martes, 15 de junio de 2010

Tirez sur le pianiste (François Truffaut. 1960)


Antes de comenzar diré que me he visto obligado a cambiar el aspecto del blog pues el anterior comenzaba a dar problemas. Dicho esto, comenzamos.

Hace unas entradas publiqué la canción de "La Bohème" con un poema dedicado. Todo el mundo destaca a Charles Aznavour como un gran cantante pero también como un gran intérprete de las propias canciones al cantarlas encima de un escenario, algo parecido a lo que hacía también Frank Sinatra. Estos cantantes "contaban" las canciones además de cantarlas. Quizás por eso ambos se admiraban de la misma manera. El caso es que tanto Sinatra como Aznavour tuvieron carrera cinematográfica, aunque mucho más espléndida sin duda la del italoamericano. Alguien me aconsejó, no obstante, que viera la película "Tirad sobre el pianista" de Truffaut en la que Aznavour es el protagonista con un papel nada desdeñable. En esta cuarta película de Truffaut (justo la siguiente a "Los cuatrocientos golpes") Aznavour se introduce en el personaje de Charlie Kohnler, un gris pianista de cabaret con un pasado oscuro en el que irónicamente conquistó también algo de fama como concertista clásico. Charlie, nacido en una casa humilde, siempre se ha mantenido al margen del resto de su familia pues ésta navega por las turbulentas aguas de la delincuencia a excepción del hermano pequeño, Fido, que está a cuidado de Charlie y una prostitua (Michèle Mercier) que vive en la misma casa. Al parecer el pasado turbulento de Charlie sigue pesando demasiado sobre sus hombros y no consigue despegarse de él. La única forma de evadir la oscuridad de su vida solitaria es tocando el piano en ese sucio cabaret, pasando desapercibido para el resto del mundo que intentara recordar su pasado. Pero, cuando parecía que la vida no podía ser más cruel con él, su hermano Richard (Albert Remy) acude a su lado para que le libere de un par de tipos que andan persiguiéndole por un ajuste de cuentas. En este momento Truffaut nos presenta de forma ingeniosa el flashback por el cual conocemos el pasado de Charlie como famoso concertista de piano junto a la que fue su esposa (Nicole Berger). Aquí el espectador tiene la oportunidad de llegar a conocer bien a ese hombrecito gris que es en la actualidad Charlie e incluso comprender su anodina forma de ser y su tristeza.

De vuelta al presente, vemos cómo Charlie se encuentra profundamente enamorado de Lena (Marie Dubois), la camarera del Café donde trabaja, pero su timidez le impide acudir a la llamada de esa incipiente y pequeña luz de esperanza que representa ella para el fondo del túnel que es su vida. Charlie y Lena son víctimas de un secuestro llevado a cabo por los dos hombres que perseguían a Richard y este suceso, del que escapan sin muchas dificultades, les sirve como feliz nexo de unión. Es en este punto donde Charlie comienza una agónica escapada para despistar a los dos hombres que le persiguen, una escapada que se mezcla con su particular huída de su propio pasado que, finalmente, le llegará a atrapar dramáticamente una vez más. En resumen esta es la historia de un hombre que vive su vida escapando de un amargo pasado que no llegará a dejar atrás nunca, un guiño de François Truffaut al cine negro americano que tanto le entusiasmaba y una buena oportunidad para ver a Charles Aznavour como un actor bastante correcto. Me ha gustado conocer esta película que nunca había visto y animo a verla aunque sólo sea para descubrir al Aznavour actor. Por respeto a todos los que no la hayan visto no voy a contar más, simplemente decir que en mi opinión no es una obra maestra pero sí una buena película entretenida para pasar un buen rato.

21 comentarios:

roberto dijo...

Me encanta el título de la película.

Y mola el nuevo diseño del blog.

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

No he visto la película todavía, pero me la apunto como objetivo pendiente, tengo que ver a Aznavour actuando, el otro día me dejó con muy buen sabor de boca. Y el argumento también parece interesante, la veré en cuanto pueda :)

PD: Muy bonita la nueva plantilla, sobre todo si te gusta a ti, que es lo importante. Todos tenemos un diseño ideal en la cabeza, la cuestión es encontrarlo. Y creo que éste le queda muy bien a tu blog.

Marcos Callau dijo...

Pues sí, es muy bueno... y tiene mucho sentido al ver la película. Muchas gracias Roberto.

Yo la he descubierto hoy. Aznavour lo hace bien y el argumento es bueno. Ya me dirás qué te parece el resultado final. Me alegro de que te guste la plantilla y que la consideres apropiada para el blog. La elegí por las gotas de lluvia...

Strafford dijo...

Esta de Truffaut aun no la he visto. Cosa nada extraña, teniendo en cuenta la insondable filmografía de este peculiar arquitecto del séptimo arte.
Pero me la apunto y la voy a ver lo antes posible.

Saludos!

Néctar dijo...

Y a mi me encanta haberte descubierto hace tiempo. Charles tenía muchas facetas que son bastante desconocidas, y entre ellas un excelente poeta.

Néctares

abril en paris dijo...

Tampoco la he visto pero supongo por lo que nos cuentas que tiene cierto interes y se acerca mucho al 'noir' pero con el ritmo del cine europeo. En ese Alan Delon fue el amo junto con Jean Paul Belmondo.
¿ El titulo de la pelicula
lo han usado para un programa de tv. ? Desde luego Aznavour es un actor , sin duda.

( Estamos todos de cambios... muy bonita la plantilla )

Un besito:-)

Bogart dijo...

Me gusta el nuevo diseño, diremos que es la vista que se puede contemplar desde un vagón del tren destino a alguna parte....

Un abrazo y otra que añadir a la lista.

Bruja Truca dijo...

