jueves, 29 de octubre de 2009

Eva del pasado


"El cielo ya no tiene ningún color
porque se fueron tus ojos azules
y del fuego sólo quedan despojos
al apagarse tus labios rojos.
Las fresas ya perdieron su sabor.

En los sueños aún respiro tu olor
que me emborracha y contigo me lleva
porque eres tú mi eterna musa, mi Eva
es un sueño que hasta tí me eleva.
Mi aliento es tu perfume embriagador

Gilda, dame de tus labios el licor
mi amor imposible, mi mujer fatal
retrato de Jennie en un ventanal
para mí tan imposible de alcanzar.
Son versos que escribo en una postal
trazos en lienzo de eterno soñar
grito en la niebla de mi desamor

Dime, ¿por qué es tan dulce tu dolor?
es una rosa que brilla en el barro
que lleva la muerte marchita en su carro
y yo aquí, a tu soledad, me amarro.
Dime, ¿por qué descubres tú mi temor?

Tuyo es ese persistente rumor
del viento en la hojarasca de mis besos
de mis noches de bar y de excesos
de la hoja muerta en la ruina, rima de mis versos
tuyo, el sonido del otoño en flor

¿Por qué me recuerda a tí éste color
de la hoja dorada y arrastrada
hasta el hueco en mi corazón volada,
música de tu caricia robada?.
Pintas de octubre la ausencia de tu ardor.

Impávida ante mí esperas paciente
esperas yacente mi palabra.

Ayer soñé con un cielo ardiente
cielo rojo, quiero que ante mí se abra.
Ayer soñé que fuiste mi amante
y allí donde el destino se consagra
brilló tu luz como un gran diamante
y allí donde mi amor se desangra
ante tí condené mi absurda alma"


Poesía dedicada a todas las "Gildas", aunque las fotografías sean de Gloria Grahamme y Ava Gardner con un Burt Lancaster intentando escapar de lo que nunca se puede huír...

12 comentarios:

mi nombre es alma dijo...

EL poder de unos ojos, de unos guantes, de una cabellera pelirroja, de una morena piel, de unos ojos....es mucho poder.

Un abrazo

Manchas de Tinta dijo...

Gilda es mucha Gilda, amigo.

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Gilda es muy grande, muchísimo y somos afortunados de que haya Gildas en el mundo.
SALUDOS

Kinezoe dijo...

Son poderosas, tremendamente poderosas. Difícil, si no imposible, escapar de sus encantos... Por cierto, ¿y quién quiere escapar...?

Gran homenaje en forma de poesía. Y yo me pregunto, ¿cómo es que no di con este lugar antes? En fin, encantado de llegar a El Sueño Eterno, gran blog, gran libro, gran película ...y el triste final que a todos nos aguarda.

Un fuerte abrazo, Dana. Y felicitaciones por el blog ;-).

39escalones dijo...

Me ha gustado lo de las "Gildas", así, en genérico. Una buena forma de denominar un estereotipo de un cine que ya no existe (de hecho apenas existen personajes femeninos dignos en el cine americano actual). Hace algún tiempo escribí un microrrelato con Gilda de por medio:

http://fernandosarria.blogspot.com/2008/04/guilty-mambo.html

Dana Andrews dijo...

Demasiado poder, Alma... sobretodo los ojos. Sí que lo es, Manchas... Por supuesto, Crowley que es una fortuna que haya alguna Gilda de carne y hueso por ahí. Nadie quiere escapar Kinezoe. Muchas gracias por tus maravillosas palabras que me dejan mudo, es un placer encontrarte de comentarista. 39escalones, ya he leído el relato. Me ha encantado su final prodigioso y cinematográfico y la manera en la que describes lo negro del cine negro. Desde aquí recomiendo a todos mis visitantes la lectura de éste relato que podéis encontrar en la dirección que puso 39escalones al final de su comentario. Ya, de paso, un paseo por los versos de Fernando Sarría no estaría nada mal. También muy recomendable e indispensable. Muchas gracias a todos.

Francisco Ortiz dijo...

Me quedo con estos dos versos sugerentes:
"Tuyo es ese persistente rumor
del viento en la hojarasca de mis besos".
La hojarasca de mis besos... Buena imagen poética y ríspida.

Dana Andrews dijo...

Muchas gracias, Francisco. También tengo cierta predilección por esos versos. Muy bonita la definición de "ríspida". Gracias.

Amaya dijo...

Que nunca se apaguen esos labios rojos y, ese fondo en blanco y negro... y, siempre habrá una Eva...

Dana Andrews dijo...

para éste Adán?...jeje. Muchas gracias.

atikus dijo...

Estupenda poesialas gildas se lo merecen...

quien quisiera escapar de esas zarpas?...las de Ava son impresionantes, ¡que belleza, por dios!!!


saludos

Dana Andrews dijo...

Gracias Atikus. Lo mismo pensaría Sinatra, ¿quién quisiera escapar de las zarpas del animal más bello del mundo?.