miércoles, 13 de enero de 2010

Pequeñas joyas del cine español: "Un millón en la basura" (José María Forqué. 1967)


El otro día tras finalizar mi turno de noche me dirigía a casa sobre un helado asfalto, bajo una luna fría como una sonrisa de nieve en mitad del cielo oscuro que la hacía parecer más lejana de lo normal. Eran las siete de la mañana y todo el mundo dormía aún. Una ligera nieve empezaba a caer y entonces pude observar a algunas personas que no dormían, que me acompañaban despierto a estas intempestivas horas como zombis cansados de estar despiertos. Eran personas vestidas con atuendos amarillos y naranjas fosforescentes que se dedican al noble y difícil oficio de mantener limpia la ciudad. Entonces pensé en esa época en que no vestían con esos trajes sino que lo hacían de negro inmaculado, portando una vieja y larga manguera, entonces pensé en uno de estos hombres encontrando un millón de pesetas en el cubo de la basura.
Vuelvo al cine español otra vez de la mano de José María Forqué en este caso para retratar las miserias de la España franquista. José Luis López Vázquez, en uno de sus papeles protagonistas que mejor recuerdo dejaron en mi mente, encarna a un barrendero que encuentra un millón de pesetas dentro de un maletín, en un cubo de la basura. Un millón de pesetas en aquélla España de los sesenta era bastante dinero y podía hacer salir de más de un apuro a cualquier familia del país. En concreto Pepe (José Luis López Vázquez) es un hombre que vive en la más completa miseria, en los arrabales de Madrid, junto a su esposa Consuelo (interpretada por Julia Gutiérrez Caba) y sus hijos. Al encontrar el millón de pesetas Pepe se debate entre aprovechar la situación y así pagar todas sus deudas o encontrar al dueño del maletín para entregarle lo que es suyo. Aquí José Luis López Vázquez nos presenta a un hombre inocente, decente y bueno que a pesar de su caótica situación económica se deja llevar por los consejos de su esposa Consuelo y así buscar al dueño del maletín. Es una película muy emotiva y realista donde José María Forqué se arriesga a mostrarnos lo peor de la España profunda y mísera del franquismo, las consecuencias de un régimen en un país que no se ha recuperado de la Guerra Civil. Esa España que nadie podía enseñar. El papel secundario de Juanjo Menéndez como Faustino, compañero de Pepe, es inmejorable y siempre quedará en mi mente una escena en la que Pepe acude al bar con un billete extraído del maletín que encontró en la basura. Así quiere averiguar si el billete que ha encontrado es falso o por el contrario es legal y le pregunta a sus amigos. Faustino examina cuidadosamente el billete a la luz de la barra del bar y dice: "Las firmas están bien, el color...pero mira el cajero... en éste el rabito del cajero está torcido". Las risas son inevitables. Eso es lo grandioso de la película que, tratando un drama social demasiado preocupante se puede también sacar el momento para la comedia. También hay una escena memorable en la que Pepe va a comer a un buen restaurante (probablemente por primera vez en su vida) con el dinero del maletín. La escena termina en la comisaría de Policía porque Pepe no se ha atrevido a pagar la cuenta con ese dinero. José Sacristán, Aurora Redondo, José Sazatornil y Rafaela Aparicio completan el elenco de secundarios inolvidables. Una película que merece la pena recordar, sin duda.

24 comentarios:

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Pues una gran película y muy enmotiva, sí. Lo cierto es que creo que no seríamos muy honrados, si nos encontráramos aunque fueran 5 euros los cogeríamos raudos y veloces y nos asesguraríamos que nadie nos viera, que somos malos y ávaros por naturaleza.
Saludos

ARVIKIS dijo...

Si fue un tiempo gris de sueños en Technicolor, había menos cosas y más conciencia. La película, una delicia.
Buen servicio amigo
Arvikis

Dana Andrews dijo...

Gracias Crowley. Bueno creo que sería una actitud egoísta propiciada por la crisis... pero entonces la crisis era mucho peor, al menos para la familia de Pepe...
Arvikis, ¡qué buena frase "tiempo gris de sueños en Technicolor"!. Muchas gracias, amigo

Vivian dijo...

Esta no la he visto, pero tu entrada invita a descubrirla, me gusta como describes la historia, con la atención a los detalles, no sólo de la época, sino humanos, que en esto del cine son los que a mí más me llegan…

Por cierto, me encantó la introducción a la entrada, y como ese paseo a “deshoras” te llevó al recuerdo de la película.

Un beso

Aniovedh dijo...

Pues yo soy un completo crío en relación a este tipo de cine, creo ya sabes cual es el tipo que me atrae, sin embargo, la manera en que hiciste tu entrada me obliga a buscar la cinta, solo ruego encntrarla pues considero que es de aquellas películas díficiles de adquirir, saludos.

