sábado, 18 de julio de 2009

Cartas desde ciudad extraña


Peregrino y camino por una ciudad de callecitas empedradas, aldea medieval con huellas del pasado demasiado presente para echarlo a un lado. Busco sin fortuna el sentido a algo que no lo tiene sin su ayuda, el sentido que de ninguna manera existe sin no está ella. Así que no se qué hago aquí escuchando músicos ambulantes con ropas antigüas, visitando castillos de cuentos de hadas rotos y olvidados o refugiándome de la noche por miedo a ver la luna sin sus pupilas... perdido en una pequeña habitación de hotel que se me hace demasiado grande. Aprovecho el consejo de un amigo manchado de tinta que me dijo: "Lee mucho, escribe mucho pero no te emborraches porque estás en una ciudad desconocida". Seguiré aquí, amigo, siguiendo tu consejo. Caminé y caminé y anduve por jardines de fantasía y me di cuenta que era demasiado paradisiaco como para estar sólo... y me di cuenta de que esto no es nada si no está ella para iluminarlo con su sonrisa. Dicen que la iluminación nocturna anaranjada es preciosa... yo lo seguiré soñando porque no hay luz nocturna para mi alejado de sus pupilas. Así, encontré un bar en la Plaza Mayor llamado "La Concepción" desde cuya terraza se admira a "la dama de las catedrales", el último Gótico tardío en España. Se alza hacia el cielo como alguien que acaba de salir del purgatorio y se enrrevesa sobre sí misma como queriendo saborear todos los placeres de la vida antes de presentarse ante Dios. Desde este café de la concepción "di a luz" lo que nació con alma de soneto para acabar siendo un amasijo de versos que me llevan a la única conclusión posible tras un viaje solitario. Dicen que Segovia es llamada la deseada...

"Segovia...¿deseada?"

"Ya se porqué es Segovia deseada
dama de las catedrales vive aquí
Roma sobrevive donde yo morí
mientras hoy esperaba tu llegada

Intenso el dolor de alma abandonada
Vagando bajo el Alcázar me perdí
ya que imaginé soñarte por allí...
... tan sólo fue mi vida enamorada... y la perseguí

Si te conociera la bella Segovia de ti quedaría prendada
por muy bonita que sea tú la deslumbras con tu mirada
y más bonita sería si supiera de tu llegada.

De momento el río me susurra un recuerdo de tu voz apasionada
sus orillas me llevan a una encrucijada
y tu memoria aparece llorada en mi mirada empañada...
por la falta de ti empapada...

¡por fin aprendí cuál es la deseada!
No es Segovia, no...si no la que llevo en mi corazón clavada."


Escrito en el "Café Concepción", en la habitación de un hotel, a orillas del río Eresma, en la falda del Alcázar y en las calles empedradas de la eterna Segovia. Fue transcrito a lamusicadelaluna en un cibercafé cercano al majestuosos Acueducto emplazado en la calle San Francisco.

3 comentarios:

© Reina dijo...

No sé por dónde empezar... ¿Por el principio? No!!!

Sigue escribiendo mucho, por favor!!! Lee mucho si quieres y lo de emborrarte, a tu elección, pero da dolor de cabeza y no es bueno el alcohol, jajajjaja!!

Precioso; me ha encantado.

Volveré. Un beso

:) Reina

mi nombre es Alma dijo...

No conozco Segovia, pero es claro que no solo esa ciudad, sino el mundo, esta incompleto sin su mirada.

Saludos

Marcos Callau dijo...

Muchas gracias Reina, la verdad es que ahora mi consumo de alcohol ha dsiminuido casi por completo.

Precioso tu comentario Alma aunque lo responda después de tanto tiempo transcurrido. Ahora hay un nuevo munco.