jueves, 21 de mayo de 2009

"Two for the road" (Stanley Donen. 1967)

Definitivamente lo he decidido... me voy a sacar el carnet de conducir. Ya sé que ésto suena a chiste para los que me conocen... pero noooo... ésta vez va en serio. Este julio cumplo veintiocho y creo que ya va siendo hora de poder conducir y no que "me conduzcan" (aunque, en ocasiones, ha sido un verdadero placer ser conducido por paisajes turolenses que eran desconocidos para mi). Sobretodo, después de ver ésta película tan maravillosa y entrañable de Stanley Donen, mis ganas de conducir han aumentado. Audrey Hepburn y Albert Finney unen sus vidas en la carretera y, en la carretera, viven todas sus pequeñas batallitas de pareja. Curiosamente es la carretera, también, la que está a punto de separarlos pero la que, finalmente les une para siempre. Albert Finney protagoniza el papel de Mark, un fotógrafo viajante que, en uno de sus viajes, se topa con esa chica especial que se enamora de él y que es Audrey Hepburn, en el papel de Joanna. La película es un flashback que recuerda los momentos románticos de felicidad del pasado combinándolos magistralmente con el trágico presente en el que la pareja está atravesando una de sus peores crisis. Después del transcurso de los años se enfrentan al reto de superar todos los baches que han encontrado en el camino y de volverse a aceptar el uno al otro reviviendo el amor que es, realmente, lo único que les une. No hace falta más. Una película maravillosa. Como siempre, no hay película redonda sin banda sonora que se precie y, una vez más, Audrey Hepburn camina sobre el pentagrama que le escribe Henry Mancini. La pieza principal que lleva el mismo título que la película es una de las canciones más bonitas compuestas por el músico italoamericano junto a "Moonriver", "Breakfast at Tiffany's" o "Nothing to lose" (balada de la película "The party"). Entre la música, Audrey Hepburn, Albert Finney y el paisaje de la Riviera francesa el resultado es una joya del cine clásico de la década de los sesenta. Ahora un video con imágenes de la película y la canción de Henry Mancini "Two for the road":

PD: Fue un placer compartir aquélla carretera contigo. Inolvidable. La próxima vez te llevo yo.

7 comentarios:

39escalones dijo...

Tranqui, yo tengo 33 y ni me planteo lo del carnet...
Gran película, gran música, gran coincidencia.
Saludos.

ethan dijo...

Junto a Charada deben ser las dos películas mejores de Donen, no musicales se entiende.
Saludos!

Manchas de Tinta dijo...

Yo tengo el carnet y no conduzco. Ya ves.

Amaya dijo...

(Pensé que ya había salido mi comentario..)
Nunca es tarde para nada, eso sí, yo como Manchas de Tinta, lo tengo pero no hago uso.
Y respecto a la peli, que es lo que nos ocupa, me encantará seguro la banda sonora, y por supuesto, que salga Audrey ;)

Vivian dijo...

Que sorpresa tan agradable pasar por aquí y descubrir esta maravillosa película, curiosamente, durante el rodaje, Audrey tampoco estaba pasando sus mejores momentos conyugales…
Me gusta esta película por muchos motivos, pero en especial, porque refleja a la perfección como la rutina puede ir poco a poco ahogando el amor.

Un beso

P.D: Animo con el carnet, no es tanto porque no te conduzcan, sino porque te da la libertad de marcharte cuando tú quieras, no cuando los demás decidan ;)

entrenomadas dijo...

Es una estupenda película. Con actores así todo resulta más fácil, bueno y con el guión, la música. Vaya, que son muchas cosas.

Kisses,


Marta

Dana Andrews dijo...

Muy bueno, Manchas de tinta... no sé lo que es peor... jeje... también es malo no usarlo Amaya...luego pierdes práctica. 39 escalones... bueno, para ir por Zaragoza no se necesita pero creo que ganas mucha independencia. Gracias por los ánimos Vivian. Ethan, estoy de acuerdo aunque lo de "no musicales" con películas en las que está Mancini sería discutible. Entrenomadas...sí, son muchas cosas para una obra redonda.