domingo, 20 de junio de 2010

Joaquin Sabina en concierto: Cristales de bohemia bajo el cielo zaragozano


Son las dos de la mañana y acabo de llegar del concierto de don Joaquin Sabina. Esta es mi crónica:

Eran las cinco de una tarde fresca y rara de junio en la que el cierzo se quería hacer el protagonista. ¡Pobrecito desgraciado!, él no sabía que hoy visitaba nuestros lares el caballero don Joaquin, señor Sabina, para los juglares. Eran las cinco de la tarde y una señorita hacía cola con su sombra en los aledaños del Pabellón Príncipe Felipe. "Irónico que don Joaquin actúe aquí", pensaba la mujer al leer el nombre del recinto. Como mi sombra no quería hacer cola, mi acompañante y yo nos hicímos fuertes en la terraza de un pequeño bar de la esquina llamado Iceberg, bastante apropiado nombre para este extraño frío de junio. Pasó la tarde y dímos un paseo por el parque de La Granja hasta la nueva estación de Miraflores que, por cierto, descubrí ayer. Yo, que soy como ya saben ustedes, prefería la antigua aunque estuviese en ruinas. Eran las siete de la tarde y la cola había aumentado considerablemente pues ya teníamos delante cinco personas para entrar, así que nos quedamos a esperar. Aún con todo el cierzo cesó y a las ocho y media abrieron las puertas. Conseguímos aferrarnos a la valla, en primera fila, justo delante del micrófono de don Joaquin. Con puntualidad ajimenada don Joaquin comenzó el concierto a las 22:30 con su nuevo tema "Tiramisú de limón". El Pabellón estuvo abarrotado, como estuvo hace unos meses el Auditorio dando comienzo a esta gira, y el público estuvo entregado. El maestro Joaquin Sabina nos deleitó con un recital que duró desde las 22:30 hasta la 1:10 de la madrugada, con sólo un descanso de cinco minutos, a la hora de concierto. Desde luego es de agradecer un concierto de más de dos horas y media de duración. Don Joaquin economizó a la perfección su desquebrajada voz (que cada vez suena más rota y cada vez me gusta más) y sonó potente durante todo el concierto mientras repasaba sus éxitos de siempre con alguna que otra sorpresa no esperada. La canción que hubiera pedido yo como petición sonó para mi deleite, se trataba de "Peor para el sol". También nos cantó entre otras "¿Quién me ha robado el mes de abril?", "Contigo", "Aves de paso", "La del pirata cojo", "Por el bulevar de los sueños rotos", "Llueve sobre mojado", "Amor se llama el juego", "La Magdalena", "Princesa", "Y sin embargo", "Medias negras", "Ganas de...", "Pastillas para no soñar", "Rosa de Lima", "19 días y 500 noches", "Peces de ciudad", "Y nos dieron las diez", todas las que no recuerdo y las canciones del último disco. Todos salímos del Príncipe Felipe muy contentos y más que satisfechos con lo que Joaquin Sabina dio de sí en el escenario. Como dato curioso decir que, en la canción "Contigo", Sabina cambió la letra. en lugar de decir "ni Venecia sin ti" dijo "ni El Plata sin ti", donde seguramente se iría a echar unas copas con sus amigos Luis Alegre y El Gran Wyoming que se encontraban entre el público y a los que dedicó la canción "Peces de ciudad". Como anécdota también diré que alguna mujer del público lanzó al escenario un sujetador rojo. Sabina lo recogió, se lo colocó encima del bombín y exclamó: "El famoso cachirulo de Zaragoza...¡cómo ha cambiado con los tiempos!, ¿será el aire del Moncayo?".
Ahora les dejo con unas maravillosas fotografías del concierto de esta misma noche:
Joaquin Sabina cantando "Contigo":

"La Magdalena":










Muchas gracias, Joaquin.
Dos veces en un mismo año ha llenado dos recintos en Zaragoza. Eso sólo lo hace un grande.

El video de "Contigo":


Fotografías cortesía de Amaya

22 comentarios:

Bruja Truca dijo...

