lunes, 19 de diciembre de 2011

Canción protesta/ El blues del domingo de apertura

Bien sé yo que no pretendo hacer publicidad...

Es domingo y los centros comerciales han permanecido abiertos. Creo que actualmente hay muchas razones para protestar pero, sin embargo, nadie parece querer cantar. Acabo de regresar a casa. Esta tarde he podido comprobar, en mis carnes, la soledad acompañada en la entrada de un centro comercial abarrotado, un domingo cualquiera. Además se comenta la posibilidad de que, al año que viene en Madrid, los centros comerciales abran al público las 24 horas del día. ¡Por fin, el señor Matute va a poder comprarse un traje de Emidio Tucci a las cuatro de la mañana! Y eso que nos quieren contentar diciendo que van a generar 20.000 puestos de trabajo (¿alguien se lo cree?) Para colmo, mientras soportaba mi jornada domínico-laboral, un cliente se ha acercado hasta mi puesto y me ha preguntado cuál era la hora de cierre. Yo le he respondido, muy amable, que se cerraba a las nueve. Y el cliente me ha preguntado que... ¡si me refería a las nueve de la noche!
¡Como lo oye, oiga!
Bueno, pues ante tanta buena noticia, uno no ha podido menos que componer "esta broma" que se titula "Blues del domingo de apertura" o "Openin' sunday blues" (¿por qué suena siempre mejor en Inglés?)

Openin' sunday blues


Es domingo por la tarde
y no quiero trabajar.
Las familias en las calles
abarrotan la ciudad.
Buscan algo que comprar,
regalos para navidad.
Me pregunto dónde está
la crisis en esta "suciedad".


Creo que sufren solo los de siempre
y engoradan más y más
los gordos hasta reventar.
Sienten frío, sienten hambre,
se mueren de soledad
solo los mendigos
que vomita esta sociedad.


¡Qué domingo por la tarde!,
¡abrió el centro comercial!
Ha perdido el Zaragoza
mas no lo pude escuchar.
Me ha tocado trabajar,
me ha tocado olvidar,
que estos días ya no son
solo para descansar.


Domingos de apertura,
triste realidad.
Puntos de sutura
solo para disimular.
La herida sigue abierta,
ya no me paro a pensar
los que al final de mes
no saben cómo llegar.


Domingos de apertura,
tristeza en la ciudad.
Puntos de sutura
que no paran de sangrar.
La última conjetura
es que no quieren cerrar
ni de noche,
ni de día,
¡ni dios
que se detenga a respirar!

Desde luego prefería el domingo en Nueva York que nos cantaba Bobby Darin. ¿Recuerdan qué maravillosa comedia la de "Sunday in New york", con Jane Fonda y Rod Taylor?

22 comentarios:

WOLFVILLE dijo...

Yo también trabajo todos los domingos y festivos este mes. ¡¡Menos el de hoy!! Precisamente cuando leo esta gran entrada, jajaja.

Un saludo.

juan andrés estrelles dijo...

La verdad lo de la libertad de horarios tiene tela. Lo curio es que se habla de creación de trabajo. De si perjudicará al pequeño comercio. Que si patatín que si patatán. Pero no se supone que una de las cosas que siempre se ha dicho es que los horarios de trabajo en este país son un desastre. Que unas jornadas de trabajo tan dilatadas y mal estructuradas afectan a la productividad real. Mucho dar la murga con estudios sobre lo difícil que resulta para los españoles compaginar el trabajo y la integración familiar. Que pasará a hora con los hijos de cajera / os, dependienta / es y demás currantes.
Hasta hace unos meses siempre he trabajo los domingos. En la hostelería ya se sabe. Para mi es un día como otro cualquiera pero reconozco que si mi mujer fuera otra las cosas hubieran sido muy diferentes y complicadas. No es nada fácil tener que quedarte siempre al margen de los planes que puedan hacer los amigos.

39escalones dijo...

