martes, 20 de julio de 2010

Noche mágica y advertencia


Alejándonos del río, adentrándonos en la ciudad
próximos a la plaza afrancesada
bajo un cielo de luceros como los que pintaba el holandés
tú y yo anduvimos en busca de tabernas incendiadas
para exprimir hasta el final
el fruto nocturno del verano.
Bajo una gran luna de julio
entramos al primer bar que nos guiñó
Allí, un camarero encendía pequeñas velas
que flotaban en una copa rebosante
de licor rojo y transparente
Allí, seguramente esperaba una cita
que no terminaba de llegar
sirviendo copas a su ausencia
preparándolas cuidadosamente, de manera paciente.
Las luces menguaron y las estrellas se escondieron
para multiplicarse después
en la profundidad de tu mirada
al tenue ritmo de “Summertime”
La noche es un péndulo que se sostiene eterno
en estos días en que el sol abrasa nuestras vidas
La noche es el descanso, el alivio
de un peregrino que va buscando sus sueños diurnos

Esta noche, como otras,
terminó en la Plaza de San Miguel
cuando la terraza de la Place du Forum, en Arlés,
ya había recogido sus mesas
cuando en tus ojos ya había replegado velas
toda una flota de tripulantes vencidos por el sueño

Buenas noches, marinera en tierra

De camino a casa
barajé la idea de entrar a un par de sitios
que alargaban su hora de cierre
pero ¿qué sentido tiene esta madrugada sin tu compañía?
¿qué sentido tiene nada sin tí?
Así, seguí caminando con una música en mis oídos
que me hablaba de todo lo eterno
que en tí había encontrado
De repente, sin previo aviso, la farola que iluminaba mi camino
se apagó justo encima de mi cabeza
Todo lo que quedó fue un absurdo recuerdo rojo
que se fue esfumando poco a poco
En ese instante escuché ladrar
un horizonte entero de perros salvajes

Probablemente fue sólo un pequeño fallo en el fluido eléctrico
Pero para mí es la clara advertencia
de que los amores eternos duran, a penas, un segundo
después sólo quedan brasas, humo, nieblas…
el recuerdo que no te deja vivir
Por eso, aunque ahora estés durmiendo, he de decirte
que debemos aprovechar las noches como ésta
en que el mundo se nos viste de gala
Pues no sabemos cuándo se va a fundir
la bombilla que ilumina nuestro camino
no sabemos cuándo la vida nos la va a jugar
convertida en arena que, entre los dedos, lucha por escapar.


Ella Fitzgerald: "Summertime" (1968)

27 comentarios:

abril en paris dijo...

¿ Y si la eternidad durase solo un segundo ? pero que segundo tan maravillosamente eterno !!
El pasado fué, el futuro no existe vivamos el presente...
¡ Maravillosa Ella..! No sé quién te inspiró el poema pero mereció la pena seguramente!!
El color de Van Gogh ... esa calle y ese café es único. ;-)

Marcos Callau dijo...

Hola Abril. Estoy encantado con tu comentario. Es el cuadro que más me gusta de Van Gogh y haces bien en resaltar precisamente el color... es el detalle que lo hace único. Esa luz amarilla qu ilumina la terraza del Café y ese cielo tan fantástico. Siempre me ha maravillado. Lo cierto es que anoche escuché esta canción de Ella Fitzgerald junto a Louis Armstrong. Es difícil hoy en día escucharla en un bar, por eso me sorprendió más gratamente aún. Un abrazo, Abril en Paris y muchas gracias.

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Una combinación genial Marcos, tanto la pintura como la música como la letra están perfectamente relacionadas. La atmósfera que has descrito va perfectamente con el cuadro, parece una foto de la situación. Del poema me ha gustado sobre todo la frase de: "La noche es el descanso, el alivio
de un peregrino que va buscando sus sueños diurnos"
... Y muy bueno en general el verso libre que has traído hoy.

Yo, personalmente claro, de Summertime prefiero la versión que hace junto con Armstrong. Esa voz tan clara y limpia que tiene Ella se combina a la perfección con la voz áspera y rota de Armstrong, me encanta esa versión.

ANRO dijo...

Marcos, amigo, eso no se hace con los amigos...Uno abre el frío ordenador, señala con el ratón robot una dirección en la que aparece un pícaro Sinatra.....y de golpe, ale¡ un poema tremendo que te emociona, y te apubulla. ¡Qué faltos estamos de poesía, amigo! Parece que las musas se han marchado a las Bahamas y todo se ha vuelto prosaico y estúpido.
Tú y el blog de la amiga Alma sois mi bipolar poético. Que esos colores alterados del maestro holandés sigan inspirando la belleza de tus palabras.
Un abrazote.

