viernes, 19 de noviembre de 2010

Scarface (Howard Hawks. 1932)

 Cualquier madrugada es propicia para indagar en las oscuras aguas del cine negro, para reinventarse y descubrir esta joya que para muchos es la culminación más grande del cine policíaco. Howard Hughes produjo probablemente la mejor adaptación que hizo el cine sobre Al Capone, para que la dirigiera el impecable Howard Hawks, en la que fuera su onceava película. Posiblemente uno de los secretos de esta estupenda película es que, en 1932, nos estaban hablando de una historia contemporánea, una herida abierta y recién vivida, que había dejado graves secuelas en la sociedad norteamericana y que seguía sangrando a borbotones hasta el final de la ley seca en 1933, un año más tarde. Precisamente en el crimen organizado y en el negocio del alcohol se centra la trama de "Scarface". El actor Paul Muni encarna a Tony Camonte (Scarface-Al Capone), un ambicioso y fanfarrón pistolero de orígen italiano que se convierte, tras el primer crimen de la película, en la mano derecha de Johnny Lovo (Osgood Perkins), el jefe de la zona Sur en Chicago. La organización de Lovo, con Camonte como cabecilla, controla todo el negocio y la venta clandestina de cerveza en todos los establecimientos de la zona a golpe de revólver. Camonte va creciendo en expectativas y cada día ambiciona más hasta que se propone conquistar la zona Norte de Chicago y dejar de lado a su jefe Lovo. Camonte sigue avanzando con la ayuda de su compañero de armas Rinaldo (George Raft) y su chica Poppy (Karen Morley), antes la "novia" de Lovo y finalmente consigue hacerse con el dominio completo de Chicago derrotando al jefe de la zona Norte, Gaffney, interpretado por Boris Karloff. Lo verdaderamente apasionante de esta película es la trepidante acción que se desarrolla y las modernísimas persecuciones en automóvil con tiroteos incluidos.
Cuando te sientas a ver una obra de arte visual como "Scarface" te das cuenta de que ya reúne todos los tópicos utilizados hasta la saciedad en el cine negro. Un tío de barrio, de ascendencia italiana, tiene grandes expectativas y un dedo muy rápido para disparar. Su familia, hundida en la miseria, la componen una madre religiosa y una hermana (Ann Dvorak) de la que Tony Camonte se siente responsable, ante la ausencia de la figura paterna. Camonte intentará llegar a lo más alto aunque para ello tenga que sacrificar a las personas más importantes de su vida. En el personaje de Tony Camonte que recrea Paul Muni está el Jarrett que James Cagney protagoniza en "Al rojo vivo", el Bartlett de "Los violentos años veinte" o el Rocco de Edward G. Robinson en "Cayo Largo". Pero también en los gestos y en la actitud con la que Muni lleva a cabo su personaje se puede ver el Michael Corleone y por supuesto el Tony Montana de Al Pacino. Legendaria la interpretación de Muni en "Scarface" muy cercana a la de Edward G. Robinson en "Little Caesar", estupendo papel de Geroge Raft y gran aparición de Boris Karloff justo después de "Frankenstein". Una película para disfrutar una y otra vez y otra y otra y otra ...

Viendo esta película te preguntas varias cosas como, por ejemplo, ¿para qué un remake en 1983? (y eso que me encanta Al Pacino). Baste esta escena final para demostrar la similitud. SI NO LA HAN VISTO NO LE DEN AL PLAY.


22 comentarios:

39escalones dijo...

Una película fascinante, aunque yo discrepo ligeramente en atribuirle, sin más, la pertenencia al cine negro.
Abrazos.

Silvia Meishi dijo...

Creo que ya no se hace cine como se hacía antes. A la vista está en los intentos desesperados del cine americano en recuperar su esplendor haciendo remakes de todo. No he visto esta película, concretamente, así que espero verla para poder opinar sobre ella.

Un abrazo

roberto dijo...

Todo vuelve, todo se vuelve a rodar, pero yo sí que creo que se hace cine como antes (bien y mal). Lo que hay que hacer es algo que no se haya hecho todavía (y de una forma nueva).

