miércoles, 30 de marzo de 2011

Versos de cinema (8)





Cines Robledo

En el otoño de la existencia,
de lo vivido, 
quizá nos quede solo
el rastro de migajas
desde el colegio al patio de recreo.
De toda una vida
quizá recobremos, tan solo un instante,
la primera sesión continua
en los cines Robledo.
Aquella primera caricia,
y aquel beso inolvidable y furtivo,
al final del paseo, por el puerto.


Pero aquella puesta de sol
que contemplé, en tu mirada,
no es la misma que hoy puedo ver,
desde la mía.
¿Dónde estás, al final del camino,
cuando realmente te necesito?


Hoy creo que no hay fronteras ni distancias
y que, en el otoño de mi vida,
solo importa tu primavera.

Los antiguos cines Robledo de Gijón

Volver a empezar (José Luis Garci. 1982)

24 comentarios:

♥ ♣ ֵֶєρσ¢ค ∂σяค∂คֵֶ♣ ♥ dijo...

Qué preciosidad de fachada Marcos, la verdad que es un verdadero lujo que existan los cines de siempre,y recordar al pasar por ellos aquel primer beso, tantas emociones vividas allí hace tanto tiempo...aquí desgraciadamente, es otra de las tantas cosas que se han perdido. El cine de toda la vida, sigue en el mismo sitio, pero lleva años cerrado y se va deteriorando poco a poco...hasta que al final se vea como todo en el derribo. Ahora contamos con los Multicines: 10 pedazos de salas grandísimas en las afueras para poder disfrutar y escoger, pero si te soy sincera, hubiese preferido el cine de antes. Estas cosas deberían permanecer intactas.
Bueno, que me rnrollo, me he levantado hoy parlanchina jajaj..son preciosas esas imagenes..y tus palabras, como siempre un placer leerlas..
Que tengas un buen día...
Un besito dorado.

Javier dijo...

Ya no se hacen cines así, y lo que es peor....ya no se hace el cine así.
Te voy a contar una historia que a lo mejor no conoces:
Fue en el entierro de Ernest Lubitsch, iban en el cortejo William Wyler y Billy Wilder, Wyler le dice:
- Ya no tendremos más Lubisth.
A lo que le contesta Wilder:
- Peor todavía, ya no tendremos más películas de Lubisth.

Un saludo Marcos.

Angelus dijo...

Parece que hay que sentir vergüenza por afirmar que "Volver a empezar" es una gran película. Yo no la siento... Me emociona. Saludos.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Los viejos cines, compa Marcos, no se han perdido así porque sí, no... Se han perdido porque son el signo de su tiempo, un tiempo en que el suelo urbano no tenía el valor que llegó a adquirir después (y que ahora vuelve a caer, empujado por el catacroc de la burbuja inmobiliaria), y en el que la distribución cinematográfica se manejaba con otras reglas, con otro público. ¿Bueno, malo? Diferente, desde luego....

Un fuerte abrazo, buena semana y seguimos trasteando.

P.S. ah, y felicidades por los versos. Muy hermosos...

roberto dijo...

Los cines cambian, el cine cambia... es cuestión de volver a empezar.

Un abrazo.

Clementine dijo...

Sí que es bonita la fachada... Qué buenos ingredientes tiene esta entrada, Marcos. Esos versos, el recuerdo de ese cine y la música de Cole Porter. Besos.

ANRO dijo...

Los viejos cines se han acabado, amigo Marcos. El primer grito ya lo dio Serrat y poco a poco hemos seguido gritando nosotros sin que nadie nos haya hecho caso...
Un abrazote.

Marcos Callau dijo...

Hola Época. No me gusta el invento de los Multicines y eso que yo casi crecí con ellos. Pero aún pude comocer cines como los de antes. En Zaragoza pude ver el Fleta, el Quijote, el Rex... Otros tiempos y otro cine. Gracia spor haberte levantado parlanchina. Besos.

Hola Javier. No conocía la anécdota así que gracias por traerla aquí, a esta entrada tan nostálgica. Un saludo.

Yo nunca he sentido verguenza de afirmarlo, Angelus. No solo es emotiva sino que está llena de grandes actores y grandes actuaciones. Me encanta esta película. Graicas po pasar. Un abrazo.

Gracias Manuel por tu explicación. Es el paso de tiempo, las diferentes circunstancias que lo acompañan. Lo que pasa es que el cine entendido como una gran sala de teatro tenían un ambiente con mucho más encanto que ahora. Ya sabes... somos unos románticos. Un abrazo y muchas gracias compa Manuel.

Ingenioso comentario, amigo Roberto. Tenía que ser tuyo!. Un abrazo.

Qué temazo el de la orquesta de Artie Shaw, Clementine. Hay muchas versiones de esta canción pero no he conseguido encontrar una que me guste más. Besos.

Como digo, Antonio, ¡somos unos románticos sin remedio!. Un abrazote amigo.

mi nombre es alma dijo...