David dijo...

Marcos... en mi anterior comentario me parece que te llevaste una idea equivocada.
Cuando te dije algo como que no habías abandonado la poesía... me refería a que el comentario de ir al Moulin Rouge para ver a Ella era algo poético... aunque ya hubieras pasado a la prosa.
Además, que sepas que me gustó la poesía.
Y aquí, no sé si ha sido intencionado o no (que igual sí, tú me dirás), pero en
"de que los amores eternos duran, a penas, un segundo"
apenas debería ir junto, pero separado adquiere un significado totalmente diferente que me ha hecho mucha gracia.
El tema de Ella estupendo...
Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Hola Cendrero. Efectivamente yo también prefiero el dúo con Louis Armstrong. De hecho es la que escuché anoche y una de mis canciones favoritas de cualquier repertorio que se me venga a la cabeza ahora mismo. Lo que pasa es que quería poner en video en el que Ella Fitzgerald saliera cantando. Me alegra que encuentres nexos de unión entre el poema, el cuadro y la canción. Ha sido casi casual pero he visto que la idea quedaba bien. En cuanto a la frase, la considero muy veraniega. La idea de terminar los días totalmente reventados por este calor abrasador parece tener un doble sentido y la noche llega como un alivio para todos. Muchísimas gracias por tus palabras.

Bueno, ANRO...¿qué decir?. En primer lugar muy agradecido por tus palabras. Creo que aunque no estemos acostumbrados a ella la poesía seguirá existiendo mientras exista el mundo, y ojalá que siga existiendo muchos años. Para mí Alma es una maestra. Su blog es un remanso de paz que agradezco visitar siempre que nos regala una actualización. Ya te puedes imaginar el inmenso honor que me brindas al haberme nombrado junto a ella. Aunque el de la terraza es el cuador de Van Gogh que más me gusta hay muchos más de los que se podrúia sacar un buen texto. Muchas gracias, amigo por todo pero sobretodo por leerme. Un abrazote.

Hola David. Desde luego es imperdonable mi error de comprensión en tu comentario anterior. También he de agradecerte la atención que prestas al leer cada texto. Antes de escribir este poema en el blog, lógicamente, tengo un borrador escrito a bolígrafo que ha sido cambiado y corregido unas doce veces desde anoche. El verso al que te refieres fue en su primera versión "de amores que duran, a duras penas, un segundo". Me pareció demasiado "duro" (duran, duras penas...). Hubo una segunda versión que fue "de que los amores eternos terminan en un segundo" pero no me terminó de convencer. Al final cogí la primera versión, suprimí el "duras" y añadí el "que", cambiando un poquito el sentido, pero incidiendo en que son "penas" y manteniéndolo así separado. Agradezco este tipo de comentarios en los que puedo explicar algunas cosas que, de otra manera, podrían quedar confusas. Muchas gracias por tu lectura. Un abrazo, David.

roberto dijo...

Buen cuadro, buena música y apabullantes versos. De nuevo, me quito el sombrero.

David dijo...

No hay de qué. Y no te preocupes, de imperdonable nada, que yo no me expliqué muy bien tampoco.
Genial explicación. Me alegro de que sea a penas.. Le da otro sentido como digo, que ya veo que era buscado.
Otro abrazo para ti.

Marcos Callau dijo...

Muchas gracias Roberto por quitarte el sombrero. Me gusta eso de apabullantes. Un abrazo, amigo.

Gracias por captarlo, David.

Gabrielle Dupré dijo...

Albricias! Simplemente inmejorable Marcos Callau!!!!! Es usted un genio!

Ole!!!!

Ofelia dijo...

Hola Marcos,
que bello texto y actitud vital....todo es presente, disfrutémoslo¡!¡
Besos**

MucipA dijo...

Adoro la pintura de Van Gogh y la voz de Ella Fitzgerald. Y adoro también tu poesía.
Acabo de viajar a París gracias a estos versos tan bien elaborados y a la música de Summertime que enlaza a la perfección con el cuadro de van Gogh.
Merci, Marcos.

Manchas de tinta dijo...

El recuerdo que no te deja vivir. Me ha encantado.
P.D. He vuelto.

Francisco Machuca dijo...

