lunes, 3 de octubre de 2011

Duel (Steven Spielberg. 1971)

Los dos protagonistas de la película (camión y coche) dispuestos a enfrentarse al duelo en la carretra

Sería injusto por mi parte no reconocer la importancia que tuvo el cine de Steven Spielberg en mi infancia. Crecí con E.T., Encuentros en la tercera fase, Tiburón o las aventuras de Indiana Jones y ya en mi adolescencia, me sorprendió gratamente con Jurassic Park. Todas estas películas están irremediablemente en la memoria de mi infancia. No obstante, aparte de este recuerdo sentimentaloide sobre este tipo de cine, no he visto Super ocho y es que, según creo, toda esa magia de los ochenta no se puede resucitar ni trasladar a estos tiempos. Prefiero mantener el grato recuerdo de todos aquelllos títulos que me acompañaron las tardes de cine en los desaparecidos Cine Mola, Fleta, o Don Quilote. Pero para ser sinceros, si tuviera que elegir una película en la extensa y variopinta filmografía de Steven Spielberg, me quedo con El diablo sobre ruedas (Duel) filmada para la televisión y que descubrí en el programa Qué grande es el cine de José Luis Garci. El diablo sobre ruedas es la tercera película en la filmografía de Spielberg y además de ser un homenaje a Alfred Hitchcock, según las propias palabras del director, es una magnífica conversión en celuloide de otro gran relato de Richard Matheson.

Como único escenario, una larga y polvorienta carretera interminable. Una road movie en la que David Mann (Dennis Weaver), un tipo normal con problemas en su matrimonio y un largo viaje de negocios que realizar, conduce su Plymouth Valiant del 71 a través del desierto. Desde el principio, David, debe soportar la amenaza de un sucio y viejo tráiler oxidado que le hará el viaje imposible durante toda la carretera e incluso, estará a punto de terminar con su vida. La clave de la película es que el tráiler es un personaje más, el villano que siempre se siente presente; un camión que incluso, según se nos muestra en casi todo el metraje, carece de conductor o simplemente, no importa. Una de las escenas preferidas es la que acontece en un restaurante de carretera en el que se han detenido los dos vehículos. En el establecmiento, David intenta localizar al conductor del tráiler sin éxito. El miedo, la presión de David, llega a niveles desesperados y los espectadores le acompañamos en esta sensación de soledad y peligro que un hombre amenazado, en mitad de una carretera casi desierta, puede llegar a soportar.

Realmente el tráiler es mucho más que esto. Es el predecesor del tiburón en Jaws, el del T-Rex en Jurassic Park y la bola que persigue, aunque sea un instante, a Indiana Jones. Y el hecho de que su conductor sea anónimo es un hallazgo para que, precisamente, el peligro se centre en ese monstruo que, contemplado desde un túnel y con las luces encendidas, parece este camión.

El tráiler, la amenaza, tiene vida propia sin necesidad de ser conducido. Prueba de ello es el contínuo chirríar de suy oxidada carrocería, los rugidos del motor que más parecen un estertor de una bestia lanzando el aliento sobre el cogote de David, su presa. A continuación veremos la primera aparición del tráiler en la carretera:

29 comentarios:

Kinezoe dijo...

Impresionante trabajo este duelo con que nos sorprendió un jovencísimo Steven Spielberg. También para mí es una de mis favoritas. No debió de ser nada fácil el rodaje, siempre en continuo movimiento. Tiene muchos detalles que la hacen parecer una obra de madurez, por ejemplo: es todo un acierto que en ningún momento veamos al conductor de ese engendro del diablo (sobre ruedas).

Gran reseña. Me gustó recordar este viejo título de los setenta. Por cierto, qué bien estaba en su papel Dennis Weaver. Si fuera mujer me habría encantado ir en el asiento del copiloto, jejeje... :P

Un fuerte abrazo.

PD: Spielberg, al igual que Scorsese, Coppola, Scott (Ridley) y compañía, ya no es lo que era (tampoco nosotros, dicho sea de paso). En breve comprobaremos lo que ha hecho con Tintín...

roberto dijo...

Una película trepidante, angustiosa y maravillosa para una gran historia de Matheson. Ya podían ser todos los telefilmes así...

ATTICUS dijo...

Yo soy muy fan de Spielberg,lo reconozco abiertamente,creo que ha cambiado la vision del cine y aunque en su filmografia hay muchas que se han llevado la palma
en cuanto a taquilla y espectaculo visual,esta que comentas ess un film apasionante,porque en realidad no tiene nada y lo tiene todo,su personaje Dennis Weaver que
se habia echo famoso por la serie
"Macloud" y aqui realiza un papel
muy interesante.
Es una pelicula de las que mas me gustan de el,si señor.
Buen post Marcos,un abrazo.

Manchas de tinta dijo...

Una película inolvidable.

39escalones dijo...

