martes, 7 de julio de 2009

"Carta de suicidio"


- "....escucha. Esta noche te voy a llevar hasta el callejón y te voy a contar un cuento por si te lo crees y quieres hacerme feliz. Me dejo, dicen que es gratis y ni siquiera duele. Pero una vez más salgo del trabajo en compañía de mi sombra intermitente que va y viene en cada farola en lo que, debo confesarte, me recuerda a ti "Mrs. Guadiana". Camino y levanto la mirada al cielo como queriendo respirar la absurda libertad de estar sin ti... o de haber salido del trabajo por fin, pero libertad al fin y al cabo... libertad que me tiene preso. Esta noche la luna está siendo atravesada vilmente por una nube tan negra que la hace desaparecer. Pero el diamante que cuelga del cielo y que una vez quemaste en tus pupilas está hoy tan lleno que resplandece tras la sombra opaca y, librando una dura batalla, consigue deshacer la espada de humo que no la llegó a atravesar. Llego a mi casa y una serie de la televisión dice: - nunca te enamoras de la persona adecuada -. Bien, es cierto, y ¡qué más me da!...yo me enamoro de quién me sale de las naríces, por no ser soez, y además me enamoro como un burro y para toda la vida."

Hoy Arturo se dispone a escribir una carta final a su amada. Una carta de amor, desamor, despedida y suicidio. Sube a casa, saca papel y pluma y se dispone a empezar la carta:

"Hola Eva. Ahora que la luna llena ha salido de entre las nubes negras, resplandeciente, me acuerdo del brillo de tus pupilas la primera vez que te dije "Te quiero". Luego te acostumbraste y el brillo desapareció. Más tarde incluso te molestaba que te dijera lo guapa que estabas. Sé reconocer cuándo es el final. Te quiero mucho, cariño... nunca he querido así y estoy seguro de que eres tú la persona con la que querría pasar el resto de mi vida. No es sólo estar enamorado de ti... porque ya llevo mucho tiempo así... es que te amo con toda el alma, con todo mi corazón y tú representas toda mi vida. Eres una chica maravillosa, incomparable, eres un sueño hecho realidad y comprendo que estas palabras ya no te acaricien el corazón como antes porque te las he repetido demasiadas veces. Sin embargo, amor, yo nunca he estado a tu altura y siempre que he intentado contigo hacer las cosas lo mejor posible he fracasado. Te he fallado ya demasiadas veces. Nunca me he sentido capaz de hacerte feliz excepto cuando tú me lo hacías creer. Realmente sólo he creído en ese "cuento de hadas" del amor verdadero y eterno cuando miraba en tus ojos y besaba tus labios de caramelo sexual, carnal y pasional. Sólo le llegué a creer cuando tú lo creías o yo creía que lo creías. Ahora que ya no crees yo también dejé ya de creer. Tampoco creo en mí y tampoco creo que tú te merezcas estar con alguien como yo...tú mereces ser feliz y eso a mi lado es muy difícil. Mereces algo mejor, Eva. Mereces un hombre que, al menos, tenga algún aliciente. Un hombre que sea tan especial como tú, que convierta la vida en un juego maravillosos como tú lo haces. Por otra parte, Eva, sigues muy enganchada a él y ya no creo que puedas vivir si no es con él. Tú misma lo dijiste. Yo lo entiendo, son muchos años y él te ofrece cosas que ni siquiera yo soy capaz de soñar con ofrecerte. Pero, Eva, yo te quiero mucho y no consigo soportar verte sufrir. Mi amor por ti es lo que más me importa excepto tú. Yo sacrificaría cualquier cosa por ti, me sacrificaría hasta yo mismo. Por eso te escribo esta noche. Hoy es la noche en la que me suicido. Entiéndeme bien. Mi vida completa eres tú y sin ti no sé vivir. Pero creo que yo no merezco que sufras tanto por mi y que te comas la cabeza, que te plantees dejarle por mi... También creo que tienes razón en lo de no confiar en mi, yo nunca he confiado. Sé a ciencia cierta que nunca te mentiría... nunca más, pero no me refiero a eso. Me refiero a que yo sólo he llegado a confiar en mi cuando tú me lo has enseñado. Eres toda mi vida y te quiero mucho pero no quiero que sufras. Así que hoy sacrifico mi amor, mi vida, y lo hago por ti. No me voy a matar pero casi...porque estar sin ti es como morir. Es voluntario, así que es suicidio. Seguiré estando, como la canción, en el lugar de siempre y con la misma gente y te esperaré hasta el final de mis días. Quizás así se solucionen tus problemas que yo te he causado...quizás así, veas la luz. Pero, antes de suicidarme, quiero que sepas que siempre estaré enamorado de ti como ahora y que nunca pensaré en nadie más porque tú eres la única que me pueda devolver a la vida."

