jueves, 18 de agosto de 2011

Kiss of Death (Henry Hathaway. 1947)

Richard Widmark en el papel de Tommy Udo
Como quien estudia la Historia Universal en antiguos libros de texto y recuerda ciertos párrafos inolvidables, también en mi memoria resistía un fotograma de Richard Widmark arrojando escaleras abajo a una pobre vieja inválida amordazada a su silla de ruedas. Es ya una de las escenas míticas del cine negro y al fin logré encontrar Kiss of Death, la película a la que pertenece y disfrutar de una buena revisión, repitiendo el fotograma mencionado unas cuantas veces.
Y es que el gran hallazgo de Kiss of Death es este Richard Widmark en la piel de villano despiadado, asesino sanguinario, con brotes psicóticos acompañados por siniestros ataques de risa nerviosa justo antes de cometer un nuevo crimen. De hecho, en lugar de Kiss of death bien podría haberse llamado Laugh of Death porque esa expresión sonriente del asesino y esos pequeños ataques de risa, consigue helar la sangre a cualquiera. Sobrertodo a Victor Mature, protagonista de esta historia en la que encarna a un vulgar ladrón llamado Nick Bianco que se ve obligado a robar para alimentar a su familia (dos hijas y una esposa). El comienzo de la película es soberbio, con una panorámica neoyorkina envidiable que presenta a la ciudad que nunca duerme, en nochebuena y la voz en off de Nettie ("la chica", Coleen Gray) narrando el prólogo. Posteriormente la acción nos sitúa en el atraco de una joyería organizado por Nick Bianco junto a tres rateros más. Pero antes de abandonar el edificio, la policía consigue reducir a Nick. Una vez detenido, su destino se cruza con el del asesino Tommy Udo (Richard Widmark) que también está detenido, auque este último por mucho menos tiempo.
Tommy Udo (Richard Widmark) y Nick Bianco (Victor Mature)

El fiscal Louis D'Angelo (Brian Donlevy) intenta convencer a Bianco para que delate a sus acompañantes en el atraco a la joyería y de esa manera, librarse de una condena más larga. Nick rechaza la oferta de D'Angelo alegando que él no es ningún chivato y es enviado a la prisión de Sing-Sing para una condena de veinte años. Pero a los tres años de estar preso recibe la noticia del suicidio de su esposa y el ingreso de sus dos hijas en un orfanato. A los días recibe la visita de Nettie (Coleen Gray), que solía ejercer de niñera, para contarle que su esposa le fue infiel en los últimos años. Nick decide cambiar de actitud, reuinirse con D'Angelo y delatar a los rateros que iban con él la noche del atraco para, de esa manera, obtener libertad provisional y ver a las niñas.
D'Angelo (Brian Dolevy) intenta persuadir a Bianco
 Después de unos días más de libertad Nick se enamora de Nettie y contrae matrimonio. Aunque Nick queda absuelto y liberado de la cárcel, su colaboración con la policía llega cada día más lejos y el destino volverá a cruzar en su camino al asesino Tommy Udo. El fiscal D'Angelo solicita la colaboración de Nick para atraparlo definitivamente. Nick declara contra Udo en el juicio pero el acusado consigue salir inocente. Como resultado, cuando Nick ha conseguido librarse de la cárcel por su colaboración con la policía y su buena conducta, se encuentra en libertad mucho más atrapado que en la prisión pues sabe que, más tarde o más temprano, Tommy Udo le ajustará las cuentas. Al fin y al cabo, otra película imprescindible para los amantes del cine negro y excepcional alternativa para quedarse en casa y mitigar los calores de este agosto que se eterniza.
Último encuentro entre Tommy Udo y Nick Bianco
Pero lo que realmente me hiela la sangre es el sospechoso parecido entre Richard Widmark y Frank Sinatra. Miren, miren...
Richard Widmark como Udo
Frank Sinatra en "Suddenly"
Y ahora la escena comentada que ocupa la cabecera de este post:




29 comentarios:

Clementine dijo...

Qué ganas de volver a verla, Marcos. Yo a Widmark le conocí precisamente en este género del cine negro donde se desenvolvía la mar de bien. Parece increíble que sea el mismo actor de "Dos cabalgan juntos", tan sensato y responsable en este western.
Me encanta Richard Widmark, de siempre, y además me ha caído siempre de lujo. Era un buen tipo. Besos.
PD: No me extraña que te hiele la sangre esos parecidos que añades al final. Muy bueno.