Es precioso con un remate sublime,tan sublime como Ella,una de las voces más bellas de todos los tiempos. Con entradas como esta,mi querido amigo,quedamos todos advertidos.Aquí se cuece calidad.

Un fuerte abrazo.

mi nombre es alma dijo...

Siempre he dicho que como mejor se conoce una ciudad, como se vive una ciudad, es adentrándose en sus bares.

Marcos Callau dijo...

Muchas gracias Gabrielle, aunque creo que todo se puiede mejorar pero, vamos, que se agradece el piropo. Me gusta eso de Olé.

Hola Ofelia. Actitud vital positiva pero con cuidado... que el lobo siempre espera en la puerta, como dice una canción de Don Henley (vocalista de los Eagles) titulada "New York minute". Besos**

Hola Mucipa. La verdad es que estos versos se me ocuirrieron en mis cales zaragozanas más que en Paris pero confieso que con la pintura de Van Gogh y el Summertime todo ha quedado impregnado de bohemia parisina. Merci a tí, Mucipa y millones de gracias.

Hola perdido. Me encanta que te haya encantado Manchas de tinta. También me gusta que hayas vuelto. Un abrazo.

Hola Francisco. Millones de gracias, amigo, por tus palabras que no veas cómo ayudan a estas horas de la noche para seguir escribiendo. Yo cuando escucho a Ella Fitzgerald siento algo muy especial. También es una voz nocturna. Un fuerte abrazo.

Hola Alma. La verdad es que me ha encantado tu frase. Estoy totalmente deacuerdo contigo. en los bares reside mucha historia. Besos.

jordim dijo...

bonitos versos.

Marcos Callau dijo...

Gracias jordim y bienvenido. Espero que sea de tu agrado el contenido de este blog. Pasa cuando quieras.

Amaya dijo...

Qué palabras tan bonitas al amor, eterno, efímero... al amor. Preciosa canción...

Marcos Callau dijo...

Muchas gracias Amaya. Me alegra que lo hayas leído. Sé que la canción te ha gustado especialmente.

gaia56 dijo...

Mi primera visita a tu blog. Me parece que recoges fantastico ése sentimiento que nunca se puede calibrar exactamente... por qué se rompe el hechizo y la farola se apaga?
Un beso.

Princesa.triste.115 dijo...

Hola Marcos...por aquí de vuelta pero poco a poco.
Decirte que mis sentidos se han iluminado con estas tres bellezas...Van Gogh, Ella y tus palabras.
Hay que aprovechar los momentos, los buenos momentos porque nunca sabemos lo que mañana pasará y después, como bien dices, sólo quedan brasas y recuerdos difíciles de olvidar...Esos amores!!!.
Amores que se clavan en el corazón y aunque se funda la bombilla que ilumina el camino, siempre, siempre quedará un pequeño rescoldo que nos acompañará.
Ayy esos amores!!!

Besos

Marcos Callau dijo...

Bienvenida Gaia56 a este rincón y muchas gracias por tu comentario y tu visita. Espero que sigas pasando siempre que quieras por aquí. Es muy bonita la metáfora de esa farola que se apaga. Pero también hay farolas que nunca se apagan. Confiaremos en ellas. Un saludo.

Hola Princesa. Muy bonitas tus palabras y muy sentidas. Veo que sabes de lo que hablo. Me alegra haber acertado con esa combinación de pintura, jazz y versos. Besos.

Francisco Ortiz dijo...

Las imágenes, las sensaciones, los recuerdos, las palabras y el latir de estas están muy bien engarzados, como al filo de lo que estaba viviendo el alma que lo cuenta con algo de prisa, con algo de miedo.

Marcos Callau dijo...

Muchas gracias Francisco. Hermosa definición la que nos has dejado. Un alma con prisa. Me gusta. Un abrazo.

Kinezoe dijo...

La calidad de tu poesía sigue en aumento. Esta es de las que me llegaron profundamente (la he leido ya un par de veces; me gusta). Mis felicitaciones por tus letras, amigo. Muy buena. La música de Ella también exquisita. Verdaderamente mágica tu noche. Aquí otro amante de la noche ;)

Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Hola Kinezoe, amante de la noche. Me gusta encontrar personas que comprendan mis debilidades. Te agradezco enormemente tus palabras aquí y allá (ya sabes dónde). Creo que tus gustos musicales son muy parecidos a los míos en cuanto al jazz, no sólo por lo que comentas de Ella Fitzgerald si no también por las deliciosas publicaciones con que nos obsequias en tu blog. Un abrazo, amigo.