Al igual que a abril en parís, a mi también se me ha venido a la cabeza el programa "No disparen al pianista". No sé si tendrá algo que ver pero sería mucha casualidad. La pelicula no la he visto y a Aznavour lo conozco muy poco, pero me fio de tus recomendacioes. Por cierto, ¿quieres creer que no he visto "Laura"? :( cada vez que entro a tu blog me prometo verla

Marcos Callau dijo...

Hola Strafford, ¡bienvenido!. No es de lo mejor de Truffaut pero se pasa bien viéndola, es entretenida. No obstante a mí también me queda pendiente mucha parte de su filmografía. Muchas gracias por pasar a comentar.

Gracias Néctar. La verdad es que desconocía la faceta poética de Aznavour pero era de suponer. Algo bohemio este hombrecito.

Hola Abril en Paris. Lo cierto es que, como ya he dicho, es un guiño de Truffaut al cine negro americano que tanto le entusiasmaba pero, al mismo tiempo, contiene toda la esencia y el ritmo de su estilo de cine. El resultado es bueno. Besos.

A mí también me ha recordado a una ventanilla de tren, Bogart...jejeje Esperemos que el destino sea bueno.

Hola Bruja Truca. Creo que el título del proframa es un sencillo homenaje a la película. Por cierto entre ver ésta o "Laura", no hay color... yo vería primero "Laura" de Otto Preminger porque eso es una obra maestra incontestable. Maravillosa donde las haya, con una fotografía espléndida, una Gene Tierney en estado de gracia y un excelente Dana Andrews. Qué decir de la impresionante banda sonora y de la perfección interpretativa de Clifton Webb. Vamos, que veas "Laura", que es mi recomendación número uno. Sin duda. Gracias Bruja.

Amaya dijo...

Conozco poco del cine francés pero, si es tan buen
actor como intérprete de sus canciones, (véase "La Bohème") merecerá la pena.
En cuanto al cambio de aspecto, renovar o morir...

Mr. Lombreeze dijo...

La primera vez que la vi yo erar un joven cinéfilo impresionado por el cine de Truffaut y me gustó mucho esta película. Hace un par de años la revisioné y me decepcionó bastane. Se me hizo algo tediosa.
No sé si fue un intento fallido de imitar a Melville, pero así y todo es, desde luego, una película curiosa y mucho mejor que el 90% de la cartelera actual de mi ciudad.

Marcos Callau dijo...

Lo hace bien y bastante natural el bueno de Azanvour. Muy creíble en este papel dramático, Amaya.

Sí, estoy deacuerdo contigo Mr. Lombreeze. Cuesta acostumbrarse al ritmo que le impone Truffaut y, más aún, si se mira pensando en el cine negro norteamericano. Permo merece lapena verla.

39escalones dijo...

Tres cosillas: me gusta el cambio de plantilla, no es la cuarta película de Truffaut, sino la segunda (descontando cortos), pero, sobre todo, la película no tiene problemas de ritmo: el espectador, demasiado acostumbrado a que el cine americano le dé todo mascado, es el que debe adaptarse al cine "con mirada". En otro tiempo, eso se sobreentendía y el público había adquirido ese hábito. Hoy, acostumbrados a que nos lo den todo hecho, no queremos esforzarnos.
Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Hola Alfredo. Como no he visto "Une visite" ni "Los golfillos" no sabía que eran cortos, así que supongo que "Los cuatrocientos golpes" fue la primera película larga y la segunda sería ésta. Bien, aún me queda mucho por descubrir de Truffaut. Yo sí que tuve que hacer un esfuerzo para acomodarme al estilo del ritmo en esta película, probablemente por lo que tú comentas y es que estoy acostumbrado al cine negro norteamericano (aunque la mayoría de los directores fueran europeos). A ver cuándo me quito esa mala costumbre... Graicas Alfredo por tus apuntes.

Pilar dijo...

Muy bien por Aznavour y muy bonita la nueva imagen de tu blog, ¿gotas de lluvia caen sobre tu cabeza?
Un abrazo.

Crowley dijo...

No es desde luego lo mejor de Truffaut y no ha envejecido demasiado bien, pero la recuerdo con cariño y la primera vez que la vi, me pareció maravillosa.Como bien dices no es una obra maestra, pero merece la pena y es mejor que mucho de lo que vemos cada día.
En cuanto al nuevo diseño, las gotas de lluvia y esos tonos gris azulados le quedan perfectos a tus contenidos.
Un saludo

Marcos Callau dijo...

Raindrops keep fallin' on my head...en efecto Pilar...¡qué gran canción y película!. Gracias por tus palabras. Un fuerte abrazo.

Yo creo que la primera vez que se ve esta película es impactante. Muchas gracias por lo del diseño, lo que pasa es que lo veo todo más grande pero... es que tengo pantalla antigua. Un abrazo Crowley.

mi nombre es alma dijo...

Disparad al pianista, pero dejadnos su música.

Marcos Callau dijo...

Jejeje. Siempre nos dejas tu peculiar y poética visión, Alma. Seguro que su música es mucho más fuerte después del disparo. Gracias Alma.

videodromo dijo...

Ahora en Madrid en la Filmoteca podemos disfrutar de un ciclo de Monsieur Truffaut, así que espero rescatar este film en pantalla grande, porque este es uno de los pocos que no he visto del maestro de la nouvelle vague. POr cierto, es un placer habernos conocido mi estimado Marcos, y le doy la bienvenida a la videoarena, que desde hoy es usted miembro.

Marcos Callau dijo...

Muchas gracias Videodromo. Yo le doy la bienvenida al Sueño eterno, espero que pasae cuando quiera y le agraden los contenidos. Muy interesante sería asistir a ese ciclo de la Filmoteca madrileña. Un placer.