Hay cosas que nunca cambian: el Zaragoza también pierde cuando no es navidad...
Bueno, que vale como choteo, quizá más propio del 28 de diciembre que de hoy, pero se lo achacaremos al trastorno mental transitorio producto de estos días y del trabajo dominical.
Un abrazo

Kinezoe dijo...

Es de locos, pero bueno, de alguna forma había que competir con los chinos, jeje... Qué cosmopolitas somos para algunas cosas...

Me gustó mucho el punto de humor (casi negro) que tiene tu blues.

Un abrazo y feliz semana. Que te sean leves los domingos de apertura, Marcos ;-)

roberto dijo...

Trabajar en domingo está bien, hombre. Mientras haya trabajo...

Marcos Callau dijo...

Vaya Wolfville, pue spara ti ha sido un domingo como debe ser, de descanso. Me alegro. Saludos.

Bueno Juan, probablemente hablando de hostelería estamso ante uno de los gremios más sacrificados y no solo por los horarios. Demasiadas horas de pie. Efectivamente habría que hablar d elos horarios de trabajo. Saludos.

Sí y espero que no desaparezca porque ya sería el colmo. Pues eso, vamos a dejarlo como trastorno mental transitorio y mero choteo. Y por si acaso, no me quejaré de tener trabajo. Un abrazo!

Gracias Kinezoe. Los todo a cien (ahora todo a 1,60) viene pegando fuerte. En Zaragoza se han hecho con uno de los más importantes espacios comerciales. Un abrazo!

Eso y que no falte, Roberto. Un abrazo.

Manchas de tinta dijo...

Comparto tu sufrimiento por trabajar en domingo y por la derrota del Real Zaragoza semana tras semana. Pon música y conviertela en una canción protesta con humor. Hablamos.

Mr. Lombreeze dijo...

Jajaja, qué buen poema Marcos.
Siento que tuvieras que trabajar ayer. Por si te sirve de consuelo quiero que sepas que mi santa esposa y yo nos negamos a comprar nada en ningún establecimiento durante los domingos. Estoy en contra de la apertura de los grandes almacenes durante esos domingos, la verdad, jode a los empleados y a los pequeños comerciantes y todo para que la gente aburrida que no sabe qué hacer con su tiempo libre se pasee por centros comerciales calentitos. Espero que a los trabajadores que os toca pringar os lo compensen de alguna manera.

Marisa dijo...

Lamento esa jornada laboral ampliada que, desde otro ámbito laboral, yo también digiero...
Solo te puedo decir que ánimo, Marcos, y espero que esté remunerada convenientemente (en mi caso, a cambio, nueva bajada de sueldo, ejem,ejem).

Yéndome a lares más placenteros, me gusta el humor que le has echado a ese poema y encantada de escuchar el tema musical que dejas.

Un abrazo y mucha tranquilidad y paciencia dominical venidera ;-)

Myra dijo...

Bueno..es todo un descubrimiento este maravilloso punto de ironía que tan bien has manejado con ese blues que me ha hecho sonreir.
Todo en esta entrada destila un humor inteligente porque la primera foto, con su comentario incluído, te saca la sonrisa. Y la de Lemon, Sinatra y Davis Jr..
Oiga, que me ha sorprendido usted!

Un besito

ATTICUS dijo...

Jajaja,¡que bueno! Marcos.
la verdad es que el juego que se tienen algunos mandatarios con la explotacion laboral es para ...
bueno eso,que si me caliento ya se sabe.
Un abrazo

ATTICUS dijo...

Jajaja,¡que bueno! Marcos.
la verdad es que el juego que se tienen algunos mandatarios con la explotacion laboral es para ...
bueno eso,que si me caliento ya se sabe.
Un abrazo

Marcos Callau dijo...

Compartiendo sufrimientos, entonces Manchas. ¿Te animas a cantar? jejeje un abrazo.

Me parece estupenda y admirable la política de no comprar los domingos. Si todos lo hicieran, los establecimientos no abrirían. De lo de compensar, mejor no hablamos... Espero que pases muy buenos días Mr. Lombreeze. Un abrazo!

