martes, 22 de junio de 2010

Versos de cinema (1)

Hacer una buena reseña de una obra maestra del cine es bastante complicado y yo no tengo los conocimientos suficientes para ello, por eso siempre intento dar una visión personal del poso que esas películas dejan en mí. De esa idea nace hoy un nuevo apartado en "El sueño eterno": Versos de cinema (título-homenaje a la revista "Cahiers du cinema"). Son poemas dedicados a determinadas escenas de películas que han dejado una huella en mí.

"El último tren"

"Estamos otra vez tú y yo, aquí sentados
en la misma vieja estación
en el mismo viejo bar
esperando un despiadado tren
que para siempre nos va a separar

Es el mismo andén que ayer
el que una vez nos unió
Pero esta vez la carbonilla
se me ha convertido en lágrima
Esta vez la ceniza, está en mis labios

Hoy es un andén mucho más oscuro
que ha convertido en polvo lo que sucedió
Una primavera fugaz en mi vida otoñal
una primavera imposible...
que en el mismo bar de la estación
hoy parece la vía muerta de mi destino

No es necesario que hables, no digas nada
Todas las palabras se agolpan en tu mirada
como una lluvia que no llega a llover
como esa tarde gris en que la puedes percibir
sin necesidad de verla caer
como ese río que se quiere desbordar
Así estamos tú y yo en el viejo bar

Ya sabemos que es la última vez
aunque una mancha en el corazón sea eterna
Ya sabemos que este tren va a partir
aunque nos parta el alma con su último viaje

Y si tan sólo te quedaras...
dime, ¿qué hay de malo en compartir tardes de cine?
aunque no importe la película...
¿Qué hay de malo en dejarse coger una mano
o en dejarse querer aunque sólo sea una vez en la vida?
aunque apenas te conozca...
Y si tan sólo te quedaras
aunque sólo fuera un minuto
aunque un minuto no baste para una vida entera...

Pero ese alegre silbido, hoy parece fúnebre
canto de máquina horrenda que te quiere alejar
Parece un llanto agónico, canción lúgubre
fanfarria para una historia que llega a su final

Si tan sólo este adiós hubiera detenido
el tiempo para este reloj que ya no quiere andar
Si tan sólo hubiera callado ese silbido
con un beso ahogado
Si tan sólo al final te hubiera podido besar."



"Brief encounter" (David Lean. 1945)


Este post está dedicado a un amigo y a una conversación sobre esta película, a altas horas de la madrugada, en el "Ragtime"... junto a unos martinis. David Lean fue un director británico de títulos inolvidables. Si quieren leer una buena reseña de uno de sus títulos más recomendables pinchen aquí.

22 comentarios:

Manchas de Tinta dijo...

¿Que tendrá el tren? Una despedida en una estación de autobuses no es lo mismo. Saludos.

roberto dijo...

Preciosos versos para una gran película.

La verdad es que Manchas tiene razón. Las despedidas ante un tren tienen muchísima fuerza.

Strafford dijo...

Inolvidable "Breve encuentro". A veces un poema es la mejor manera de expresar lo que una película provoca en nuestro interior.

Yela W. dijo...

Es que Manchas, dar la vuelta con un autobús es más fácil, pegas un volantazo y apañado, los raíles sin embargo marcan un adiós más inamovible.

Un gusto ver que sigues en la brecha regalándonos cosas tan curiosas Marcos.

gargola dijo...

Un tren puedes verlo marchar hasta que desaparece en el horizonte, quedando tan solo su estela de humo (en los antiguos claro), un autobús da la vuelta a la esquina y ya está, solo queda una frio recuerdo.

Princesa.triste.115 dijo...

Ayyy de nuevo el tren, las estaciones de tren!!!
Pero qué pasó?, jajaja
Es bromilla
Precioso poema para recordar esa gran película.
Sabes? Me ha encantado, me ha gustado mucho y casi me he visto reflejada en esa estación o en otra cualquiera.
No hay nada que se pueda comparar con un andén para una nostálgica despedida...a qué si?

Besitos

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Vuelves a la temática de los trenes Marcos, se nota que eres un apasionado a las despedidas ferroviarias ;)

Como siempre, unos versos geniales, llenos de fuerza y nostalgia.

ANRO dijo...

Preciosa y original manera de evocar una gran peli como "Breve encuentro". Me gusta esta sección Marcos. ¡Felicidades!
Un abrazote.

Bruja Truca dijo...

Se ve que eres uno de esos románticos empedernidos. Trenes, lluvia, poesía. Bonita manera de expresar tu sentimiento personal por una pelicula. Un abrazo.

