sábado, 7 de noviembre de 2009

Otro más para el otoño agónico


Para estos últimos besos de otoño en los labios del cercano invierno, un último poema (soneto alterado) que podría ser narrado...por ejemplo, por un árbol ... desnudo.

"Huellas de tu pelo en otoño"

"Como se enreda el viento en los árboles
despeinando sus hojas con furor
mis dedos lo hicieron en tus albores
liados en tu noche de mi amor

Como gimen, sollozan los ramajes
gritos desesperados de dolor
tu pelo es un suave y dulce quejido
incomprensible al sonar su canción

Como cae al suelo la hoja dorada
sin rozar tu cara empapada en sol
así cae mi lágrima olvidada
sin rozar tu maltrecho corazón

Hoja muerta de imborrable huella
herido el árbol, desnudo sin tí
Lágrima seca, el dolor hace mella
herido de amor me enfrento a mi fin."

16 comentarios:

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Puede parecer extraño, pero de siempre el otoño ha sido mi estación del año preferida. Me encanta pasear por bosques y parques llenos de árboles desnudos y pasar por encima de las hojas desheredadas escuchando música.
Saludos

© Reina dijo...

¿Sabes lo que más me ha gustado?: los colores que me has trasmitido y sólo has dicho "dorado", pero he podido sentir esos anaranjados, ocres, rojizos. Tan cálidos.
Besos. :)Reina

Dana Andrews dijo...

También mi estación favorita, Crowley. Me ha encantado tu expresión "hojas desheredadas". Gracias. Gracias, Reina...tus comentarios, también, siempre tan cálidos.

atikus dijo...

Bonito poema, se lo merece el otoño...también me encanta a mi, sin duda es la época del año en la que mas predispuesto estoy para el amor...mas que la primavera, o el verano sin duda...tanto calor, sin contrastes, jaja!!


saludos

Dana Andrews dijo...

Paradójicamente a tus palabras se dice que es un tiempo de desamor. Pero como todo suele empezar cerca del final...en otoño también puede nacer un nuevo amor. Gracias, atikus.

ARVIKIS dijo...

PRECIOSO POEMA. GRACIAS POR TU BLOG Y ESOS RECUERDOS DE CINE EN BLANCO Y NEGRO QUE TANTO ME GUSTAN. SIEMPRE NOS QUEDARA EL BLOG.
ARVIKIS http://raicesdepapel.blogspot.com

mi nombre es alma dijo...

A mi también me encanta el otoño, el de verdad, no este sucedáneo que teniamos hasta el momento. El otoño es desordenado y vivaz.

Estupendo poema.

Un abrazo

Dana Andrews dijo...

Siempre nos quedará...a falta de Paris, Arvikis, Gracias a tí por comentarme. Sí que es buen otoño éste, Alma...de verdad, muy vivaz. Muchas gracias.

Francisco Ortiz dijo...

Triste, intenso poema otoñal en el que hay pérdidas y cambios. Pero siempre mejor todo "herido de amor".

Amaya dijo...

Historia mágica la que cuentas en los últimos albores de un otoño que va dejando paso...
Todo tiene su paso, la naturaleza, los sentimientos, nuestra vida...
Muy bonitas palabras.
Besos

Dana Andrews dijo...

Gracias, Amaya. El otoño es mágico...es fácil hablar de él.

Raúl dijo...

Mágico o no, pero pocas "situaciones son más favorables a lo poético que un buen otoño.

Dana Andrews dijo...

Qué cierto lo que comentas, Raúl. Muchas gracias.

Dana Andrews dijo...

Gracias también, Francisco Ortiz. Me gustó eso de herido de amor...quizás debiera haber sido así...

Kinezoe dijo...

A mí también me gusta el otoño, y como a Crowley, pasear por encima de las hojas caídas escuchando su acompasado crujir. Podría sonar violento, pero nada más alejado de la realidad: también en lo inerte de estas hojas hay belleza. Bonito poema, Dana.

Un saludo.

Dana Andrews dijo...

Gracias Kinezoe. Parece mentira la vida que encierra lo inerte de una hoja otoñal. Un abrazo.