lunes, 26 de octubre de 2009

"COTTON CLUB" (Francis Ford Coppola. 1984)


Aquí me dispongo a hablar de una de mis películas favoritas de toda la historia en la que se complementan de manera perfecta el argumento con la música creando el ambiente más propicio para sentirnos en mitad del Harlem de los años treinta. Coppola recrea a la perfección el corrupto mundo del cine negro oscureciéndolo aún más con la intervención a cargo de la banda sonora del maestro John Barry que, sirviéndose también de clásicos del jazz, con sus propias composiciones impregna toda la cinta del inconfundible sonido del Cotton Club de la década de los treinta. La película es una obra llena de detalles, por ejemplo, en el aspecto de la ambientación. Coppola hace que nos sintamos en la sala del famoso club de Harlem con la aparición de las estrellas de la época. Así podemos ver a algunos extras representando a estrellas de la época que eran asiduos al espectáculo del Cotton Club. Podemos ver a James Cagney, a Gloria Swanson o a un perfecto imitador de Chaplin. Son detalles que pueden parecer insignificantes pero son indispensables. Nos encontramos en el Harlem de los años treinta y Coppola nos mete de lleno en dos de los grandes problemas de aquélla época. Por un lado, vemos a dos protagonistas inocentes (Richard Gere y Diane Lane) atrapados por esa oleada de delincuencia que tuvo lugar con las bandas de gángsters y el final de la ley seca. Aquí destaca el papel de Bob Hoskins como Owney Madden, propietario del Cotton Club y el gángster con "más cabeza" de todo Harlem. Prueba de ello es que, cuando las cosas se ponen feas, acaba por echar mano de Lucky Luciano. Owney Madden siempre está acompañado por su inseparable amigo interpretado por Fred Gwynne, una relación muy cómica. Tambien destaca el papel de James Remar como Dutch Schulz, el peor gángster de Harlem, como uno de los villanos más malvados y mejor logrados de toda la historia del cine. Por otro lado tenemos el problema del racismo y su explosión en ésta década con la matanza del dia de San Valentin (ordenada en Chicago por Al Capone). Coppola profundiza en éste problema dejándonos ver la descriminación racial, sin ir más lejos, en el propio Cotton Club donde actúan sólo gente de color y sólo pueden acudir a verlos los blancos. También nos deleita, de paso, con uno de los primeros papeles de Samuel L Jackson. Ante todo éste ambiente tenemos a Richard Gere como Dixie Dwyer, un modesto trompetista de jazz que sólo toca en bandas afroamericanas, y que verá cómo su vida toma un giro drástico al salvar la vida accidentalmente del gángster Dutch Schulz. Esa misma noche también conoce a Vera Ciceron (Diane Lane) que se convertirá desde entonces en la amante de Schulz y de Dwyer a partes iguales. Una relación a tres bandas realmente tormentosa. Richard Gere está intachable con su gran papel de Dixie. Diane Lane está seductora e irresistible tanto de morena como de rubia. Realiza a la perfección el papel de una jovencita fría y calculadora que asciende rápidamente valiéndose de su físico hasta conseguir ser la dueña de un club propio, el Vera's Club. Racismo, delincuencia, relaciones tormentosas y mucho swing y jazz del bueno para completar una obra maestra. Mención especial a Nicolas Cage como el hermano tonto de Dixie que también trabaja para el holandés Schulz y acaba...muy mal. También tengo que hablar del papel de Gregory Hines como el bailarín del Cotton Club Sandman Williams, que comienza una turbulenta relación con una cantante del club (bien pudiera ser Lena Horne) y hará frente a muchos problemas raciales por ser una pareja mixta. Espero que la veais y disfruteis con la música que hizo temblar el mundo hace setenta años, con el swing de Cab Calloway o Lena Horne. Os dejo con unos videos de la película.
Canción: "Ill wind":

Diana Lane cantando "Am I blue?" y la escena "Dixie kidnaps Vera" con música de John Barry:

14 comentarios:

© Reina dijo...

¡¡¡Maravillosa película!!! No recuerdo cuántas veces la he visto..., y la banda sonora de lo mejor que escuchado.

Buena elección a la luz de la luna.

Un besazo. :) Reina

mi nombre es alma dijo...

Vengo a leerte, pero sobre todo hoy voy a escuchar.

Un abrazo

39escalones dijo...

Nunca he entendido el fracaso comercial de la película (aunque no me convence para nada, como siempre, el papel de Gere): buen guión, buena escenografía, una historia sólida, excelente música, fenomenalmente dirigida, y se pegó un buen planchazo, quizá por parecer diseñada para la conquista de premios más que para el público.
Abrazos.

atikus dijo...

Estupenda peli, me encanta ese ambiente que tiene, estuve hace dos años en la entrada del teatro apolo en Harlem...bueno no es lo mismo jeje...la verdad es que esa época de gansters debía ser muy chula si estabas en el bando de los que disparaban y estaban con chicas jaja!!


Estupenda peli ahora en serio ;)


saludos

Dana Andrews dijo...

Muy bonito lo de la luz de la luna, Reina, muchas gracias. Haces bien en escuchar, Alma. Es una música maravillosa y la de la escena del rapto de Dixie a Vera es una de las canciones más bonitas que se han escrito para una película. El título de la canción es "Dixie kidnaps Vera". Yo tampoco entiendo el fracaso comercial, 39escalones... Supongo que era une époica en que el mundo del hampa no tiraba. Pero...que no tire la buena música es más raro aún. Gracias, Atikus. No es lo mismo el Harlem de ahora pero tiene que guardar algo de aquél encanto seguro.

Bogart dijo...

Preciosa elección y mejor banda sonora.

Un abrazo y suerte con lo de sabina.

Dana Andrews dijo...

Gracias Bogart...lo de Sabina es casi imposible ya... a no ser que vaya a verlo a Córdoba.

Amaya dijo...

Recientemente disfrutada, sólo tengo ganas de verla nuevamente, mezcla fantástica de música e historia de los años treinta, con una ambientación que te invita a fantasear con esa época no vivida por nosotros pero con un toque de atracción...
También se demuestra que no todas las películas de este blog son en blanco y negro... cuando una película lo merece, tiene aquí su sitio.
Un abrazo

Dana Andrews dijo...

Gracias, Amaya or tus palabras, sobretodo las últimas. No todo es blanco y negro...pero siempre fue mejor no?

Francisco Ortiz dijo...

La he visto dos veces, y ambas me dejó frío, pero después de leer tu texto voy a darle la tercera oportunidad.

Dana Andrews dijo...

Graicas Francisco por tu confianza en mi texto. Espero que ésta vez no te decepcione. Hay bastantes escenas que me conmocionan y me encantan pero voy a relatar dos. La reconciliación de los hermanos Sandman encima del escenario me emociona hasta tal punto que me arranca alguna que otra lágrima. La escena en la que Diane Lane "llora" sangre (llanto simbólico producido por un asesinato que le salpica en la cara) me deja helado y, al mismo tiempo, admirado. Una escena prodigiosa. Espero que a la tercera vaya la vencida Francisco. Un abrazo.

Raúl dijo...

La peli es interesante hasta el punto, de que puede ser el único papel de Gere que me interese algo.
Tu entrada, muy buena.

Rick dijo...

Gran blog, me hago seguidor tuyo

Dana Andrews dijo...

Sí, Raúl. También a mí me pasa idénticamente igual con Gere. Quizás no sea mérito de Gere si no de Coppola. Muchas gracias. Bienvenido Rick, es un placer tener un nuevo seguidor y celebro que te guste éste blog. Muchísimas gracias.