La prueba, como "Psicosis", de que las historias para televisión no tienen por qué ser malas si se trabaja bien, con ánimo de contar una historia y no para rellenar los espacios entre anuncios. Cualquier parecido con la televisión actual es pura coincidencia.
Abrazos.

Piru dijo...

Sin duda, el cine de Spielberg ha marcado generaciones con el gran espectáculo (de calidad) que sabe ofrecernos en cada película. Personalmente, me sobra un poco ese punto pasteloso que suele tener casi siempre, pero se lo perdonamos con joyas como las que señalas al principio.

Creo recordar que ésta fue su primera película, a mi me pareció sublime la tensión y el paroxismo a los que llega con mostrarnos unas botas de piel, unos guantes oscuros y un enorme camión que avanza sin detenerse ante nada. Es genial

Un saludo

PEPE CAHIERS dijo...

Un Spielberg sin contaminar, en estado puro, en una película sin gran presupuesto que es donde se muestra realmente el talento. Aunque mi favorita es esa obra maestra llamada "Tiburón".

miquel zueras dijo...

Qué buena esta película que aquí se conoció como "El diablo sobre ruedas". Se nota que está nada menos que el genial Richard Matheson al guión. Weaver realizó aquí el papel de su vida. Impactante el final de las serpientes de cascabel. Abrazos. Borgo.

ethan dijo...

Una película de un joven Spielberg, pero que ya parece un maestro. Para la tele, como dices, pero que luego creo que se distribuyó en el cine. El trailer es el diablo en persona, pero se puede interpretar como los propios demonios del protagonista, sus problemas conyugales o de negocios, etc. que lo atosigan. Muy buena.
Un abrazo!

Marcos Callau dijo...

Buenas tardes, Kine. La verdad es que hay momentos, en la persecución, donde Spielber sitúa la cámar en lugares inverosímiles. Cierto, Weaver estaba inmenso. Ves, lo de "Tintín" ya me da más miedo. Un abrazo.

Pues sí, Roberto, aunque la palabra telefilme se asocia normalmente a "bodrio aburrido después de comer". Un abrazo.

Aquí Spielberg está en estado puro, sin los recursos técnicos que empleó en los títulos siguientes. Por eso quizá es de mis preferidas. No vi la serie MacCloud pero sí que me lo han comentado en casa, siempre que hemos visto "El diablo sobre ruedas". Gracias Atticus.

Me alegro que te guste Manchas.

La televisión, como todo, no es lo que era. Es cierto, Alfredo. Gracias por tu apunte de "Psicosis". Un abrazo.

Hola Piru. Sí, a partir de esta película el cine de Spielberg fue una explosión de entretenimiento. Genial lo de las botas de piel. Mil gracias por pasar.

Es que "Tiburón" es el resultado del gérmen de "El diablo sobre ruedas". Yo veo en este tráiler el antecesor del tiburón. Un abrazo Sr. Cahiers.

Richard Matheson es todo un genio y sin embargo, creo que nunca se ha adaptado justamente su clásico "Soy leyenda". El final es una maravilla. Un abrazo, Miquel.

Desconozco, Ethan, si se ofreció posteriormente en salas de cine. Muy bueno tu apunte sobre el diablo. Un abrazo.

Gárgola dijo...

Pues sí, yo recuerdo verla en el cine de verano, aquí en albacete, y es que debido al gran impacto que causó (y a la gran acogida), mas tarde fue estrenada en cines. Cuanto me gustaría que volviese ese Spielberg, que últimamente me parece alejado de aquellos trabajos que lo llevaron a la fama, con títulos como los que mencionas. Veremos aver como le ha quedao ese Tintín, como dice Kinezoe.

Un saludo.

Marcos Callau dijo...

Pues muchas gracias por aclararlo, Gárgola. Ojalá volviera, es cierto. De hecho, la última de Indiana Jones no es ni la sombra de lo que fueron las antiguas. Gracias por pasar. Un abrazo.

Yuri Zhivago dijo...

Tengo vagos recuerdos de esa película pues han pasado unos cuantos años desde que la vi por vez primera pero me quedó grabada la angustia de esa persecución,que como bien dice Ethan representa a la perfección los demonios que a cada uno de nosotros nos acompañan de por vida y que en muchos casos somos incapes de quitarnos de encima.
Para mi una de las mejores sin duda de Spielberg nada que ver con Super 8 más enfocada a las nuevas sensaciones del cine en 3D.

Marcos Callau dijo...

Había escuchado, Yuri, que "Super 8" intentaba recuperar la magia de "Encuentros en la tercera fase" o "E.T." En fin, creo que "El diablo sobre ruedas" es de lo mejor que tiene Spielberg. Un abrazo.

Licantropunk dijo...

