lunes, 8 de febrero de 2010

The blue gardenia (Fritz Lang. 1953)


Tenía muchas ganas de volver a ver esta película de la que vagamente recordaba la maravillosa canción de su banda sonora olvidando inexplicablemente el resto. Con el paso del tiempo he podido comprobar que estamos ante una intrigante cinta donde la mano del maestro Fritz Lang nos conduce brillantemente por una historia donde el crimen pasional y el periodismo de investigación permanecen estrechamente unidos a un club nocturno de jazz llamado "Blue gardenia", en el que actúa cada noche Nat King Cole. En este club es donde comienza la atrayente historia de una muchacha despechada y engañada llamada Norah Larkin (Anne Baxter). El argumento se plantea de forma tan sencilla que parece típico y creo que Lang lo quiso hacer precisamente así para llevarnos engañados hasta el inesperado desenlace final. Norah Larkin, abandonada en la misma noche de su cumpleaños, se echa a los brazos del primer hombre que llama por teléfono a su piso, piso que comparte con otras dos amigas. El hombre en cuestión es un pintor mujeriego llamado Harry Prebble (Raymond Burr) que llamaba precisamente para arreglar una cita con una de sus compañeras de piso. Norah, en busca de nuevas emociones que le hagan olvidar lo que ha perdido esa misma noche, arregla una cena con Prebble en el "Blue Gardenia". Como siempre, la cena es sólo una excusa para que esta pareja dedique toda la noche a tomar unos cócteles llamados "buscadores de perlas" que acaban por emborrachar fácilmente a Norah. Como era previsible la noche termina en la casa de Prebble donde éste intenta abusar de Norah. En el forcejeo Norah agarra un atizador con el que intenta golpear a Prebble. El hombre cae desplomado al suelo y Norah, aturdida por el alcohol, también se desmaya. La siguiente escena, tras un bonito fundido en gris y alcohol, nos muestra a Norah incorporándose a duras penas del suelo y saliendo del piso de Prebble descalza, habiendo dejado su pañuelo en el suelo. Al día siguiente Prebble aparece muerto en la portada de los periódicos de la tarde y Norah a causa dl alcohol no recuerda nada de la noche anterior desde que salió del "Blue gardenia". Aquí comienza el soberbio papel de Richard Conte como Casey Mayo, un famoso periodista especializado en homicidios que, por su cuenta, comenzará una investigación exhaustiva del caso "la chica de la gardenia azul".

En este momento la película muestra su mejor aspecto noir a medida que Norah va recordando detalles de la noche del asesinato y, poco a poco, va sintiéndose condenada por ese periodista que le escribe cartas todos los días desde su periódico. Casey Mayo realiza una propuesta a la asesina desde su periódico: "entrégate a mí y yo te salvaré de la policía". Así es como Mayo consigue su encuentro con Norah, en un pequeño bar una noche lluviosa de California. El resto no lo puedo contar por si, como yo, han olvidado el final o no la han visto. Sin ser una de las películas más geniales de Fritz Lang es trepidantemente buena, intrigante y rápida. Ésta fue la primera película de su trio "newspaper noir". Posteriormente Fritz Lang rodó "While the city sleeps" y "Beyond a reasonable doubt" ambas en 1956. Ahora les dejo con la maravillosa canción de la película cantada por Nat King Cole y con orquestación de Nelson Riddle: Blue Gardenia



17 comentarios:

mi nombre es alma dijo...

El amor es una flor de la que al final caen los pétalos. Suena bien en la voz de Nat.

Un abrazo, no he visto la película o al menos no recuerdo haberla visto, una lástima

Einer dijo...

Yo tampoco la he visto, pero me has abierto el apetito. Tendré que buscarla.

azpeitia dijo...

El cine es el arte de nuestro tiempo sin duda alguna...reúne todas las artes y técnicas...soy un enamorado del buen cine, y por lo que aprecio tú también...y con un gusto exquisito en la selección de los títulos...enhorabuena tu página es magnífica y muy bien diseñada...un abrazo de azpeitia

ARVIKIS dijo...

