martes, 13 de abril de 2010

Pintando la oscuridad (Versos para El Greco)



"Se cierne sobre un lienzo noche aciaga
de luna ausente y oscuro pasado
Se clava en tu corazón una daga
en recuerdo de un antiguo pecado

Una luz que a la oscuridad apaga
ilumina un rostro dramatizado
un dolor que estirado naufraga
en un cuerpo espiritualizado

La túnica ilumina la palestra
y el mal amenaza en su mano diestra
a los que le contemplan en Toledo

Así, el griego pintó su obra maestra
que algunos consideran siniestra
En ella nos dejó su alma y su credo."


Creo que fue el año pasado cuando tuve la suerte y el placer de asistir a una exposición de El Greco en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza. Creo que fue una de las mayores experiencias de mi vida que no olvidaré jamás, algo casi metafísico. Después intenté dedicar unos versos a su obra y, más concretamente, al cuadro titulado San Juan Evangelista que está representado con una gran túnica roja. Me llamó poderosamente la atención el cáliz que sostiene con su mano derecha ya que en su interior alberga a un dragón, símbolo del mal. El poema de cuantos escribí que más satisfecho me dejó fue este soneto que les he ofrecido. Realmente con esta exposición disfruté de la oscuridad.

14 comentarios:

sé de cine dijo...

Precioso soneto Marcos, te felicito!

Marcos Callau dijo...

Gracias amigo.

Fernando dijo...

Marcos, lo bueno de este soneto es que transmites muy bien la sensación que has sentido al ver el cuadro y detallas el personaje con sabiduría. El Greco es difícil de entender. Recuerdo "El entierro del Conde de Orgaz". Fuí con un amigo, experto en pintura, y estuvimos disfrutando oyendo sus indicaciones durante media hora. Por cierto, Marcos, no tiene demasiada importancia, pero los versos del soneto tienen que cumplir con rl requisito de ser todos endecasílabos. Un fuerte abrazo, poeta. Por cierto, he paseado muchas veces por la antigua carretera republicana donde han nacido los reordatorios de esos maravillosos poetas que recuerdas.

Vegetable Man dijo...

Ya tenía un rato sin pasar por aquí mi amigo Marcos, disculpas por ello, peo el que deje en el olvido mi blog por un tiempo indefinido no quiere decir que abandone éste que tanto me fascina, hace quizá como un mes fui a una exposición de El Greco en el Palacio de Bellas Artes aquí en mi país, pese a que pasé muy rápido por la exposición por algo de prisa, me fascinó su arte, sus expresiones, esos detalles en las manos, la oscuridad que se percibe y ahora con tu soneto me queda un mejor recuerdo de esa exposición, perfecto mi amigo, te seguiré leyendo, un saludo.

Manuel Márquez dijo...

Vaya, compa Marcos, componedor de versos, y, además, en "formato soneto", ahí es nada. Empeño muy, muy complicado, desde luego, aunque no se te ha dado mal. Sobre pinturas bien poco puedo opinar, he de confesar que es uno de esos quinientos mil campos en los que mi ignorancia es tan bestial, que mejor calladito, mejor...

Un fuerte abrazo y buen día.

39escalones dijo...

El Greco tiene cuadros que dejan turulato (mejor ahorrarse la película reciente sobre él). El arte se retroalimenta, aunque haya a quien le parezcan "anticuados" tanto el pintor como el soneto.
Abrazos.

Bogart dijo...

El Greco, desde luego, es una forma distinta de pintar, llena de color y oscuridad, difícil mezcla.

Respecto al soneto, decir que se supera ud. cada día.

Un abrazo, amigo.

ANRO dijo...

