jueves, 18 de junio de 2009

"Días de vino y rosas" (Blake Edwards.1962)


Una película dramáticamente maravillosa. Todo viene resumido en el título. Una pareja que,al conocerse, viven sus días de gloria para acabar rompiendo en amargos días de vino. Jack Lemmon es Joe Clay, un relaciones públicas acostumbrado a cerrar sus mejores negocios en la barra de un bar, al rededor de una copa. Joe es lo que se llama un "bebedor social" que, poco a poco, va descubriendo que no puede cerrar un trato si no es con ayuda del alcohol. Joe conoce a Kirsten, una secretaria protagonizada por Lee Remick, que hasta el momento era abstemia. Poco a poco Joe va introduciendo a Kirsten en el mundo del alcohol y comienzan una relación divertida llena de pasión, amor y alcohol. La pareja tiene dos hijos pero el alcohol cada vez va erosionando más la relación entre ellos, la relación con el mundo exterior, la relación con el trabajo hasta terminar con todo. A pesar de su carácter dramático la película tiene sus gotas dulces en la recuperación final de Joe y, sobretodo, en el marco incomparable de la música compuesta por Henry Mancini, una vez más. Es una película verdaderamente colosal que, como el buen vino, mejora con el paso de los años. Una de las mejores advertencias instructivas sobre el alcoholismo. Una joya. A continuación les ofrezco el trailer de la película donde s epuede escuchar la maravillosa música de Henry Mancini con su impresionante orquesta detrás. "Days of wine and roses" ha sido una de las más preciosas baladas del jazz y la música popular del siglo XX, en mi opinión, y ha sido versionada por la mayorías de artistas. Destaca la versión de Nancy Wilson por ser muy fiel a la original. Andy Williams, Perry Como, Shirley Bassey también la hicieron y, en clave de swing, la cantó...ya saben quién...Mr. Sinatra, rompiendo totalmente con el ambiente de la película pero ofreciendo una buena alternativa.

6 comentarios:

ethan dijo...

Blake Edwards debió engañar a todo el mundo con esta peli: seguro que pensaron cuando se estrenaba que era una de sus comedias, encima con Jack Lemmon de protagonista, no había ninguna duda. No sabían lo que les esperaba...
Saludos!

39escalones dijo...

Clasicazo imprescindible y una buena muestra de la enorme categoría de Lemmon como actor, para quien escribe, sin lugar a dudas, entre los cinco mejores actores de la historia.
Saludos.

Dana Andrews dijo...

Toda una buena sorpresa, sin duda, de Blake Edwards, ethan. 39escalones, Jack Lemmon era ... maravilloso. Como "galán normalito" en "El Apartamento", como travestido mujeriego en "Con faldas y a lo loco" o como extraña pareja. Estoy contigo.

Vivian dijo...

“Dramáticamente maravillosa”, una descripción perfecta.
Junto con “Días sin huella” me parece que esta es una de las mejores películas que he visto sobre el tema del alcoholismo, cómo la situación se les escapa de las manos hasta que el alcohol acaba adueñándose de las vidas de los protagonistas.
También está “Leaving Las Vegas”, pero esa creo que trata más del suicido que del alcoholismo, beber es sólo una manera de matarse, como tirarse de un puente pero más lento.
Que bueno llegar y encontrar esta magnífica entrada sobre una película que lo merece, la balada otra maravilla sin duda.

Un beso

mi nombre es Alma dijo...

Despues de leerte a ti y a los comentaristas solo se puede asentir y además energicamente.
Y escuchar esa maravillosa canción.

Saludos

Dana Andrews dijo...

Gracias Vivian. "Días sin huella" es otra de mis preferidas de este tipo de cine. Gracias Alma, espero que te gustara la canción.