Es imposible acercarse a tu blog sin que te suban las hormigas por la espina dorsal y los ojos adquieran un elevado grado de humedad.
Gracias por esas sensaciones que nos humanizan.
Arvikis

David dijo...

Pues me parece que no la he visto... Porque no me suena. A ver cuándo. Por cierto, recuerdo una reseña de un disco de éxitos de Nat que decía: "Ya es hora de que se sepa que Nat lo hacía mejor en su idioma". A mí me gustaba hasta en castellano (ja,ja). Su versión de Piel canela es una de mis favoritas. Un saludo.

Dana Andrews dijo...

A tí intuyo que te gustaría mucho, Alma. La verdad es que ese verso es precioso y Nat explica cómo caen los pétalos con una sinceridad. Gracias Alma.

Seguro que no te defrauda Einer. El principio de la película despista un poquito pero a medida que va avanzando te conquista, sobretodo en su final.

Bienvenido Azpeitia. Opino lo mismo que tú. Como bien defines el buen cine reúne todas las artes. Gracias por tu comentario y por tu alagadora opinión de esta página. Se hace lo que se puede... Nos leemos, un abrazo.

Arvikis, tus comentarios son muy especiales. Me encanta eso de humanizar que has descrito y, la verdad, estas baladas de jazz tan magníficamente bien cantadas a mí también me afectan la visión. Muchísimas gracias.

David, a mí me encanta el disco de boleros y canciones mejicanas que grabó. Es curioso porque en algunas ocasiones Nat leía la letra sin entender nada de lo que decía y aún así el efecto en "Aquellos ojos verdes" o la que tú comentas ("Piel canela") es magnífico. Muchas gracias David. Creo que esta película no te defraudaría. Un abrazo.

Elvira dijo...

Yo tampoco la he visto, aunque por lo que cuentas creo que me gustaría. Recuerdo a Raymond Burr en una serie que se llamaba Ironside (de cuando era pequeña, en los años 60). Y en esas épocas Nat King Cole sonaba bastante en las radios españolas.

Saludos

roberto dijo...

Me temo que no la he visto... pero eso se soluciona pronto.
Un abrazo.

Dana Andrews dijo...

Sí, roberto, te aconsejo que la veas. Te gustará el final, ya verás. Gracias por pasar.

39escalones dijo...

¡Ostras! Ésta no he tenido nunca oportunidad de verla. Apuntada queda.
Abrazos.

Dana Andrews dijo...

Bueno... de todas las que he puesto en el blog, Alfredo, creo que esta es la primera que no has visto... ¡ya es difícil encontrar una!... sobretodo si es buena jeje. Repito que no es de las mejores de Lang pero tiene algo que engancha al final. En cualquier caso es muy entretenida. Un abrazo.

Amaya dijo...

La canción preciosa y, si hace un cameo en la película, mucho mejor. Como ya se ha comentado, una película de este género debería tener un buen final... nos has abierto el apetito de ... comprar un gardenia ;)

Raúl dijo...

Los tipos como Lang no solían hacer una peli mala, ni aún cuando se equivocaban.

Bogart dijo...

Otro trabajito para mi amigo el "Ares"....

Por cierto el vídeo ed hoy en mi blog también lo hice pensando en Ud.

Un abrazo.

Dana Andrews dijo...

Pues no se si es muy fácil comprar una gardenia azul, Amaya pero habrá que probar. La aparición de Nat King Cole es buenísima y la canción preciosa.

Ah pero ¿se equivocaba?..jejeje, es broma Raúl. La verdad es que es difícil encontrar películas malas en el cine de estos años. Gracias por pasar por aquí

Muchas gracia Bogart, ahora mismo paso a ver ese video. Seguro que te encanta la peli.

Vivian dijo...

Yo tampoco la he visto, pero Lang es Lang, y cualquier película que lleve su firma es un valor seguro, y después de leer la entrada todavía estoy más convencida de ello.

Un abrazo

Dana Andrews dijo...

Pues sí, Vivian Lang es Lang y yo soy un adicto a su cine. Espero que te guste Vivian. Muchas gracias por pasar.