X dijo...

¿Qué tiene este Cine Negro que tanto nos cautiva, Marcos?

Me pregunto si será, precisamente, la franqueza con que se nos presenta, mostrándonos un mundo imperfecto y al mismo tiempo creíble y cercano, en el que buenos y malos tienen un sentido.

Un saludo.

MucipA dijo...

Yo odio los remakes, no les encuentro su razón de ser...
No le doy al play porque no la he visto. Yo no soy mucho de pelis de tiroteos, pero ésta pme han entrado ganas de verla...

Un abrazo y feliz finde!

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Buf, compa Marcos, Scarface, palabras mayores... No está muy claro lo de su encuadramiento en el cine negro: para algunos, ésta es la peli que, de alguna manera, inaugura el género; para otros, se trata de algo todavía muy seminal, que no cuaja en las variables del cine negro más clásico, que arrancarían con El halcón maltés. En fin, disquisiciones de cinéfilos eruditos, supongo (aunque, a veces, a uno también le guste darse tan ricamente a ellas...). A mí es una peli que me sorprende, me engancha por sus chispazos, pero no me termina de parecer redonda; y Paul Muni, no sé, me parece que hace una interpretación demasiado histriónica y muy poco natural, con poca fluidez verbal y gestual, un trabajo un tanto primitivo... Bueno, me voy a dejar de pajas mentales, y voy a "cantar" ya, que así igual se explica todo más clarito; que soy un fanático de la versión del 83, la de Brian de Palma, que la he visto chorrocientas veces y no me canso de verla, y que, en esas condiciones, es difícil ser objetivo... De todos modos, bien está que bien la hayas glosado, Marcos, porque lo merece.

Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

PEPE CAHIERS dijo...

Este es uno de mis pecados más inconfesables, pues aún no la he visto y eso que la de Pacino la he visionado varias veces.

Marcos Callau dijo...

Ya ves, para otros Alfredo es la culminación. Yo creo que si s entiende como cine negro "El halcón maltés" o "El sueño eterno" poco tiene que ver entonces con "Scarface". Un abrazo.

El cine que se hacían antes, Silvia, en mi opinión lo hace por ejemplo Clint Eastwood o Woody Allen (que tampoco son muy jóvenes, claro). Yo la descubrí hace poco. Un saludo.

Esa es una clave difícil de encontrar, Roberto. Hacer algo que no se haya hecho es el secreto. Que sigan probando... Un abrazo.

Hola X, el cine negro y el cine de gángsters siempre me ha cautivado. Paisajes urbanos decadentes, los buenos, los malos, el mundo corrompido... Absolutamente es el género que más me entusiasma. Un saludo y gracias por pasar.

Feliz finde también para ti, Mucipa. Yo no encuentro sentido a ningún remake y eso que he visto alguno como "El padre de la novia" de steve Martin e incluso me he reído. Pero fuera de la broma fácil y el chiste, todo está inventado y muy bien hecho como para versionarlo.

A mí compa Manuel no m ha quedado claro ni después de verla. ¿Es "Cotton Club" cine negro?... Hay una delgada línea que separa al cine puro de gángsters y al cine negro. Difícil de discernir. Se nota que eres un apasionado de la "Scarface" de De Palma. Comparar las dos películas daría para un largo debate. Muchas gracias Manuel y un abrazo.

Lo era mío también hasta hace bien poco. Cuando uno descubre este tipo de películas se da cuenta de lo mucho que le queda por descrubir. Un saludo.

Princesa115 dijo...

Una película maravillosa, nada comparable al cine que se hace ahora.
Se intenta, pero no se consigue...no creo que las reposiciones estén a la altura.

Besos

Marcos Callau dijo...

No, desde luego, los REAMKES no están a la altura. Me alegro que conozcas esta peli y que te guste Princesa. Besos.

Mr. Lombreeze dijo...