No es extraño que el Greco te impresionara de tal forma. Cada uno de sus cuadros es toda una sinfonía de sensaciones que se comunican a tí si eres sensible al arte pictórico. Yo sufri, o gocé según se mire, esa especie de trance cuando visité en Toledo dos de sus cuadros más famosos: El entierro del Conde de Orgaz y el Expolio.
Como mero y torpe copión, he tratado alguna vez que otra ensayar una réplica de alguna de sus pinturas más sencillas, pero al final he dejado descansar los pinceles incapaz de dar un mínimo de color parecido. Y es que el Greco es único. ¿Sabes que para mi sorpresa encontré uno de sus cuadros en la Galería Nacional de Dublin?

Bueno, bueno , lo tuyo con la poesía es un crack...pues que siga la racha y nosotros que la gocemos.
Un abrazote.

Marcos Callau dijo...

Ese cuadro que recuerdas, Fernando, es uno de tantos que tiene en su obra que te dejan con la boca abierta. Algunos lo criticaban por no respetar la morfología correcta del ser humano y dibujarlos "espiritualizados" o estirados. Otros dicen que se debe a una enfermedad en su vista, que él lo veía todo así. Prefiero pensar que Doménikos lo dibujaba así para representar el alma queriendo escapar de la prisión del cuerpo. La verdad es que, a veces, me permito ciertas licencias "ilegales" en cuanto al número de sílabas de los versos... para decir lo que quiero y como quiero auqnue sea incorrecto. Ah, esa carretra republicana... Muchas gracias por tus acertadas apreciaciones.

Bueno "Vegetable man" (¿Qué fue de Aniovedh?) no hacen falta disculpas, el tiempo es nuestro mayor tesoro y lo empleamos como queremos. Más me apena que no tuvieras tanto tiempo para admirar más tranquilamente la obra de El Greco en tu país. Espero que puedas hacerlo una próxima vez. Las manos, comentas. También eran características en su estilo, siempre señalando o mostrando algo... unas manos blancas, delgadas y estiradas.

Gracias Manuel Márquez. Creo que "entender de pintura" es tan sencillo como expresar tu opinión sobre un cuadro. Te gusta o no te gusta. Los sonetos, amigo, es la construcción poética que más me ha gustado.

"Turuleto", me ha gustado Alfredo. Una buena forma de expresar el asombro que produce su obra. (Sí, mejor no hablar de la película). Considerar El Greco anticuado... ¡buf! escalofríos me entran ¡y qué decir de los sonetos! (que no hayamos dicho ya). Un abrazo, amigo.

Color y oscuridad...sí, muy difícil Bogart. Sobre negro cualquier color puede resaltar pero hasta los pálidos colores que a veces empleaba El Greco resaltaban en su pintura. Es difícil conseguir esa expresividad en los cuerpos y los rostros... esa sensación que te queda después de admirarlo. Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

ANRO, muchas gracias... no sólo por tu excelente apreciación pictórica sino por tus halagos a mis versos. El Expolio, con ese rojo encendido justo en el centro de una muchedumbre oscura de caras algunas casi inhumanas debe ser una experiencia vital pero no lo he podido ver "en directo". Yo siempre me quedo con el recuerdo de cómo brilla la túnica roja ewn la armadura del caballero situado a su derecha (nuestra izquierda), caballero que nos está mirando fíjamente. Un cuador espectacular. Lo de Dublín, muy curioso. Un abrazote.

Néctar dijo...

Mis disculpas por mis retrasos, El Greco del Gran Poder.
Usted tiene un don ¿lo sabe?

Néctares

Marcos Callau dijo...

Néctar qué divertido tu comentario "EL Greco del Gran Poder" jeje genial. No hay de qué discuparse, como le decía anteriormente a Vegetable man, el tiempo es nuestro mayor tesoro. En cuanto al don... en fin, a veces me llaman don Marcos pero sólo en cosillas oficiales. Muchas gracias y mucho Néctar.

roberto dijo...

Marcos, tú también nos iluminas en la oscuridad...

Marcos Callau dijo...

Me has llegado al alma Roberto. ¿Qué puedo decir?. Agradecerte tus bellas palabras y tus siempre ingeniosos comentarios. Un abrazo.