sábado, 7 de enero de 2012

In cold blood (Richard Brooks. 1967)

Robert Blake como el asesino Perry Smith, antes de ser ejcutado

A sangre fría... han terminado las frenéticas fiestas navideñas, el nuevo año llega desalentador pero, en contra de toda inclemencia, intentaremos retomar el ritmo asiduo de este blog y de paso, volver al cine, que había quedado un tanto relegado a los constantes devaneos poéticos. Y así llegamos a una de las pocas películas que no pude disfrutar en las sesiones que el año pasado se ofrecieron de Libros filmados, error que he podido solventar estas vacaciones invernales (vacaciones???) al leer la novela de Truman Capote que inspiró esta película dirigida por Richard Brooks un año más tarde que la publicación, en 1967. La novela de Capote es una densa historia periodística, casi un estudio, sobre un estremecedor hecho real: el asesinato de la respetable familia Clutter (padre, esposa y dos niños), granjeros adinerados de Holcomb, Kansas, sin un motivo aparente, mientras dormían en su casa. Al concluir la novela, el lector puede dibujar en su memoria, a la perfección, cada personaje con todos sus rasgos, su personalidad, sus problemas e incluso sus inquietudes. Así de detallado es el relato de Truman Capote sobre esta matanza ocurrida en 1959, siete años antes de la publicación.


Los asesinos reales, Richard "Dick" Hickcock y Perry Smith. Resulta sorprendente el parecido con los actores elegidos
Pero precisamente el reto al que se enfrenta en la película Richard Brooks es contar toda la historia y esbozar, igual que en la novela, la personalidad de cada personaje, intentando que los espectadores lleguen hasta el final, conociendo a los personajes del mismo modo que el lector, al final de la novela. Y Brooks lo consigue. Con un ritmo trepidante, enlazando escenas y secuencias de manera admirable, el director nos sitúa, en un momento, en la misma noche del crimen. Por poner un ejemplo del ritmo con que se suceden las escenas recordaré el momento en que la pequeña de los Clutter, Nancy, está hablando por teléfono con su amiga. En el cambio de escena el que sostiene el teléfono es Perry Smith (Robert Blake), en una terminal de autobúses. Al otro lado de la línea alguien pregunta el nombre a Perry pero quien responde es Dick Hickcock (Scott Wilson), en otra escena diferente, mientras está cargando de combustible el vehículo en una estación de servicio. Estas escenas están enlazadas casi sin dejar tiempo para que el espectador reaccione y en un abrir y cerrar de ojos, se han presentado los personajes. La película discurre con el mismo ritmo y así se suceden de manera trepidante, la noche del asesinato, el viaje a Méjico, las constantes alucinanciones de Perry, pero también sus miedos y sus complejos; la vuelta a Kansas, las compras con cheques falsos para hacerse con dinero fácil y rápido, el cambio de matrícula en un vehículo robado e incluso el fallido intento de asesinato contra un conductor que les recoge en la carretera. En resúmen, Richad Brooks lo cuenta todo y esboza a la perfección los retratos de cada personaje. Dick Hickock y Perry Smith son , al fin, detenidos por Alvin Dewey (un estupendo John Forsythe, con algún "ramalazo Bogart") por el asesinato de cuatro personas y en principio, tan solo asesinadas por el mísero botín de 40 dólares y una radio. Sí incluye Brooks a un nuevo personaje que no está en la novela, el reportero interpretado por Paul Stewart, en el que podemos adivinar una suerte de Truman Capote, la voz que en la novela va narrando todos los pormenores de la investigación.
Robert Blake (Perry Smith), Alvin Dewey (John Forsythe) y Scott Wilson (Dick Hickcock). Apresados
Al igual que Capote, Brooks deja hábilmente hasta el final la duda de quién empuñó la escopeta que arrebató la vida de los Clutter y en conclusiónm, tanto en obra literaria como cinematográfica, el espectador-lector se preguntará si la sangre fría que tuvieron Smith y Hickock la noche del asesinato no es la misma sangre fría que tiene los hombres que condenaron y ejecutaron en la horca a estos dos sangrientos asesinos. Si bien es cierto, que la novela profundiza más en el problema de la pena de muerte, debo decir que en ningún momento decepciona en ese aspecto la película sino que este hecho acompaña perfectamente al resto de la historia y la completa, redondeando un film sobresaliente salpicado de manera perfecta por el jazz insuperable del majestuoso Quincy Jones. Y ahora les dejo con el trailer:



Smith y Hickock, entre rejas

Y ya que hablamos de asesinos, el próximo número de La Caja de Pandora, dedicado `precisamente a los asesinos, verá la luz el día 9, lunes. Estaremos pendientes.