Marisa dijo...

Precioso poema para decir adiós a un tren, o a un amor, o a una vida...los andenes están negros de la carbonilla de lágrimas que se convirtieron en huellas del adiós.
Una nueva sección muy interesante.
Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

El autobús rompe lo poético efectivamente, Manchas. Un abrazo.

Hola Roberto. La fuerza quizá venga en los raíles que no te dan opción a la vuelta atrás. Gracias, amigo.

Strafford, creo que "Breve encuentro" es muy evocadora para términos poéticos. Me brindó la idea de esta sección. Me alegro que te guste.

Hola Yela, me gusta mucho te reflexión sobre raíles... tienes mucha razón. Hay veces que es mejor no dar volantazos para volver atrás pero en "Breve encuentro" lo ideal hubiera sido darlo... Gracias.

Hola Gárgola, demasiado frío el autobús dando la vuelta a la esquina. Me gustaría alguna vez subirme a uno de esos trenes antiguos de los que hablas o como los que aparecen en la película. Un abrazo.

Hola Princesa...Sí, ya sé que dije que dejaría descansar un poquito el tema de los trenes pero adopté una actitud suicida al volver a ver "Breve encuentro". ¿Cómo se puede hablar de esta película sin mencionar un tren que desaparece?. Nada comparable, tienes razón. Besos.

Sí, me gustan Cendrero. Quizá porque, como ya he contado en alguna ocasión, trabajé en una estación una vez. Muchas gracias por tus ánimos.

Muchas gracias ANRO. Me alegra escuchar que te gusta la nueva sección. Es otra visión del cine más. Un abrazote.

Gracias Bruja. Demasiado empedernido quizá. Es muy inspiradora "Breve encuentro". Una historia que nunca quedará antigua.

Hola Marisa. Me quedo con esa frase del andén carbonizado por las lágrimas. Muy poético y acertado tu comentario. Un abrazo.

PEPE CAHIERS dijo...

¿Usted es de los que de pequeño prefería el Ibertren al scalextric?. Muy buen poema y además hace usted referencia a esa revista de cine que tiene mi apellido de guerra.

Marcos Callau dijo...

En efecto, me acordé de tí cuando titulé esta sección Ppe Cahiers. Pues mira, me encantaba el IBERTREN pero era demasiado pequeño y no jugaba con él. Eso sí, me encantaba ver pasar esos trenecitos tan bien hechos. El Excalestric, sin embargo, fue mi pasión.

39escalones dijo...

Gracias, amigo Marcos. Afortunadamente, no todo es conocimiento (para eso basta con abrir un libro), lo más importante es la pasión, reciclar internamente lo que se está viendo y crear algo nuevo. Chapeau.
Un abrazo y gracias mil

PS. Lo que da de sí el Martini...

Marcos Callau dijo...

Pues volví a ver esta película por la conversación del otro día, Alfredo. Cada día me gusta más. Qué bien envejece esta historia. Mejor dicho, qué bien no envejece. Es cierto, lo que da de sí...

mi nombre es alma dijo...

Y si tan solo hubiera un tu y un yo, una línea que nos uniera sin vericuetos,....y sin tan solo...

Marcos Callau dijo...

Y si tan solo no hubiera final, sólo puntos suspensivos... Gracias Alma.

abril en paris dijo...

LLego tarde, como el ferrocarril de antes..:-) pero llego. ¡ Muy buena idea desde luego ! Expresar con un poema toda la experiencia que supone eso "Un breve encuentro"... ¿ que puede haber mas romantico y sentimental ? esas historias estan escritas para ser vividas en un tren , en una estacion, son como de otro tiempo menos acelerado.

Un besito :-)

Marcos Callau dijo...

Y al mismo tiempo "Breve encuentro" cuenta una historia que nunca pasa de moda. Muchas gracias por llegar en ese tren, Abril.

Gabrielle Dupré dijo...

Marcos! Cambio de imagen! Buen look. Prolijo como dicen en la argentina (no soy de ahí, pero es una palabrita que he escuchado casi toda la semana), jajajajaja. Fíjate que siempre me han gustado las frases de película o escenas clave. Me ha gustado este post, un beso "españolao".

Gabrielle Dupré dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marcos Callau dijo...

Hola Gabrielle, me gusta lo de prolijo. Hay escenas o frases que quedan en las mentes o los corazones para siempre. Un beso españolao como tú dices. Ya lo dijo Sabina, que somos "primos-hermanos"...jejeje.