No me digas que te gusta el maestro Sabina. Yo llevo detrás de las entradas de Sevilla para este año mucho tiempo, pero parece que no terminan de salir a la venta. He tenido la suerte de haberlo visto dos veces en concierto, en uno con el otro maestro, Serrat, y la tercera vez en un recital de poesía en la feria del libro, donde me firmó "Esta boca sigue siendo mia". Tengo muchísimas ganas de ir a un concierto de esta gira porque hacía años que un cd nuevo no me gustaba tanto y tu crónica me anima aunque mi experiencia me dice que Joaquín nunca defrauda. Y no sé si te gusta Serrat, pero el dia 26 de este mes voy a un concierto de su disco "Hijo de la luz y de la sombra".
Y es que jamás podré decidir entre estos dos maestros, pero tampoco hay necesidad. Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Pues vas a disfrutar mucho con el concierto de Serrat. En el concierto de ayer le dedicó unas dulces palabras cuando dijo: "Hubo un periodo rarísimo de cuatro años en los que las musas me abandonaron. Le conté a un amigo que era feliz y me replicó "¿cómo puedes caer tan bajo?". Las musas, que debían estar follando (perdón, pero es que se trata de Sabina) con Serrat, se olvidaron de mí...". Esas fueron las palabras dedicadas a Serrat. Yo también tuve la suerte de verlos juntos en el mismo Pabellón que ayer y me gustó mucho el concierto. Espero que consigas entradas para verlo finalmente. Un gran disco este último.

PEPE CAHIERS dijo...

Hay voces cuarteadas por el tiempo, por la vida y la experiencia, que cada vez que se rompen más nos ofrecen mejores matices. Sabina es un ejemplo, pero tendrá que poner un límite, pues de lo contrario su virtud será su perdición.

Marcos Callau dijo...

Después de lo de ayer, Pepe, me gustaría que nunca hubiera un límite. Estuvo espléndido y, ojo, que estamos hablando de casi tres horas de concierto...

ARVIKIS dijo...

Que suerte Marcos Sabina en Zaragoza. ¡Enhorabuena por el nuevo look del blog. Yo he tenido tres semanas un poco atareado con la revista, con temas familiares etc. y no me he prodigado mucho por los blogs de los amigos. Espero ponerme al día. Ya veo que has incluido la revista de Raíces de Papel en tu blog, gracias esperamos que os guste. Un abrazo
Javier

Amaya dijo...

Fue un gran concierto, gran Sabina sí señor!!

roberto dijo...

Buena crónica y buenas fotos. Sabina es un señor (con bombín y sujetador, pero un señor).

Manchas de Tinta dijo...

Pronto te veremos con bombín por los cafes de la ciudad.

Princesa.triste.115 dijo...

Sabina uno de los mejores cantantes...pero tengo que decirte, aunque no sea de tu agrado, que no me gusta. Intento escuchar sus canciones pero no, no puedo.
Cada cual tiene sus gustos, no?
Pero me alegro de que te lo pasaras fenomenal, eso es importante.

Besos

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

¡Qué envidia Marcos! Espero que lo disfrutaras mucho, es una ocasión que no se presenta todos los días. La verdad es que la voz de este hombre es especial, es tan... única. Esperemos que siga así durante mucho tiempo.

En fin, muy buena la crónica, gracias por acercarnos a todos el concierto y darnos tu opinión.

Marcos Callau dijo...

Hola Javier-Arvikis. Muchas gracias amigo, sí que se te ha echado en falta pero veo que has estado atareado por cosas buenas y entonces desde aquí te envío mi enhorabuena. Ayer en el concierto recordé que dijiste cuánto te gustaba Sabina en una entrada que le dediqué al nuevo disco. Ayer nos recordó que los próximos conciertos son en Madrid. Gracias a vosotros, una vez más por dejarme participar en esta revista. Es un honor. Un abrazo.

Impresionante, Amaya, y más en primera fila como lo pudímos disfrutar.

Gracias Roberto. A cualquiera que le diga que he ido a ver un concierto de un señor con bombín y sujetador ... eh, puede que me miren raro ¿no? jeje.

Hola Manchas, gran fan de Sabina. tú me has enseñado a apreciar mejor su música. Quedan convocados ustedes para la primera fila del próximo concierto (se presupone que en octubre), quiero verlo a vustro lado. Pronto pensaré lo de ponerme un bombín...jeje Pero si por Sinatra no me he puesto sombrero no creo que por don Joaquin me ponga bombín.

"Demasiado tarde, Princesa..." tu comentario jeje (es una broma). Cada cuál tiene sus gustos y todos son respetables, es cierto. No obstante te invito a que escuches "Cristales de bohemia" del último disco. Si esa canción no te gusta, me rindo. Besos.

Hola Cedrero, mi intención es convencer al personal afín a Sabina que no se lo pierdan en esta temporada, pues está colosal. Es una oportunidad que no hay que desaprovechar. Ahora finalizará en Madrid la gira. Yo creoq ue aún sacará buenos discos, a juzgar por este último. Muchas gracias.

Kinezoe dijo...