Ánimo entonces, también para ti, Marisa. Bobby Darin siempre es muy socorrido en estas ocasiones. Gracia spor pasar. Besos.

Me alegro que te haya sorprendido positivamente esta entrada, Myra. La fotografía que comentas, me encanta. Besos.

Marcos Callau dijo...

Gracias Atticus, un abrazo!

miquel zueras dijo...

Muy bueno, Marcos. Quieren que seamos zombis que se pasean por los centros comerciales como los de la película "El amanecer de los muertos", unos quieren sesos frescos y otros sólo anhelan comprar y consumir.
¿Y qué hacía Jack Lemmon con el Rat Pack?
Saludos. Borgo.

Marcos Callau dijo...

Zombis comprando en domingo, muy bueno Miquel. Pues Jack Lemmon, imagino, que pasándolo bárbaro en una juerguecita por Las Vegas. Un abrazo.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Lo de la apertura de las grandes superficies comerciales en domingo, compa Marcos, es solo una consecuencia de la espiral de sinsentidos y disparates en que, entre todos (cada cual con su punto, mayor o menor, de responsabilidad...), vamos convirtiendo las pautas de convivencia a las que nos sometemos. Yo tengo, personalmente, la inmensa fortuna de no tener que comprar en domingo, porque mi horario laboral me permite (a veces mejor, a veces peor...) hacerlo en cualquier día de la semana. Pero entiendo que hay mucha, muchísima gente que vive sometida a tales horarios laborales, que no le queda apenas otra alternativa. Y ahí seguimos, estirando la espiral. Otro tema, claro, es el de los intereses comerciales de esas grandees superficies. Y otro, cómo va a afectar tal pauta al pequeño comercio (a una buena parte del mismo, definitivamente, lo va a hundir, o reventar...). Y otro más, cómo va a afectar al régimen de trabajo de las plantillas de esos centros. Y suma y sigue. En fin...

Un fuerte abrazo y buen día.

Marcos Callau dijo...

Desde luego, es un problema esa espiral en la que andamos metidos, Manuel. Un fuerte abrazo.

Anaís Pérez Layed dijo...

Un buen blues urbano, Marcos. Ya sé que da rabia trabajar en domingo pero aquí y ahora, creo que no queda otra si queremos salir de esto. En la empresa privada se trabaja todas las horas del reloj y no queda apenas tiempo para vivir o hacer las compras. Sólo los funcionarios pueden permitirse no ir el domingo a comprar ya que trabajan sus horas justas y la mayoría bien descansados... Los demás a sacar al país adelante.
Un beso.

Marcos Callau dijo...

Bueno, ahora hasta los funcionarios lo tienen peor. Ahora, eso de sacar el país adelante... no sé, ni una caravana de elefantes sería suficiente... Besos.

♥ ♣ ֵֶєρσ¢ค ∂σяค∂คֵֶ♣ ♥ dijo...

Ya decía yo que se veía poco estos días..y resulta que te toca currar también los domingos jeje..pero bueno, eso es bueno porque significa que por lo menos tienes trabajo, pero claro, es como todo...hasta cierto punto. Pero mira, esa respuesta de ese señor, te sirvió para inspirarte en este poema, tal real como la vida misma.
Lo de los 20000 puestos de trabajo..mmmm como que me cuesta creerlo en los tiempos que corremos. Ojalá y sea cierto. Si es así, me voy pa llá en un pis pas, que yo estoy de vacaciones forzosas jajaaj...
Por cierto, el video yo no lo puedo escuchar... :(
Más besitos para tí!

Marcos Callau dijo...

Vaya, es unapena lo del video, Época. Me encanta esta canción de Bobby Darin. Pues eso, que mejor estar trabajando demasiadas horas que tener vacaciones forzosas pero, mucho ánimo. Espeo que la situación cambie el año que viene. Besos.