lunes, 15 de junio de 2009

Buscando la primavera en verano.


La verdad es que cada vez se me hace más difícil encontrar la primavera y ahuyentar los sueños rotos. Los fines de semana siguen siendo malditos y las ilusiones te siguen haciendo vivir en un mundo irreal y frágil que se destroza con un soplo de viento en el espacio que deja su ausencia. Las ilusiones duran un segundo en el paisaje del desamor. Anduve por Zaragoza, deshaciéndome en el implacable verano, cuando vi al sol licuarse en el asfalto. Al igual, por dentro, el corazón sigue goteando hasta llegar la noche. Me quería morir. Pero mis pasos, ésta vez sabios, me llevaron a la Plaza de los Sitios. La noche es propicia para recordar y ésta plaza, en su visión nocturna, es mucho más bonita que bajo el sol. La primavera sigue siendo un sueño y yo he sentido, una vez más, que del invierno he llegado al verano de un salto.

"Romance de la Plaza de los Sitios"

"Estoy sólo y encerrado
borrado en aquélla plaza
en un círculo sitiado.
La noche ésta vez me caza:

"Tú siempre te la estás jugando,
caballero sin coraza"

Yo ya estoy difuminado
yo ya soy mi peor baza.
Hoy que al fin he madrugado
tu carroza es calabaza.

Se fue mi sueño dorado
como el golpe de una maza.
Será el ayer ahogado
borracho en una terraza...

Cuando todo ha terminado
una sombra se te abraza,
aureola de pasado,
farola que me amenaza"


Dedicado a la Plaza de los Sitios nocturna, a sus farolas encendidas y a la sombra que me acompaña.

6 comentarios:

Chabi dijo...

Saludos
Pues muy bonita estas palabras...

Laura Gómez Recas dijo...

Puede que, a veces, sea mejor no encontrar esa primavera. Nunca se sabe... Lo positivo es tener ese entorno que envuelve en melancolía el paisaje interior: la plaza... con sus farolas... con su nocturnidad vivida.

Me ha encantado esta entrada.

Laura

Amaya dijo...

Muy bonito el romance y, muy bonito el entorno que te ha inspirado rodeado de esas, tus farolas, y la sempiterna luna...

mi nombre es Alma dijo...

La primavera vive cada vez menos y enseguida es engullida por el voraz verano. Aunque si buscamos de verdad, siempre encontraremos una sombra acogedora en una acogedora plaza.

Saludos

39escalones dijo...

Uno de mis rincones favoritos de ZGZ. Más bien al atardecer que de noche. Ya sabes, demasiados gatos pardos...

Dana Andrews dijo...

Sí, en esa plaza suele haber gatos pardos. Además últimamente la están cogiendo los sábados como costumbre para reuniones ante un vaso de calimocho... lo cual me desagrada bastante. Yo la prefiero un martes por la noche, pero también al atardecer tiene su magia. Gracias Alfredo. Me gusta, Alma, "engullida por el voraz verano". Es cierto. Amaya, gracias por el comentario y por tu fotografía. Gracias por ver lo positivo,Laura y me alegra que te haya gustado. Gracias, Chabi.