Has dado en el clavo cuando comentas el asunto de la contemporaneidad de lo que se cuenta en la peli con el momentó en que se estrenó. Eso tuvo que ser impactante para los espectadores de la época.
Bueno, cuando los "inventó" Hawks los tópicos del cine de gángsters no eran tan tópicos, jejeje.
El remake de De Palma es, para mí, un ejemplo de como sí hacer remakes, yo no lo encuentro innecesario.

Kinezoe dijo...

"Scarface", amigo, son palabras mayores. No sé si sus personajes gozarán o no de gran fluidez interpretativa. Lo que sí sé, Marcos, es que todo un género, el cine de mafia o gangsters, bebe de esta película. Coppola, sin ir más lejos, jamás habría rodado "El Padrino" si a Howard Hawks no le hubiera dado un día por hacer "Scarface". Para mí, sienta las bases de todo el cine de mafia que vendría después. Y es que EN SCARFACE ESTÁ TODO; todo lo que más tarde, y por repetición, acabaría convirtiéndose en tópico. Dicho lo cual, también te digo que me encanta el remake que De Palma hiciera en 1983. Quizá uno de los pocos remakes que tolero y con bastante agrado. Es un poco efectista, sí, pero me gusta ese nuevo aire que se le da al personaje y todo lo que de exagerado tiene ese trabajo.

Excelente reseña, amigo. Un abrazo y buen fin de semana.

Kinezoe dijo...

Casi 80 años pasaron ya. Dios mío, se dice pronto: ochenta...

ANRO dijo...

Un absoluto peliculón de Hawks. Me parece tan extraordinaria que hace un tiempo le dediqué tres entradas. Se lo merece.
Un abrazote

Yuri Zhivago dijo...

Mi memoria me acerca más a la versión con Al Pacino que a esta que si la memoria no me falla es de los años 30.
Intentaré rescatar la versión en blanco y negro para comparar ambas si encuentro un paréntesis estos días.
Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Hola Mr. Lombreeze, como ya he dicho soy un admirador de Al Pacino en todos sus trabajos lo que incluye "Scarface". El asunto de la contenporaneidad como dices, en mi opinión, es clave para analizar esta película. Tiene mérito lo de Hawks, amigo. Un abrazo.

Hola Kine. Creo que Al Pacino se ha visto varias veces la interpretación de Paul Muni. Muchos de sus gestos son heredados de este personaje y fitrados por su toque italiano y personal. El único fallo que le veo a la versión de 1983 (a lo mejor para mí es fallo y para los demás no) es lo escatológico de la violencia. Quizá no era necesario. Pero es un buen remake, de los pocos que he tolerado visionar. Da escalofríos pensar que hace ya 80 años de "Scarface". Un abrazo y que tengas feliz fin de semana tú también.

Pues ese tiempo aún no te conocía, amigo Antonio porque no lo recuerdo... (o igual me falla la memoria). Lo buscaré. Un abrazote.

La "Scarface" de Hawks es de 1932, Yuri. Espeor que las puedas comparar y ya diras. Un saludo y buen finde.

miquel zueras dijo...

Buena película aunque la vi hace bastantes años ¿no es aquella en que George Raft juega con una moneda de 50 centavos? Ese gesto era uno de sus recursos de actor y lo parodió en "Con faldas y a lo loco" y "La vuelta al mundo en 80 días". Borgo.

Marcos Callau dijo...

Sí señor, es esa película. Sin saberlo George Raft crea uno de los tópicos del cine de gángsters con ese gesto de la moneda y efectivamente él mismo lo parodió posteriormente. Gracias Borgo por rescatar ese detalle. Un saludo.

ethan dijo...

La obra maestra del cine de gangster. Aún sorprende que se pudiera hacer una película así, tan sórdida y violenta, con esos elementos incestuosos, a primeros de los años treinta.
Saludos!

Marcos Callau dijo...

Pues es cierto Ethan. Lo primero que me llamó la atención fue lo moderna que resulta para su tiempo. Muchas gracias por pasar, un saludo!.

mi nombre es alma dijo...

Ejemplo de todo, por eso mil veces copiada, no solo en su conjunto, sino en sus detalles.

Marcos Callau dijo...

Es verdad, tiene todos los tópicos cuando todavía no eran tópicos... Gracias alma.