24 comentarios:

El Tirador Solitario dijo...

Me encanta esta película, Marcos. Y además el coloquio de QGEC fue estupendo aquella noche. Recuerdo algo que dijo Juan Miguel Lamet, y es que estando él radicalmente en contra de la pena de muerte...pues viendo la película, no siente la menor pena ni clemencia por esos asesinos.

Un abrazo, y que hayas tenido unos buenos Reyes!!

PEPE CAHIERS dijo...

Recuerdo los instantes finales de la película, con la ejecución y el título de la misma. Contundente y sin palabras.

MucipA dijo...

Parece muy interesante la manera de presentar a los personajes en la película, si bien se parte de la gran calidad literaria de la que hablas.

Este post sería un buen artículo para el número 3 de La Caja de Pandora que ya está a la vuelta de la esquina (te adelanto que he visto la maquetación y pinta muy bien, tengo enchufe con mi cuñado, el amigo Crowley, jeje).

Y, por supuesto, el buen cine aderezado con buen jazz... es la combinación perfecta.

¡Ah! Respecto a la obra CAOSMOS, sí que escribí un post en mi blog donde incluía el vídeo, fue una entrada de hace casi dos años, y puedes acceder a ella pinchando aquí

¡FELIZ 2012!

Besos.

miquel zueras dijo...

He ilustrado la portada de tres libros de Capote y me encantaría que algún día me encargaran la portada de éste que ya he leído tres veces. Irónicamente Robert Blake fue acusado -y absuelto- del asesinato de su esposa. Poco después de "A sangre fría" Blake protagonizo la interesante "La piel en el asfalto" en el papel de un policía obsesionado con Alan Ladd. Abrazos. Borgo.

Marcos Callau dijo...

Yo no había visto esta película hasta hace unos días. Fui espectador fijo de "Qué grande es el cine!" pero ese día me lo perdí. Un abrazo, Tirador.

Desde luego que es contundente, un final lapidario en toda regla. Gracias por comentar Sr. Cahiers.

Sí, Mucipa, me acabas de recordar que he olvidado poner el enlace y el recordatorio a "La caja de Pandora". Gracias por recordármelo. Y gracias también por darme el enlace a CAOSMOS. Besos.

Me sucedió algo extraño, Miquel, navegando por internet cuando en google busque "In cold blood" Y es que encontré una portada de una edición de bolsillo que creí que era tuya. Al final no lo era pero espero que te encarguen alguna vez esta obra. Un abrazo Miquel.

roberto dijo...

Un libro y una película demoledores. A veces la triste realidad da para mucho...

Marcos Callau dijo...

Yo creoq ue da para todo, Roberto. El eterno realismo. Un abrazo!

abril en paris dijo...

Buen libro una narración fria como el mismo asesinato.
La pelicula es buena pero el libro..superior.
Recientemente han hecho dos sobre Truman y en ellas sale todo lo referente a ésta historia. En IMDB hay una reseña como seguramente sabes. Tambien me gustó.
Cine negro con un guión muy interesante.( a la que tú haces referencia )
Un beso Marcos

Licantropunk dijo...

Sí, señor, Brooks lo consigue. Es una película de captar el ambiente, la psicología de los personajes. Y una novela que marcó un hito en la literatura mundial.
Buen aperitivo antes de ese empacho de asesinos que estamos deseando pegarnos mañana.
Saludos.

Marcos Callau dijo...

No había leído la reseña de IMDB pero gracias por poner aquí el enlace, Abril. Besos.

Elk retrato de los personajes, más profundo en la novela, es también espectacular en la película. Eso, eso, a empacharse. Un abrazo, Licantropunk.

ethan dijo...

Un peli con muchas lecturas. Las transiciones, como has dicho, son muy buenas. Brooks hace una de sus pelis mejores, desde luego. Y sí, todo parece indicar que es un alegato en contra de la pena de muerte cuando Capote/Brooks igualan ambas sangres igual de frías.

Saludos!

Marcos Callau dijo...

Creo que esa es la conclusión a la que se llega, después de ver ese final tan... frío. Saludos Ethan.

Yuri Zhivago dijo...

