viernes, 2 de octubre de 2009

EBRO




Si de un rio orgullosa está tu ciudad, ante sus orillas te lanzarás a pasear
y sus aguas no podrás dejar de mirar, tristes aguas que te van a acompañar
en ese triste navegar en que sólo puedes recordar
lo malo que eres en el arte de amar.

Curioso cómo el rio te puede llevar hasta el dulce amor que viste pasar,
ése que no supiste conservar o ni siquiera realizar,
ése que está en el fondo de un mar imposible de alcanzar.


"Ebro"

"Paseo a las orillas de tristeza
bulevar de los sueños ahogados
en éste rio negro están varados
y el sol no sale de entre la maleza

Un rio que discurre con pereza
por respeto a los abandonados
el rumor de los besos robados
despertando en la noche con destreza

Rio nocturno, playas olvidadas
mojas mis labios, no te puedo besar
bañas mis orillas erosionadas

Me arrastras, me matas, me haces recordar
pesadillas cada noche soñadas
pesadillas de no volverla a amar."


La primera fotografía del Ebro en la Zaragoza antigua es de José Antonio Duce

4 comentarios:

roberto dijo...

Dios mío, la primera fotografía parece Nueva York... Es preciosa.

mi nombre es alma dijo...

Toda vida puede compararse a un rio, y siendo éste el Ebro, con más motivo.

Un abrazo

Amaya dijo...

Sí que es preciosa esa fotografía, acompaña muy bien tus versos. Déjate seducir por los reflejos de sus aguas.
Un saludo

39escalones dijo...

Pues sí, en la primera foto cabría un banco con Allen y Keaton sentados viendo la vida (y el amor) pasar de largo...
Saludos.