Qué envidia. Debió de ser maravilloso con la cantidad de temas conocidos que tocó... Me alegro de que lo disfrutaras. Muy buena crónica la que nos regalaste ;-)

Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Envidia sana, Kine... Si te quieres venir a Zaragoza para las fiestas del Pilar probablemente vuelva Sabina en octubre. Gracias, un abrazo.

Pilar dijo...

Ciertamente los "amores que matan nuncan mueren", así es el sentimiento que produce Sabina a sus fans, entre los que me encuentro. Suerte de haberle visto y escuchado.

joe Bradley dijo...

Apuesto a que se largó sin dar la receta del Tiramisú de limón. No sale, lo sé de buena tinta, es que siempre falta algo..., para mí que es ese punto de "desparapajo" que le añade siempre Sabina.

Bonitas fotos.

Mil gracias y un saludo.

MucipA dijo...

¡Qué suerte poder ver a Sabina en directo! No creo que su voz se eche a perder, si aguanta más de dos horas seguidas cantando así es porque sabe explotar bien su característica de voz rasgada. Un maestro, sin duda.

Marcos Callau dijo...

Qué grandes verdades se dicen en esa canción, Pilar. Es cierto, ese fue el sentimiento que se vivió en la noche zaragozana.

Hola, bienvenido Joe Bradley. La verdad es que la primera vez que escuché por la radio "Tiramisú de limón" me pareció que no me iba a gustar. Cuando reparé en la melodía me encantó. Graicas a ti.

Hola Mucipa, bienvenida. Realmente fue una suerte. Yo creo que ahora puede hacer grandes trabajos. Todo un maestro, como dices. Muchas gracias.

abril en paris dijo...

¿ Quien me ha robado el mes de Abril..? Que grande Sabina, todo un poeta. Muy buena cronica.
A Sabina hay que escucharle con el animo dispuesto y tiene temas para todo, amor, desamor, la vida y sus conflictos...En serio es de lo mejorcito...es diferente.

Un abrazo :-)

Marcos Callau dijo...

Esa es larazón de su éxito, Abril, sus letras...sus poemas. Siempre ha sido diferente. Un abrazo Abril ... y que no te roben a tí...

almalaire dijo...

Que envida mala, Marcos. Estuvo aquí el viernes, pero me quedé sin entradas. Llevaba todo vendido desde marzo :(


Espero tener más suerte en Septiembre que vendrá cerca.

Gracias por compartirlo ;)

Gabrielle Dupré dijo...

Marcos, me encanta que siempre respondas los comentarios de tu blog.

Sabina me gusta mucho, vino a México hace casi dos meses y como siempre, se entregó totalmente, peroooooooooooo se lo llevaron a la casa presidencial a un comida muy lujosa y es que el Presidente es su fan, y además dijo que se deberían legalizar las drogas, bueno, se armo la de Troya, lo invitaron a discutir el tema con el Ministro del interior y el presidente, el resultado fue que (dicen) que no se habló del tema y se ha armado una fiestuca tremenda!!!!!!!!!!!!

Pero bueno.... se armó la pachanga, una buena fiesta, no como cuando vino el ignorante de Aznar a opinar sobre México, después del fracaso estridente en tu país, como se atreve? No lo sé, casi sale or patas de mi tierra...en vez de fiesta, casi se lo llevan al tanatorio, sino lo salva su gente de prensa.

Marcos Callau dijo...

Hola Alma al aire. ¿Dónde irá en septiembre?. Merece mucho la pena ir a verlo. Yo me quedé sin entradas cuando comenzó la gira en el Auditorio de Zaragoza porque se acabaron en una mañana. Éste día que les cuento me resarcí. Que tengas entrada la próxima vez.

Hola Gabrielle. Me has hecho reír con tu anécdota. La verdad es que cuando Sabina cruza el charco lo reciben con los brazos abiertos y no es para menos pues tiene muchas canciones dedicadas a vuestras tierras. De hecho, en una de las canciones que más me gustan de su repertorio titulada "Yo me bajo en Atocha" dice en una estrofa memorable: "Me he perdido en Manhattan, he crecido en La Habana. He sido un paria en Paris. México me atormenta, Buenos Aires me mata...". ¡Qué maravilla de canción!. Afortunadamente lo de Sabina con las drogas terminó hace tiempo y no fue para tanto como la gente supone. Sobre lo de Aznar en México y sus viajes posteriores a Estados Unidos habría mucho que hablar... Pero, vamos, que uno y otor tienen tanto que ver como el día y la noche. Un abrazo Gabrielle.