martes, 5 de enero de 2010

Cantos rodados (vuelta al soneto para la noche de reyes)


"La luna es hoy un redondo pomelo
que se desangra en mitad de un lamento
llenando de llamas el firmamento
en esta noche de incendiado cielo

Yo morderé tus labios de consuelo
para licuar mis sueños de cemento
en un momento de infernal tormento
fomento el desamor sin revuelo

Las orquestas de los desamparados
ya rompen formación por las aceras
cantando versos rotos y enturbiados

Marchan rodando por las carreteras
mis poemas como cantos rodados
rodando y rondando mis borracheras."


No crean que los cantos rodados son las rollin' stones de los americanos sino algunos cánticos robados desde el corazón hasta el frío asfalto.


Como curiosidad para desearles una feliz y mágica noche de reyes les hago un regalo en forma de tango de Carlos Gardel. Que vuestra noche de reyes sea muy diferente a la que nos relató el argentino:

12 comentarios:

Aniovedh dijo...

"en un momento de infernal tormento", me has recordado varias cosas, lástima que para mi muchas veces no sean solo pequeños momentos...que, debo admitir, que hoy día ya no he pasado por ello, saludos Dana.

Dana Andrews dijo...

Vaya Aniovedh...lamento que sean más extensos esos momentos pero de todo se recupera uno, amigo, ya verás. Ahora me parece un buen momento para destacar la foto que aparece al lado de tu nick. Nunca nuestro maestro Goya (se supone que fue él) retrató tan bien el horror. Es una pintura que le viene bien a los versos del poema y también a tus palabras. En cualquier caso, muchas gracias y mucho ánimo.

mi nombre es alma dijo...

Y sin embargo a veces los poemas son el único asidero para esas borracheras.

Un abrazo

Dana Andrews dijo...

Puede que después de todo sea la consecuencia de esas borracheras, Alma. ¿Has escrito alguna vez en un bar?. Creo que hay ciertos rincones de bares diseñados para eso. Muchas gracias por estar siempre ahí con tus cálidos comentarios.

Scotty dijo...

El poema me trae a la cabeza imágenes del cine negro, con un Humphery Bogart o un John Garfield sentado en la mesa del último rincón de un oscuro bar escribiéndolo junto a un vaso de whisky al alcance de la mano.

Nos leemos, espero que a menudo.

Saaludos.

Dana Andrews dijo...

Muy a menudo Scotty. Que seas bienvenido a mi humilde morada donde se bebe whisky hasta altas horas de la madrugada y se disparan versos a la luna. Muchas gracias por tu comentario, me ha gustado la escena que relatas y sobretodo que recuerdes a John Garfield.

roberto dijo...

Espero que los Reyes te traten bien, Dana. Te lo mereces. Que tengas un año en que te venga todo "rodado". ¡Eres el rey!

Dana Andrews dijo...

Me trató bien ya San Nicolás...jo! es que si no, no me daba tiempo a jugar...jajaja. Tú si que eres el rey. Yo escojo a Melchor (no sé por qué era mi favorito). Muchas gracias, Roberto.

Pabela dijo...

Abrir el año conociendo un blog tan fenomenal me llena de regocijo!, el poema me ha traído muchas imágenes a la mente y me pareció bellísimo. "Yo morderé tus labios de consuelo
para licuar mis sueños de cemento
...encantadores versos!

Dana Andrews dijo...

Muchísimas gracias, Pabela, es para mí un honor tenerte aquí como comentarista. Los versos que destacas son muy especiales y, coincido contigo, son los que más me gustan aunque esté feo que yo lo diga. Gracias de nuevo y bienvenida.

Amaya dijo...

Siento haberme incorporado demasiado tarde de la etapa navideña... bellísimos versos y precioso el tango de Gardel, irrepetibles!!

Dana Andrews dijo...

Gracias, Amaya... el estrés de la vida diaria casi no nos deja tiempo para estos pequeños remansos. El tango de Gardel es de lo más triste que he escuchado en mi vida.