Gracias Marcos por recordarme que tengo que ver esta película y es que hace un par de años leí el libro y me impresionó la narrativa de Truman Capote y ese asesinato por una mísera cantidad de dinero.Al poco de leer el libro adquirí la película pero ha estado durmiendo en un disco extraible esperando a que tu escribieras sobre ella para yo decidirme a verla tal vez esta noche.
Un abrazo.

WOLFVILLE dijo...

El libro es uno de mis favoritos y la película es soberbia, aunque coincido con la opinión de Capote en que si el libro es un caleidoscopio de personajes el film está quizás más enfocado a los dos asesinos. La voz de la familia Clutter está en el film, pero no tiene la importancia que en el libro.

También hay que entender que a la hora de adaptar una novela tan densa, Brooks usó la mejor opción posible y sin duda la película funciona maravillosamente. Lo mejor es considerarla pareja al libro y degustar ambos juntos.

Un saludo.

Antonio Callau Pérez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Marcos Callau dijo...

Me alegro de tal coincidencia, Yuri. La novela se me hizo, en cierta manera, un poquito densa por su caracter periodístico, pero está claro que es una obra admirable. Espero que te guste también la película. Ya me dirás. Un abrazo.

Es muy cierto que los Clutter tienen mucho mayor protagonismo en la novela. De todas maneras, creo que la película, de enfocar del mismo modo que la novela todos los asuntos que trata, hubiera sido el film más largo de la historia. Gracias por pasar y por comentar Wolfville. Un saludo.

Alamut dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alamut dijo...

Es de esos casos en los que libro y película son imprescindibles. Es cierto que Capote concibe la historia como una apología contra la pena de muerte. Sin embargo, en el libro trasciende (más que en la película) la "preocupación" de Capote porque la ejecución de la pena se posponía una y otra vez. Él tenía la obra escrita, a falta del fatal desenlace, que se fue dilatando en el tiempo. Cuando por fin llega la ejecución, es cuando la obra de Capote tiene sentido. Y eso, desde mi punto de vista, queda reflejado en el planteamiento del final del libro.
Gracias por tan fabulosa entrada.
Saludos

ATTICUS dijo...

1º decirte que se echaba de menos
el cine ya eh!
Bueno en cuanto al filme a mi personalmente es una pelicula que me pone nervioso,pero sin duda es
muy bueno y asi lo refleja en mi nerviosismo,sobre todo cuando pasa
toda la trama del crimen.
Un abrazo y enhorabuena por el post

♥ ♣ ֵֶєρσ¢ค ∂σяค∂คֵֶ♣ ♥ dijo...

Hola Marcos! dicen...que siempre está mejor el libro que su película. Y es cierto, por lo menos yo lo he comprobado..siempre me quedo con el libro jeje..Siento no poder opinar sobre este, porque ni lo he leido ni he visto esta peli, pero...queda apuntado en mi agenda, como posible opción...
Te dejo besos dorados...que tengas un buen día!

Einer dijo...

El libro me encanta pero no he visto la película. Habrá que ponerle remedio.
Se echaba de menos el cine por aquí.
Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Hola Alamut, bienvenido a este blog. Esa agonía final se alarga de manera cruel en la novela (cruel para los asesinos) y me parece clave a la hora de meditar sobre la pena de muerte. Gracias por pasar.

Supongo que al saber cómo termina a estos e debe tu nerviosismo (como...¡que pase ya!) A mí me gustó mucho. Un abrazo.

Yo creo que es una de esas muchas que hay que ver y leer, sí o sí, Época. Besos.

Gracias por pasar a comentar, Einer. Espero que te guste la película. Un abrazo.

acróbata dijo...

No he visto esta película, pero si he leído el libro. Destacaría como un tipo muy inteligente y sin escrúpulos utiliza a un psicópata acomplejado para llevar a cabo su siniestro robo. En cierto modo Capote retrata fielmente a dos personalidades asesinas bien definidas: El que mata por un interés y el que desinteresadamente asesina a sangre fría sin ningún tipo de problema. La verdad es que formaban un binomio aterrador, un cobarde de cara a la vida y otro cobarde a la hora de la muerte.

Saludos.

Marcos Callau dijo...

Es cierto Acróbata. Perry Smith es, en cierto modo, utilizado pero exactamente el robo... no sé, solo se llevaron 40 dólares. Los dos estaban para encerrarlos... Muchas gracias por pasar y comentar. Saludos.