miércoles, 25 de noviembre de 2009

Perdiendo el otoño

¡Cómo pasa el tiempo!. Hace muy poco que estábamos dando la bienvenida al otoño, al dorarse de los paisajes y a las hojas muertas y ahora no le quedan tan siquiera ni veinte días. El otoño se nos va, eso es lo que dice el gélido viento blanco del invierno que se aproxima a pasos agigantados cubriéndolo todo de una pureza que renueva y borra las viejas y perdidas pasiones. A mí me gustaría alargar su final, como el borracho en la barra del bar que espera alargar su último trago. Así que me parece bastante apropiado para éste tiempo volver a recordar la poesía hecha música, la balada del perdedor por excelencia. Frank Sinatra dijo que Tony Benett, Dean Martin y él eran los últimos tres supervivientes de esa rara tribu llamada "cantantes de bar". Esto es una breve muestra de lo que quería decir.

Frank Sinatra interpreta "one for my baby" mientras la niebla londinense cubre las últimas farolas en apagarse. Se revuelve por los callejones olvidados enrevesándose en los portales del recuerdo. Londres calla y Frank canta:



Letra traducida de ésta versión de "One for my baby":

"Son las tres menos cuarto
no hay nadie aquí excepto tú y yo
Así que, sírvete algo Joe
tengo una pequeña historia que pienso deberías conocer
Estamos bebiendo, amigo mío
por el final de un breve episodio
Sirve una por mi chica y otra más para el camino

- Enciende el cigarrillo -

Conozco la rutina
echa otra moneda en la máquina
me siento un poco mal
¿no puedes poner algo de música sencilla y triste?
Te podría contar un montón de cosas
pero no resulta digno de caballeros
Una por mi chica y otra más para el camino

Tú nunca lo has sabido
pero, Buster, soy un tipo de poeta
y tengo un montón de cosas que me gustaría decir
Mmmm... si estoy tristón, por favor, escúchame
hasta que lo haya soltado...

Bueno, esto es todo
Y, Joe, se que empiezas a estar ansioso por cerrar
Gracias por la cerveza
espero no te importe que te soltara el rollo...
Pero ésta angustia que albergo pronto debe ser sofocada
o explotará
Sirve una por mi chica y otra más para el camino
Es largo, es largo...
¡Dios, es muy largo...!"


El clip de video está extraído del DVD de Frank Sinatra en directo desde Londres (1970)
Sigamos disfrutando lo que queda de otoño.

9 comentarios:

mi nombre es alma dijo...

El otoño lamentablemente cada vez dura menos.

Me quedo un ratito escuchando.

Un abrazo

Manchas de Tinta dijo...

Imagino al pobre camarero cansado con ganas de cerrar e irse a casa. Saludos amigo.

Dana Andrews dijo...

Gracias, Alma y Manchas por comentar en ésta entrada tan "musical"... un poco más alejada de lo que suelo escribir siempre.

atikus dijo...

Jaja...pues si dentro de nada llegara la Navidad, las campanadas y todo eso...como pasa el tiempo, incluso para el tiempo, menos para Frank en la barra del bar, pobre camarero!!...jaja, a mi me a pasado alguna vez eh!

saludos

por la penúltima :)

roberto dijo...

Perdemos el otoño, pero nos queda Frank... y los camareros, por supuesto.

Dana Andrews dijo...

¡Pobre vida la del camarero!. De todas formas, si el que estaba al otro lado de la barra fuera Frank cantando ésta maravilla yo me convertiría en barman por un rato... ¡y sin hora de cierre!. Gracias, Atikus ...¡por la penúltima!. Gracias, Roberto...¡que haría yo sin ulos camareros!.

Pilar dijo...

Preciosos pensamientos y preciosa canción. El invierno también tiene su encanto y pronto llegará la primavera. Gracias, Dana, por facilitarme la entrada a tu casa.

Dana Andrews dijo...

Gracias a tí, Pilar. Espero que vengas a casa siempre que quieras...ya sabes que puedes considerarlo tu hogar. Un abrazo y muchas gracias.

© Reina dijo...

La mía es "My way" (of course!)
Ya volverá el otoño melancólico y, sobre todo, la primavera, sí por dios, ¡¡la primavera!!! (queda menos). Por el invierno paso de puntillas, como si no existiera (y no existe en mis sueños). Siempre nos quedará "La Voz".

Un beso, Dana. :) Reina