Bogart dijo...

Otra más a la lista ;)

Por cierto la foto de Sinatra es genial.

Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Es que Widmark fue un gran actor. Salvando las distancias, Edward G. Robinson podía hacer cualquier papel y Widmark también. Pertenece a ese selecto grupo de actores todo-terreno que podían representar cualquier personaje. Gracias Clementine por pasar. Besos.

Hola Bogart. Si te ha gustado la fotografía de Sinatra te gustará más la película, "Suddenly" que por cierto se pasó entera enuna entrada de este blog. Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Por cieerto, Clementine, si echas un vistazo a "Pánico en las calles" (Elia Kazan. 1950) también ahí Widmark realiza un papel soberbio y muy distinto.

Clementine dijo...

Sí, estoy de acuerdo, Widmark podía hacer en una de malo y en otra ser de lo más entrañable. "Pánico en las calles", otro buen título. Me acuerdo de Widmark aquí y de Jack Palance, otro actor que nunca me ha decepcionado, y que incluso cuando hace de malo consigue caerme bien de alguna manera. Qué buen material había entonces, Callau.

Marcos Callau dijo...

Excelente material Clementine.

PEPE CAHIERS dijo...

Qué bueno era Richard Widmark, aunque no se prodigó demasiado en papeles de malo, tenía un rostro ambivalente que lo mismo servía para villano o para tipo honesto.

Raúl dijo...

Jamás de los jamases nadie lució una sonrisa más diabólica que el bueno/malo de Widmark en esta peli. Jamás.

Marcos Callau dijo...

Hola Sr. Cahiers. Yo creo que como villano ya le valió este papel. Un abrazo.

Muy cierto, Raúl... aunque se parece a la sonrisa de Sinatra en "Suddenly" ciertamente. Un abrazo.

ATTICUS dijo...

Gran pelicula de un genero que como sabes comparto contigo la pasion.La escena super mitica,esa cara ...que pasada.
A mi personalmente me gusta mas en
"Panico en las calles" y te recomiendo "Noche en la ciudad" de Jules Dassin con Gene Tierney.
Saludos y buena reseña.

William De Baskerville dijo...

Buenos dias, Marcos.

Te puedes creer que aún no la he visto? siendo un clasico-noir, del que si oí hablar alguna vez.

Da escalofrios.

Curiosa comparación de las fotos de R.W. y F.S.

Que risa más...



Pd: de Lisa Stansfield por lo visto desde el 2005 no ha hecho nada, y, desde aquel maravilloso "Affection" le perdí el rastro.

Buen finde!.

abril en paris dijo...

Solo recuerdo esa escena y la cara de Widmark ¡ excelente malo entre los malos ! Ese gesto torcizo que exhibe en casi todas las pelis donde siempre le tocaba hacer de tipo chungo..
Un excelente ejemplo de noir..
Lo de Sinatra es toda una sorpresa..pero no tenia esa cara de malote, no creo que no. Solo podia hacer de pícaro me parece a mi nunca de malvado como Widmark.

Un beso Marcos :-)

Mery Larrinua dijo...

Wow Marcos, es maravilloso tu blog, trayendo tantos recuerdos a traves de tus entradas!!!!
un abrazo

Marcos Callau dijo...

"Noche en la ciudad" la ví hace muy poco tiempo y desde luego, es una joya Atticus. "Pánico en las calles" es una buena película. Gracias por pasara compartir afición. Un abrazo.

Hola William. Sí me lo creo porque yo he tardado mucho en volver a verla. No es de las habituales, ni mucho menos, en las que pasan por televisión. De Lisa Stanfield tenía una canción favorita allá por los noventa que no recuerdo el título. Pensaré. Gracias por pasart. Un abrazo.

Abril, ¿has visto a Sinatra en "Suddenly"? Es digno de ver. Ahí es malo malísimo también. Pero Widmark es inimitable, desde luego. Besos Abril, gracias por pasar.

Ahí intentamos seguir repescando recuerdos. Gracias Mery. Besos.

roberto dijo...

La risa de un asesino siempre provoca escalofríos.

Gran personaje.

