domingo, 11 de julio de 2010

Mis libros favoritos: "La leyenda del santo bebedor". Joseph Roth (1939)


Un gran amigo, que me conoce bien, llevaba mucho tiempo diciéndome que debía leer "La leyenda del santo bebedor" (¿por qué será...?). Con motivo de mi viaje a Paris este amigo, directamente, me regaló el libro. Desde aquí debo agradecer que me descubriera a Joseph Roth y a una obra tan original. "La leyenda del santo bebedor" es la última obra que publicó Roth (en 1939) y es un relato que narra la decadente vida de Andreas, un clochard que duerme bajo los puentes del Sena y habita las callejuelas y los Cafés de Paris. Andreas es un "hijo del infortunio" con un pasado oscuro que, a medida que avanza el relato, se va desvelando para un lector cada vez más atraído por este vagabundo que, a pesar de serlo, no está exento en absoluto de honor. Poco a poco vamos descubriendo los fatídicos hechos que le llevaron a pasar por la cárcel y a perderlo todo, hasta el perturbado amor por una mujer fatal. La historia engancha no sólo por lo que se cuenta sino también por el ambiente gris y bohemio en el que se desarrolla. A lo largo de sesentiocho páginas, de lectura rápida, se nos narra la imposibilidad que Andreas encuentra para saldar una cuenta pendiente con el cepillo de Santa Teresa de Liseux, en la iglesia Sainte Marie de Batignolles. Al pobre Andreas no le dura nada el poco dinero que puede conseguir y cuando lo tiene, muchas veces el propio azar le lleva a gastarlo más rápidamente de lo que vino, bien sea en su adicción al alcohol o en pequeños lujos que un hombre como él no se puede permitir. Entre botellas de absenta, Cafés oscuros, malas compañías femeninas, amigos falsos y calles grises de Paris discurren las tristes peripecias de este clochard con un futuro casi sentenciado. En la vida que lleva este clochard algunos creen ver "una parábola de la falta de dirección de Europa en un determinado momento de la historia" (Juan Antonio González Fuentes). Joseph Roth está considerado uno de los mayores escritores centroeuropeos del siglo XX y su obra fue reconocida póstumamente. Murió en 1939 consumido por el alcohol, sumido en un profundo delírium tremens lo que nos hace pensar inequívocamente que "La leyenda del santo bebedor" contiene una fuerte carga autobiográfica. Desde luego, no es lo mismo leer esta obra después de haber estado en Paris pues así puedes perfectamente situarte en todos los lugares que el autor va describiendo a lo largo del relato. Una obra totalmente aconsejable que, como Marta Navarro anunció en su blog, será representada como obra teatral del 7 al 11 de julio en el Teatro del Mercado de Zaragoza (Plaza Santo Domingo).

Libro recomendado: "La leyenda del santo bebedor" (Joseph Roth. Ed. Anagrama)

15 comentarios:

Manchas de Tinta dijo...

"Gebe gott uns allen, uns trinkern, einen so leichten und shönen Tod. / Denos Dios a todos nosotros, bebedores, tan liviana y hermosa muerte"

Crowley dijo...

Pues no sólo no he leído el libro, sino que tampoco conocía a este autor. Me pongo a investigar y enmiendo mi error.
Un saludo

roberto dijo...

Un buen libro, con un estupendo título. Recuerdo que me lo leí cuando se estrenó la película...

ANRO dijo...

Pues nada, viniendo de tí el consejo está todo dicho. Como ahora tengo más tiempo no me importa poner otro buen libro en el "haber".
Un abrazote.

Marcos Callau dijo...

Desde luego esa frase, Manchas, es un buen resúmen. Muchas gracias por dármelo a conocer.

Yo tampoco lo conocía, Crowley, hasta que el amigo Manchas me lo presentó. Merece la pena leerlo.

Hola Roberto. Desde luego el título es muy apropiado para resumir lo que transmite este personaje llamado andreas. Yo no he vuisto la película sin embargo, Roberto.

Hola ANRO. Además de ser una historia recomendable se lee muy pronto. Así que casi es pecado no leerlo. Un abrazote.

David dijo...

No lo he leído, ni vi la peli en su momento... Pero curiosamente también tengo un amigo que me lo ha recomendado en un par de ocasiones.
Un abrazo.

mi nombre es alma dijo...

No conozco el libro, pero leyendote, no hay mas remedio que enmendar el error.

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Yo también me uno al grupo de los que no han leído el libro, problema que tendremos que solucionar pronto. Según dices, es bastante ameno, así que aprovecharé para leerlo en vacaciones, cuando esté de viaje y me queden esos ratos libres tan agradables ;)

Gracias por la recomendación.

Bogart dijo...

¡Qué buen título! ni idea de su existencia, una vez más (debo resultar repetitivo hasta la saciedad) gracias por estas recomendaciones.

¿Sabes? este fin de semana estuve en Zaragoza, fue una de esas locuras de un instante, plan de minutos y voilá. Recordé aquellos tiempos en los que viví allí. Las cosas que han cambiado y las que siguen igual. Me acordé mucho de ti. Se que volveré no muy tarde y como esta vez lo habré planeado si te parece bien nos podemos tomar una cerveza.

Un abrazo.

Elvira dijo...

Suena interesante, Marcos, pero creo que no estoy en el momento adecuado para leer esa historia.

Marcos Callau dijo...

Hola David, estoy interesado en ver la película... más que nada para ver lo que han hecho con la historia. Como siempre será mejor el libro, imagino. Es curioso que también te lo recomendara un amigo... parece entonces ser un libro muy recomendable jeje. Un abrazo.

Hola Alma, espero que te guste. Creo que te resultará una historia muy inspiradora. Besos.

Hola Cendrero. el truco es, también, que se lee en un momento. Esto lo hace efectivamente muy adecuado para unas vacaciones. Gracias a ti por tomarla en cuenta.

Hola Bogart, ¡qué pena no haberlo sabido!, de lo contrario hubieran caído unas cervezas. Queda pendiente, sin duda, para la próxima vez que visites Zaragoza. Espero que los cambios que ha sufrido la ciudad no te rompieran un poquito la buena imagen que tenías de ella. Un abrazo.

Hola Elvira. Como siempre, cada momento de la vida tiene una lectura adecuada pero quizá por mis palabras parece un libro más triste de lo que realmente es, pues hay quiénes han visto en este relato una pequeña luz al fondo del túnel. Gracias porpasar Elvira.

Amaya dijo...

Por lo bien que nos describes esta obra seguro que tiene un encanto especial. La pena, yo no la he leído antes de visitar París, lo dejaré para una próxima vez. Un saludo

Marcos Callau dijo...

Lo tiene, Amaya. También es bueno leerlo después de visitar Paris. Más que nada porque el autor va nombrando lugares que ya conoces y puedes situarlo gráficamente. Te gustará y se lee muy pronto.

Kinezoe dijo...

Interesante reseña. Tomo nota del título.

Un saludo.

Marcos Callau dijo...

Hola Kinezoe. Muchas gracias por comentar en esta entrada. Como ya he dicho en comentarios anteriores es un relato muy recomendable. Un abrazo.