martes, 17 de noviembre de 2009

Pinceladas de Jennie en un retrato otoñal



“Pinceladas de Jennie”

Ayer:

“La ciudad duerme
Solos tú y yo en el mundo
La ciudad eterna
si me hundo en lo profundo
de tus pupilas, mi eternidad
En las mías, tu luz.”

Hoy:

“Regalo me hizo la vida
que no supe aprovechar
Sangré por mortal herida
al querer recuperar
mi partida ya perdida
y no dejo de sangrar...”

Mañana:

“¿Qué es mañana?
Sin ti, no es nada
Hoy es mañana de un ayer mejor
Mañana es futuro de la palabra olvidada
mañana oscuro de la pasión ahogada.”



“Retrato otoñal”

“Pintor, sé que no puedes imitar
a pesar de que seas un artista
su sonrisa de brillante amatista
pero intenta sus labios colorear

Un lienzo de otoño puedes pintar
pues ya hace tiempo la perdí de vista
¿Cómo dibujarla sin una pista?
¿Cómo su ausencia vas a retratar?

Pinta una playa vacía de huellas
atardecer de un rincón segoviano
o un cielo difuminado de estrellas

Retrata la luz del sol sevillano
la huella del último verano
o la soledad del dolor insano

Pon luz de luna que escapa a mi mano
o fragancia de las flores más bellas
Dibuja el sonido del dulce piano

Plasma aquí la salitre de éste mar
o el brillo de sus ojos al mirar
Si pudieras todo eso expresar
a mi amor entonces podrás dibujar.”


La historia del cine se ha visto entrelazada en numerosas ocasiones con el arte de la pintura, dos expresiones artísticas que indudablemente tienen mucho en común. Sin ir más lejos, la colaboración de Hitchcock con Dalí (Spellbound, 1945) fue un inmejorable ejemplo de lo que estoy hablando. Pero adentrándonos en el cine negro podemos encontrarnos con obras maestras que giran alrededor de determinadas obras pictóricas. El primer caso que me viene a la cabeza es "Portrait of Jennie" en el que William Dieterle nos sorprende con un final donde admiramos el retrato de Jennie en technicolor, cuando el espectador ha asistido a un film en blanco y negro. Otra película es "Laura". Aquí el protagonista teniente McPherson (Dana Andrews) se enamora perdidamente de Laura mediante un retrato que cuelga de la pared. Otros dos magníficos ejemplos los expuso Fritz Lang con "Sacarlet Street" y "Woman in the window", en el que Edward G. Robinson es un artista enamorado de una mujer fatal a la que retrata. En homenaje a todas esas obras maestras del cine donde coinciden las dos formas de expresión artística he querido redactar ésta entrada y permitirme escribir esos versos. La primera imágen es el retrato de Jennie. La segunda, es el retrato de Laura. Ésta útlima imágen pertenece a "Woman in the window" y vemos a Edward G. Robinson paseando por delante de un retrato que reclama toda su atención. Para terminar con un bonito broche, la colaboración de Salvador Dalí con Alfred Hitchcock en "Spellbound" (1945), diseñando el sueño de Gregory Peck.



11 comentarios:

ARVIKIS dijo...

¡QUE BONITOS ESOS SUEÑOS EN BLANCO Y NEGRO! Magnífico poema
Arvikis

39escalones dijo...

Breve pero estupendo recorrido por las relaciones de cine y pintura (yo añadiría las biografías de algunos pintores como Rembrandt con Charles Laughton o Van Gogh con Kirk Douglas, cintas como "Goya en Burdeos", "El retrato de Dorian Gray", "La ronda de noche", "El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante", "Séraphine"...).
Mira, me has dado una idea para un Cine en Serie. Gracias.
También recuerdo el famoso chiste ése de: "oye, ¿a ti te gusta la pintura?"; "sí, pero más de dos botes me empalaga...".
Un abrazo.

Kinezoe dijo...

Me encantan todas las películas de las que has hablado (al principio no caía en cuál era "Scarlet Street", y es que yo la conocía por "Perversidad"... Jeje...). Bonito recordatorio de la unión entre estas dos artes, cine y pintura.

Saludos.

Dana Andrews dijo...

Gracias Arvikis, me alegra que te gustaran los poemas. Gracias 39escalones por exponer esa lista que vuelven a unir las dos expresiones artísticas. Estoy deseando ver ese Cine en serie. Bueno, Kinezoe, tengo la costumbre de llamar a las películas por su título original debido a las atrocidades que se han cometido en numerosas ocasiones al trasladarlas al castellano. En cualquier caso, durante mucho tiempo, yo también la llamé "Perversidad". Un abrazo y muchas gracias.

mi nombre es alma dijo...

El cine es la poesía de lo visual, que mejor que una mezcla de estas dos expresiones.

Un abrazo

Raúl dijo...

En su día escribí una entrada a partir de esta película. fantástica, con su banda sonora tan llena de Debussi. De hecho, me sorprendo al comprobar sobre cuantas películas "pictóricas" he escrito.

Manchas de Tinta dijo...

Tomo nota de las películas que habeis mencionado. Saludos.

Aniovedh dijo...

Wooo, como menciona "Manchas de Tinta", tomando nota de las películas mencionadas, sobre todo Laura, por alguna razón me atrae mas. Saludos!

Dana Andrews dijo...

Además, Alma, recuerdo el poema que leíste sobre Jennie. Me encantó; eso también fue un gran regalo. La música es otra parte fundamenteal de l cine negro, Raúl. Muchas gracias. Tomarás nota, Manchas, como Mike Hammer. Aniovedh, "Laura" es la película policiaca más mágica que existe...y Dana Andrews se sale en su papel de Teniente McPherson. Gracias.

Vivian dijo...

Y es que, el cine y la pintura tienen mucho en común… ¿verdad? ;)
No sabes como me gustó llegar hoy aquí y descubrir esta magnífica entrada cinéfilo-pictórica, me encantó.

Un beso

Dana Andrews dijo...

Gracias, Vivian, celebro que te haya encantado...lo sabía.