Marcos Callau dijo...

La risa de este asesino inspira para muchas historias, Roberto. Se me ha ocurrido una...jejeje Gracias!

Mr. Lombreeze dijo...

Un clasicazo. Por cierto, a mí el remake de Barbet Schroeder de 1995, El Sabor de la Muerte, también me gusta mucho. Aunque no llegue al nivel del original de Hathaway.
Gran recomendación.

Marcos Callau dijo...

No la he visto Mr. Lombreeze. Habrás que subsanar eso, aunque solo se apor comparar. Gracias por pasar, paisano (¡Vaya calor que nos hace!)

miquel zueras dijo...

Marcos: antes que nada gracias por aclararme la duda -"Swinging on a Star"- preciosa canción, por ierto. Eres un erudito del repertorio de Sinatra y sabía que tendrías la respuesta.
Genial la escena del psicópata Udo, comprende que el delator ha huído al ver vacío su armario ropero y dice a la inválida casi siseando: "No, yo no les hago nada a los chivatos, sólo dejo que se mueran... de miedo". Cómo me gusta esa escena. Saludos. Borgo.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Hola Marcos, sí recuerdo haber visto esta película y lo bien que trabajaba este actor de «Bueno y de malo» ambos personajes los llevaba bordados.
Gracias por traerla a mi recuerdo
Con ternura.
Sor.Cecilia

Marcos Callau dijo...

Gracias a ti, Miquel. Es colosal esa escena, ese Widmark, esa sonrisa. Me encanta. Me alegro compartir contigo esa admiración. Un abrazo.

Gracias Cecilia. La verdad es que es una de las mejores de Widmark, aunque "Dos cabalgan juntos" (en un papel totalmente distinto) también es colosal. Abrazos.

White Gold dijo...

Pues no la he visto, pero habrá que ponerle remedio, porque tu descripción de la película ha hecho que se despierte mi curiosidad por verla. Aunque si tengo que ser sincero, el cine de Henry Hathaway es muy desconocido para mi.

Marcos Callau dijo...

Y para mí, White Gold. Creo, de hecho, que no he visto ninguna otra. Pero merece la pena ver "El beso de la muerte". Seguro que te gustará. Un abrazo y gracias por pasar.

Juan Herrezuelo dijo...

Personalmente, yo pasaría más miedo si me encontrara a ese Widmark en un callejón oscuro que a ese Sinatra de "Suddenly". A Frank le diría: Frank, suelta el arma, anda, no te engañes a ti mismo, anda, vente a tomar un Jack Daniels. ¿No ves que enfrente tienes a Johnny Guitar? ¿No ves que en una de éstas alguien se fija en esta peli y se inventa un Oswald cualquiera y realmente matan a un presidente tal cual lo tienes planeado?
A ese Widmark, glub, no le diría ni medio.
Un abrazo

Marcos Callau dijo...

Jejeje, hola Juan. Me ha gustado mucho tu comentario, amigo. No estaría mal eso de tomarse un Jack Daniels con el bueno de Franky. Widmark acoj... acongoja aquí jeje. Un abrazo.

Licantropunk dijo...

Pues sí, un parecido razonable. Widmark encarnaba el papel de socarrón caradura y de vuelta de todo como nadie en "Manos peligrosas" de Samuel Fuller: obra maestra: por añadir alguna más a la lista de grandes películas que veo que se mencionan.
Saludos.

Marcos Callau dijo...

Pues mil gracias por añadirla Licantropunk porque no la conocía. Tengo ganas de verr a Widmark en un papel yan distinto. Un abrazo!

39escalones dijo...

Inmenso Widmark, como ya comentamos. Qué buenas fotos has escogido, con ese careto facial que te remueve las tripas en cuanto lo ves. Qué gran actor.
Yo también te recomiendo "Manos peligrosas", con una lectura entre líneas del fenómeno de la Guerra Fría muy interesante, aunque la trama aparentemente poco tenga que ver con ella.
Abrazos.

Marcos Callau dijo...

Hola Alfredo. La verdad es que, como siempre suelo decir, es muy fácil encontrar buenas fotografías en películas de este tipo y época. Es cierto que solo con ese gesto, el bueno de Widmark revuelve las tripas. Cojo al vuelo tu recomendación, entonces. Un abrazo!