domingo, 6 de diciembre de 2009

James Dean


James Byron Dean (February 8, 1931 – September 30, 1955). Bueno, qué se puede decir que no se haya dicho ya. Yo no quiero entrar en tópicos ni en leyendas absurdas. Lo cierto es que, en mi opinión, no se le pudo juzgar como actor. No tuvo tiempo de demostrar más que un sólo papel que repitió, a mi modo de ver, en "Gigante", "Rebelde sin causa" y "Al este del Edén". Es como si viéramos sólo a Marlon Brando o Paul Newman en sus primeras dos películas. Así llego a la conclusión que es más mito de lo que actor fue. Pero quizás como mito ya es mucho. Al menos, inspirador por lo que representa o le han hecho representar. Es la imágen del eterno adolescente desvalido, del "vive rápido, muere pronto y deja un bonito cadáver". Espíritu del rock and roll al que se le atribuyen frases que ni siquiera sé si dijo, como: "Sueña como si fueras a vivir para siempre. Vive como si fueras a morir hoy.". Es, también, la imágen del eterno incomprendido, tímido y casi derrotado por un mundo que no comprende. Es una actitud que, supongo, ni él mismo se imaginó o planteó. Hay muchas y muy buenas imágenes de James Dean pero si hay una que me gusta sobre todas las demás es ésta en la que vemos a Jimmy paseando bajo la lluvia por Times Square:


“Autopista hacia la luz” (dedicado A James Dean)

“La oscuridad se aleja por detrás
El horizonte aparece brillante
El sol se dibuja como un diamante
Tu sombra se esconde en el asiento de atrás

Date prisa, pues se puede apagar
La puesta de sol vive amenazante
El reino de la luna es de tu amante
Es demasiado alto el precio a pagar

Apreté el acelerador, corrí
La oscuridad llegó a desaparecer
Aposté todo al mañana, huí

De repente, sentí el amanecer
Sentí libertad, sentí que crecí
Los papeles contaron mi perecer.”




Ahí quedó James Dean. Ahí queda mi pequño homenaje en forma de soneto. Más mito y leyenda que actor. Tristemente nos dejó demasiado pronto y quizás hubiera podido ser otro Newman.

6 comentarios:

Amaya dijo...

En estas dos últimas entradas recuerdas a dos iconos del cine pero, como bien apuntas respecto a Dean, no sabemos a dónde le hubiera llevado su talento pero sí, a dónde le está llevando el mito.
La segunda imagen, de sobra lo sabrás, está recreada en uno de los Pubs de nuestra ciudad...
Bonito homenaje sin duda...

Dana Andrews dijo...

Pues sí, Amaya, forma parte de la fachada del "Rock and Blues", gracias por señalarlo.

Kinezoe dijo...

Me gustó mucho tu homenaje a James Dean, eterno ídolo de adolescentes de más de una generación. Las fotos, muy buenas (coincido contigo en la favorita), y el soneto, espléndido, muy de película (admiro tu facilidad para componer).

Por cierto, aparentaba más edad de la que realmente tenía, aunque, la verdad, eso me pasa a mí con la mayoría de los actores clásicos, me parecen casi siempre mayores...

Saludos, amigo.

Dana Andrews dijo...

Es verdad, Kinezoe, los actores de aquella época aparentaban más edad. Si bien el aspecto de James Dean siempre fue apesadumbrado, tan jóven y tan viejo como diría Sabina. Muchas gracias.

39escalones dijo...

Un claro ejemplo de que el mito devoró al actor. Hubiera podido ser mucho, quizá, pero es uno de los mayores casos de sobrevaloración, si no el mayor, de la Historia del cine.

Dana Andrews dijo...

Pues sí, estoy totalmente de acuerdo contigo Alfredo...sin duda está muy sobrevalorado.