"El diablo sobre ruedas" (y "Tiburón", claro) está muy bien, pero a mi me parece una "rara avis" en la filmografía del estadounidense. Su cine posterior, la mayoría de él, será mucho más adornado y grandilocuente (¿y qué narices querrá decir grandilocuente?), que no quiere decir que sea peor, pero es el que recoge sus señas de identidad. Es como si queremos juzgar a Antonio Mercero por "La cabina" en vez de por "Verano Azul".
Saludos.

Juan Risueño dijo...

La he visto media docena de veces, y aún no ha perdido ese clima de intriga claustrofóbica. Cualquier otro director hubiera logrado un fiasco.
A mi de Spielberg la que me creo más lograda es Encuentros en la tercera fase, sin desmerecer a otras muchas.

Saludos

Marcos Callau dijo...

Yo creo que sus señas de indentidad ya están aquí, sin adornos pero, evidentemente, sus películas posteriores son mucho más espectaculares. Un abrazo, Licantropunk.

Es verdad, nunca me canso de ver esta película, Juan. Sí, "Encuentros..." es muy buena. Saludos.

lidia-la escriba-www.deloquenosehabla.blogspot.com dijo...

MARCOS TRIPLE AGRADECIMIENTO DE MI PARTE....HACES INTERESANTE,E INTRIGANTE, LO MAS ABURRIDO,ES TU DON!
UN ABRAZO ENORME
LIDIA-LA ESCRIBA



BLOG ACTUALIZADO

Marcos Callau dijo...

Hola Lidia. La verdad, sólo hablo aquí de mis películas preferidas y las recomiendo. En este caso, el aburrido soy yo al intentar explicar una gran historia de Matheson y una gran adaptación de Spielberg. Gracias por pasar.

Raúl dijo...

Yo le tengo aprecio -es cierto- pero no la considero más que un ejercicio técnico de juventud. Esa planificación tan abigarrada de esta peli (por lo demás entretenidísima) siempre me ha trastocado un poco.

Marcos Callau dijo...

Agobiante quizá y como dices, de juventud. Pero creo que, para ser "principiante" es un comienzo asombroso. Un abrazo Raúl.

David dijo...

Vale. Lo que dices, pero ni de lejos mi favorita de Spielberg. Aquí estaba empezando y demostrando lo bueno que era... que era grande llegaría después.
Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Pero para ser un debutante, David, es magistral. Además... sin efectos especiales!!! Un abrazo.

Floriana Quaini dijo...

Ciao Marcos, che bello che è il tuo sito!
In quanto a Duel è stata ed è una mia grande passione. Penso che sia un film perfetto ed eccezionale a tutt'oggi. Un crescendo incredibile ed una metafora della fatica di vivere che meglio di così non si poteva rendere.
Ciao, a presto, Floriana

Marcos Callau dijo...

Ciao Floriana. Me alegro que te guste el sitio y esta película que, para mí, es la mejor de Spielberg. Un placer encontrarte por aquí. Mil gracias!

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Poco que añadir a lo ya comentado (y a lo tan bien expuesto por tu parte en la reseña de partida), compa Marcos. A mí, Duel me parece un pedazo de película, como gran parte de la filmografía de Spielberg (no toda, tiene sus altibajos, como no podría ser de otra manera en una carrera prolongada y con algunas piezas de gran nivel), aunque haya mucho cinéfilo línea "estupendista" que le tenga echada la cruz por su más que evidente y descarada comercialidad (¿quién podría negarla...?), bajo la premisa de que querer ganar dinero haciendo pelis, aunque sean buenas desde el punto de vista artístico, debe ser un pecado bien gordo (no lo entiendo; yo pensaba que el pecado era querer ganar pasta haciendo bodrios en celuloide, pero, en fin, ya se sabe, perspectivas...). La he visto un par de veces, y en los dos casos no ha dejado de impactarme (y acogotarme, que es de lo que se trata, ¿no...?).

Un fuerte abrazo y seguimos trasteando.

Marcos Callau dijo...

Seguimos trasteando Manuel y si es con películas como esta, mejor que mejor. A mí Spielberg me gusta, en general. Me parece que ha sidfo muy original y ha influido de manera decisiva en la historia del cine en el último periodo del siglo XX. Un fuerte abrazo.

Clementine dijo...

Sí, lo sé, llego un poco tarde a esta entrada, genial entrada por cierto, pero hago ahora la visita pendiente. A mí me ha gustado lo que he visto de Spielberg (también me ha acompañado toda mi vida cinematográfica)aunque no he visto sus últimos trabajos.
Estoy de acuerdo contigo, este "Duel" es de lo mejor suyo, es sensacional. Ye comprobarás en breve que a mí también me gusta mucho esta película. Besos, Marcos.

Marcos Callau dijo...

Estoy deseando comprobarlo, Clementine. Es muy meritorio recorrer las entradas pasadas y te doy por ello mi máximo agradecimiento. Besos, Clementine.