Dana Andrews dijo...

Gracias Vivian. La mañana, o la madrugada, al salir de trabajar invita a éstos recuerdos. En la película hay muchos rasgos humanos,de hecho es lo principal y te aseguro que no te defraudará.

Creo, Anoivedh, que sí debe ser difícil de encontrar esta película. No obstante el esfuerzo merece la pena. Para mí es una joya del cine español que desvela una España decadente, el tipo de España que no se debía enseñar. Muchas gracias Aniovedh.

ricardobosque dijo...

En ese tipo de películas, como en Plácido o Atraco a las tres, López Vázquez, simplemente, lo bordaba. Sus mejores trabajos, sin duda

Dana Andrews dijo...

Muchas gracias y bienvenido Ricardo. "Atraco a las tres" fue maravillosa, otra que guardo en el baúl de los buenos recuerdos. Muchas gracias.

39escalones dijo...

Jo, qué susto, cuando he leído el principio pensaba que ibas a contar que te habías encontrado una pasta en un contenedor...
La película no es de las que más me gustan de esa época, pero cualquier cosa antes que la caspa de Cine de Barrio...

roberto dijo...

Una estupenda película de José María Forqué. La recuerdo con mucho cariño. Y López Vázquez, maravilloso.

Raúl dijo...

Yo la recuerdo únicamente con mucha simpatía, que ya es bastante. Una de aquellas películas profesionalmente honradas que se hacían entonces.

entrenomadas dijo...

La recuerdo poco, pero intentaré rescatarla. Qué tiempos, algo así diría mi madre.

Kisss,

Marta

Dana Andrews dijo...

Bueno, 39escalones, no me hubiera venido mal encontrarme algo en el cubo de la basura... aunque seguramente no hubiera actuado como Pepe. Muchas gracias, la verdad es que es fácil ofrecer algo mejor que lo que ofrecieron los de Cine de barrio.
Muchas gracias, Roberto. Curiosamente las dos películas españolas que he puesto hasta ahora son las dos de Forqué. Será que la tierra tira...
Profesionalmente honrada, es muy buena definición Raúl, muchas gracias.
Buena Marta yo creo que sí merece la pena rescatarla y quitarle el polvo. Me recuerda algo al neorrealismo italiano pero trasladado a Madrid. Muchas gracias.

ethan dijo...

Esas historias reflejaban muy bien el sentir de los autores en esa época tan gris. Los protagonistas querían salir de la miseria como fuera, atracando (a las tres) un banco, ganando un concurso (en esas historias de la radio) siendo la pareja feliz por un día o encontrándose un millón en la basura.
Saludos!

Dana Andrews dijo...

Sí, desde luego Ethan hay muchos ejemplos en la historia cinematográfica de nuestro país. Muy bueno tu comentario, muchas gracias.

mi nombre es alma dijo...

Películas que aún con disimulo retrataban lo que eramos en ese momento. Historia filmada y bien filmada.

Un abrazo

xabipop dijo...

Esta de Forqué creo que no la he visto, aunque el argumento me suena y bastanta. Creo que he leído algo sobre la película en alguna antología del cine español. Me encanta descubrir buen cine español. Anotada queda pues.

Un saludo.

Dana Andrews dijo...

Muchas gracias alma.... Para mí es un buen retrato de aquélla sociedad engañada.

Dana Andrews dijo...

Muy bien, Xabipop, muchas gracias. Te aseguro que no quedarás defraudado...

Kinezoe dijo...

Gran película. De unos cuantos años antes hay otro gran trabajo que también nos narra las penurias de aquella época: "El mundo sigue", de Fernando Fernán Gómez. En ella, Faustino es un camarero que persigue con ahínco los 14 aciertos de una quiniela que le puedan sacar de pobre...

El cine español también es (o fue) grande. Gracias por recordárnoslo. Un abrazo, Dana.

Dana Andrews dijo...

¡Qué grande Fernando Fernán Gómez! y ¡qué gran película nos recuerdas, Kinezoe!. Otra que no podrá faltar en esta sección. Muchas gracias por tu acertado comentario.

Amaya dijo...

Después de tantos comentarios poco me queda por decir salvo que, hace un par de días en un armario viejo de casa me encontré un viejo billete de los de "a mil pesetas". Qué historia, como ésta... siento no haberla visto aún

Dana Andrews dijo...

Jejejeje...bueno, debes conservar esa reliquia del pasado. Si hubiera sido un millón de pesetas la historia hubiera sido otra...¿te lo hubieran cambiado?. Muchas gracias.

Anónimo dijo...

Lo que me más me llamo la atención de esta película es como se hace destacar uno de los valores que actualmente se ha perdido. La honradez. Demuestra que no hay excusas para la corrupción. Un valor que jamás se debe perder.