que tu poesía me disguste, claro.
Un abrazo.

Dana Andrews dijo...

Es una errata que agradezco que aclares, David. Trasladar del papel a la pantalla tiene estas cosas, y más cuando vas tan deprisa...
Yo conocí antes la película que el libro y me encantó. La ví por primera vez en una clase de literatura. Después la novela me gustó más pero la conocí hace menos tiempo.

Dana Andrews dijo...

En cualquier caso, David, si te gusta más la prosa puedes pasar por bibliotecadebabelsiglo21.blogspot.com donde el escritor Fernando Sarría acaba de publicar un relato que le envié llamado "A la luz del flexo". Es un blog que recomiendo a todo lector ya que puedes enviar relatos para que los publiquen. Ahí los relatos los tengo firmados como Marcos Vicente que es mi antiguo nombre (amntes de invertir los apellidos). Mi nombre de hoy es Marcos Callau... Bueno espero que les guste.

Dana Andrews dijo...

Bueno...lo del nombre ya está arreglado.

Amaya dijo...

Como todo lo que escribimos en los blogs, el punto de partida para ofrecerlo a todos nuestros visitantes es que nos sale del corazón... Como tus versos, de corazón...
(me quedo con las ganas de revisionar la película, el libro lo tengo en casa...)
Un saludo

Dana Andrews dijo...

Gracias Amaya. Sólo son dos sonetos dedicados a la historia de Skármeta y al papel de Massimo Troisi en la película. el segundo soneto está dedicado al día de la muerte de Pablo Neruda visto desde la perspectiva de la novela.

39escalones dijo...

Estupendo post. En cuanto a la película, voy a discrepar de la corriente general que, a causa de lo acontecido con Massimo Troisi, encuentra más de lo que hay... Pero no me quiero poner cenizo. Prefiero quedarme con las fotos, la música y, sobre todo, la poesía.
Un abrazo.

Dana Andrews dijo...

Muchas gracias Alfredo. Creo que la mala fortuna de Troisi irónicamente dotó de mayor romanticismo a la cinta. La primera fotografía me recuerda vagamente al "Ladrón de bicicletas". Muchas gracias por tus palabras sobre los sonetos, Alfredo.

Manchas de Tinta dijo...

No me cansaré de decirte que admiro tu habilidad para rimar palabras. Un abrazo.

Dana Andrews dijo...

Muchas gracias amigo -os, ya sabes que todo empezó una tarde de trabajo y alguien me inición en el mundo de la poesía. Un abrazo.

mi nombre es alma dijo...

Unos días sin venir y casi no me das tiempo a leerlo todo. No paras de escribir, pero que sepas que vengo y te leo.

Un abrazo

Marcos Callau dijo...

Muchísimas gracias, Alma... Esto de retroceder tantas entradas para leerme me hace mucha ilusión y es un gesto muy bonito por tu parte. Me honras. Esto no sería lo mismo sin tí.