Arturo firmó la carta y se la envió a Eva a su domicilio. Arturo quería seguir vivo pero sabía que sin ella era muy difícil. Aún así, su idea era esperarla hasta que ella lo llamara. Sabía que existía el peligro de que ella no lo llamara jamás pero dicen que de pena no se muere... ¿o si?. Lo que está claro es que a Arturo sólo le importaba la felicidad de esa chica a la que llamaba Eva por ser para él "la primera mujer" y, por esa felicidad, sacrificó la suya. Pero ni tan siquiera se llamaba Eva.

Al día siguiente se despertó como renacido, descansado y con una luz fulgurante que sólo había descubierto una vez en los ojos de Eva. Pero al levantarse de su cama de nubes descubrió que había muerto, que su suicidio había sido real. Se levantó, fue a hablar con Dios y a pedirle explicaciones. Dios le obsequió con el regalo de ser el angel de la guarda de su amada, por sus buenos sentimientos. Arturo se quedó pensativo y llegó a la conclusión de que eso era mejor que estar vivo. Le dió las gracias a Dios y se fue a cuidar de ella para toda la eternidad...aunque ella no lo supiera... nunca.

8 comentarios:

Chabi dijo...

Despues de leer esto... se me ha congelado la sangre. No puedo hablarlo aqui pero que sepas que me siento como "Arturo"
Quiero hablar contigo amigo mio y poder saber que puedo ayudarte en que te desahogues. No te prometo nada, ya lo prometi hace mucho tiempo cuando dije que eras mi amigo.
Tenemos mucho de que hablar asi que dame un toque.

Hablamos...

Amaya dijo...

Como dice Chabi, se te pone la piel de gallina del profundo sentimiento de esta carta.
Arturo y Eva, Eva y Arturo, estarán juntos, aunque sea en la forma de angel de la guarda o... me gustaría pensar que así fuera... a veces no hay soluciones mejores, hay que vivir con el corazón roto...
Un abrazo y, una lágrima por los dos...

39escalones dijo...

Excelente retrato de las perturbaciones patológicas de un amor mal digerido. Y digo patológicas porque has sabido retratar muy bien el componente obsesivo-compulsivo, no precisamente para bien, que conllevan este tipo de pensamientos y sentimientos desbocados, exacerbados, en bruto. Unos pensamientos que, bien mirado y bien pensado, bajo la capa del amor aparente indican una naturaleza mucho más inquietante que poco tiene que ver con él.
Excelente, de verdad. Me descubro las calvas. Cada día está mejor pasarse por aquí.
Saludos.

Vivian dijo...

Tu relato me llevó a una reflexión que siempre planteo al hablar de estos temas “Por amor ni se muere ni se mata, por amor se vive”.
Creo que tu protagonista está condenado a la infelicidad porque para conseguir la verdadera felicidad uno debe ser capaz de encontrarla por sí mismo para poder compartirla con las personas a las que quiere después.
Si no te quieres a ti mismo nunca serás capaz de alcanzar la felicidad verdadera, la que consiste en compartirla, no en vampirizársela a otra persona.

Un beso

Manchas de Tinta dijo...

Me uno a los anteriores comentarios y a 39 escalones en eso de descubrirse la calva ante tí. Saludos.

mi nombre es Alma dijo...

Tu protagonista es en el fondo egoista, incide en que lo hace por ella, pero en realidad lo hace todo para conseguir su amor aún después de muerto.

Saludos, estupendo texto

Maggie dijo...

Se me han parado los inyectores, el motor se ha congelado y se me había olvidado acordarme de comprar anticongelante. Ni siquiera sé cómo arrancar...

Eva fue la primera mujer, sí, pero también fue quien le dió a probar el veneno de la condena, fue la autora del crimen. Arturo sólo fue su cómplice, no debe ser acusado ni condenado a nada más.

Dos estrellas, señor de los sueños (ya sabes que el inglés...).

Dana Andrews dijo...

Muchas gracias Chabi. Espero que lo del café no sea sólo cibernético. Muy sentimental, Amaya. Están predestinados a estar juntos, creo. 39escalones, yo me descubro ante tu comentario. Siempre enriqueces todo lo que comentas, mil millones de gracias. Muy bueno tu comentario, Vivian y muy cierto. Manchas de tinta, un placer verte por aquí. A ver cuándo te veo por otros lares. Un abrazo, amigo. Gracias Alma. No obstante un egoísmo que lo lleva a conseguir su amor hasta después e muerto es digno de apreciar. Maggie... BIENVENVIDA!!!... en todos los sentidos. Ya era hora de que volvieras a aparecer en este blog que tú, mejor que nadie, sabes cómo fue creado. No te preocupes de nada porque yo he comprado anticongelante y te puedo explicar cómo arrancar. Muchas gracias, de parte de Mr. Sandman para Mrs. Sandwoman.