sábado, 13 de noviembre de 2010

Otoño en Madrid

"El llanto de la luna derramada
las jaurías de lobos
la autovía de faroles fundidos
con su leve intermitencia
y un cartel que se cae a pedazos
de una peli olvidada
Todo ello se expande en el cielo
presagiando lluvia


El universo en esta noche larga
es infinito abismo
un techo resquebrajado por dentro
que amenaza por fuera
con aplastar a toda esta ciudad
que casi no respira
El universo en esta noche rota
siempre al acecho





 El lienzo se va tiñendo de negro
cuando habitan los demonios de tu ausencia
donde las bocas del metro
aún vomitan tus sombras
Es la última llamada
para tu tren de la felicidad
y el resto...
el resto es solo olvido
mientras estoy perdido
y huido 
del otoño en Madrid."

17 comentarios:

♥ ♣ ֵֶєρσ¢ค ∂σяค∂คֵֶ♣ ♥ dijo...

De repente me he trasladado a aquellos años donde los hombres, vestían con sombrero y gabardina y cortejaban a sus amadas en las esquinas. Imágenes en sepia, ese cielo a punto de llorar sobre esta ciudad solitaria que sólo resplancede en las noches cerradas tras recordar un nombre, donde dos almas solitarias se buscan, se encuentran..se miran sin articular palabra..y se besan.
Y ahí...acaba le peli, jeje...creo que al leerte me he sumergido en ese mundo y he comenzado a soñar despierta...
Precioso Marcos y esa imagen...es entrañable y muy bella...
Un besito de oro.

Marcos Callau dijo...

Pues te juro que ayer y esta mañana estuve en el Madrid del Siglo XXI pero, vamos, no me hubiera importado estar en el Madrid que has imaginaod tú al leer este poema. Me alegra haberte inspirado esos pensamientos tan cinematográficos. Un abrazo, Época.

Manchas de tinta dijo...

"Donde las bocas del metro aún vomitan tus sombras" Precioso.

Myra dijo...

Hola,Marcos. Madrid tiene el encanto de poder trasladarte a esa época que ha descrito tu primera comentarista. Precioso tu poema, lleno de nostalgia en blanco y negro, como esa fotografía tan bonita.

Un beso.

39escalones dijo...

Brillante de verdad; éste es muy bueno para leerlo en un recital o una tarde de blog (que te recuerdo que andas en la lista, ya lo tengo yo hablado con el responsable...).
Abrazos.

Marcos Callau dijo...

Hola Manchas, celebro verte por aquí. Muchas gracias, sabía que ese verso en concreto te iba a gustar. Un abrazo amigo.

Hola Myra. Lo mejor que me has podido decir es qe este poema está lleno de blanco y negro... me gustó mucho esa apreciación. Muchas gracias Myra.

Mil gracias Alfredo. Ya sabes que otra historia es leerlo ante el público jeje. Muchas gracias por la recomendación, amigo. Un fuerte abrazo.

Fernando dijo...

¡De manera que has estado en Madrid y no nos hemos saludado! Hubiésemos dado un largo paseo juntos comunicándones nuestras peripecias. La próxima vez estás obligado a avisarme. Mientras tanto me conformaré con tu excelente poesía. Un fuerte abrazo.

Marcos Callau dijo...

Hola amigo Fernando, de haber sido algo más que un viaje relámpago te hubiera avisado, sin duda. De todas formas en diciembre pienso volver unos días y tenemos pendiente un café. Muchas gracias por estar ahí, un abrazo y hasta diciembre.

ARVIKIS dijo...

Hola Marcos: Ha sido un placer conocerte y compartir unos minutos contigo. Que buen poema, lo de las sombras del metro genial. Si en el escaso tiempo que has estado, te ha dado de sí este poema. Si pasas un mes, seguro que escribes un best-seller. Un abrazo.
Javier

roberto dijo...

"Perdido en Madrid". Pero seguro que disfrutaste en la capital...

Un abrazo.

Princesa115 dijo...

Un poema precioso, nostálgico y lleno de sentimientos.
"Es la última llamada
para tu tren de la felicidad"

Cuántas veces hemos perdido el tren, ese que sólo pasa una vez.

Besos

¢rónι¢αѕ ∂є ∂íαѕ ℓℓυνισѕσѕ dijo...

Adoro tus expresiones, nunca me cansaré de decírtelo… una luna derramada, una autovía de faroles, presagio de lluvia, un techo resquebrajado… y paro que sino copiaré todo el poema de nuevo.
La última llamada de un tren que ya se fugó sin ti…. Estás tan perdido que ya ni siquiera encuentras en andén. O al menso esa es la sensación, que me ha quedado. Siempre nostálgico, me encanta.
La fotografía es preciosa.
Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Hola Javier, el placer ha sido recíproco. teneis una ciudad muy inspiradora, no más que Zaragoza pero al menos igual jejeje. Un fuerte abrazo.

Disfruté mucho, sí Roberto. Siempre disfruto cuando visito Madrid, es una ciudad con un encanto enorme y muy particular. Un abrazo.

Con el tiempo, Princesa, he aprendido por fuerza que ese tren pasa varias veces por la vida. Solo hay que fijarse bien jeje. Besos.

Hola Crónicas, la adoración es mútua pues cada día disfruto más con tu blog, siempre sumido en la lluvia. Un fuerte abrazo y mil gracias.

mi nombre es alma dijo...

Un otoño hermoso el que nos pintas hoy, nostágico, impredecible, doliente y esperanzador....

Marcos Callau dijo...

Doliente y esperanzador... Bien, esos adejtivos juntitos me gustan mucho, ALma... ¡Mil gracias, hermosa!

abril en paris dijo...

Pongamos que hablo de Madrid...¡ qué nostálgia ! pasear por esas calles por esos rincones con sus farolas como si fuera de otra época o de éste siglo..no importa, pero vivirlo de nuevo.
Me alegra saber que disfrutaste tanto como para inspirarte.

Un abrazo Marcos :-)

Marcos Callau dijo...

Pongamos... Me gusta el sabor añejo que despiden las calles de Madrid y veo que a tí también. esa canción que has mencionado es la que escuché saliendo de la capital y también "Yo me bajo en Atocha", otra maravilla de don Joaquin. Un abrazo.