Creemos que las cosas que nos importan, van cambiando con el tiempo y no es así, lo que una vez nos emocionó sigue haciéndolo en el recuerdo.

Mery Larrinua dijo...

Que versos hermosos para imagen perfecta!!!
un abrazo

39escalones dijo...

Vale, bien, Garci se lo merece y tal. Pero, entre primaveras y Robledos, se ha destapado el bote de la melaza. Se impone un retorno al "Divino amore", ok?
Vuelve Marcos, te queremos.
Un abrazo.

miquel zueras dijo...

Un poema muy emotivo para tantos cines que se han quedado en nuestra memoria. La fachada del Robledo recuerda al Coliseum de Barcelona pero recuerdo con nostalgia el Adriano, Roxy, Selecto... El centro se queda sin cines y todos se van a las galerías comerciales.
Este disco Bing-Satchmo lo teníamos en casa. Era una tradición la mañana de Navidad que mi padre pusiera "White Christmas" como señal para que nos levantáramos a ver los regalos. Borgo.

Myra dijo...

Hola, Marcos. Te superas cada día. Primero he leído tu poema en silencio, luego he querido leerlo escuchando ese maravilloso Begon the Beguine intepretado por Artie Shaw y ahí es cuando me he emocionado.
Los cines de antes sí, muy añorados. Esa fachada de los antiguos cines Robledo, preciosa pero yo me quedo con esa maravilla de poesía, con esos versos tan de verdad, tan reales y tristes a la vez.

Un beso de admiración.

juan andrés estrelles dijo...

Perfecto.
Ideal para acompañar algo tan bonito como el agradable recuerdo de uno de esos viejos cines. ¿Quién no siente a veces añoranza de uno de estos lugares? La magia de esas salas es algo que permanece imborrable en la memoria de aquellos que tuvimos la suerte de disfrutarlas de vivirlas. Mejor lo dejo que me está entrando la morriña. Un abrazo.

Princesa115 dijo...

Bueno Marcos, qué decirte que ya no hayan dicho.
Escuché el otro día que los cines están cada vez perdiendo más, la gente se lo piensa para ir, pero que adoptarán medidas para tal caso. Las medidas no las sé, porque ya tuve que salir y no las pude escuchar.
Recuerdo los cines de antes, los añoros, tengo buenos momentos vivido allí. En Ceuta, donde vivía, íbamos todos los domingos por la mañana a una sesión de matinal y para qué seguir contando.
Bellas letras y palabras nos traes, como siempre Marcos.

Un beso

Elvira dijo...

¡Pero si eres un chaval!! ¿Qué es eso del otoño de la vida? :-)

Un beso

Yuri Zhivago dijo...

Amigo Marcos yo nací en un pequeño pueblo de trescientos habitantes con su Cine Briston y sus sillas plegables de madera y sus descansos para tomar limonada y salir a fumar aunque quizás hasta se dejara fumar en la propia sala.Este cine desapareció hace ya cuarenta años.
Un abrazo

Marcos Callau dijo...

Eso es lo importante, Alma, recordar mientras se nos permita hacerlo. Besos.

Muchas gracias Mery por ser tan amable, por pasar y comentar. Besos.

Será cuestión, entonces, de volver a empezar... desde el final. Lo intentaré hacer mejor la próxima vez. un abrazo, Alfredo.

Gracias Miquel. Es una pena lo que comentas de las galerías comerciales. Y muy buena costumbre la que teníais en vuestra familia. Continúa con esa costumbre. Un abrazo, Miquel.

Begin the beguine es un temazo y Artie Shaw ha sido muchas veces imitado pero nunca superado en esta canción. Muchas gracias por tus palabras, Myra.

Cierto, Juan. Muchas gracias por tu comentario. A mí siempre me entra la morriña cada día que paseo por una calle cercana a mi casa y veo los cines Buñuel cerrados. Un abrazo.

Creo, Princesa, que es el cine el que está en crisis... no solo las salas de cine. quizá todo sea acorde con los tiempos que vivimos. ¿Imaginas en una de esas antiguas salas que más bien parecían teatros al público viendo American pie?. yo no. Besos y mil gracias.

Bueno, Elvira, lo explicaré. es como si el poema lo estuviera recitando el personaje de Antonio Ferrnadis en "Volver a empezar". Esa película nos ofrece una buena enseñanza. Besos.

Gracias Yuri por compartir esa anécdota y por comentar. Tenía muy buen nombnre ese cine. un abrazo.

El Tirador Solitario dijo...

Ya decía Garci que lo que cumplimos no son años sino películas; aunque esas salas de antaño son irrepetibles, sustituidas hoy por modernas galerías comerciales...en los sitios donde hay esa fortuna...(algún día os contaré mis desventuras...)

ARVIKIS dijo...

Que suerte contar con ese hermoso Cine. Aquí en Madrid hemos perdido tantos, preciosos, emblemáticos,
como cafés históricos. Cuando tenga tiempo publicaré una serie fotográfica de los cines perdidos, y en lo que se han transformado. Saludos
Javier

Francisco Ortiz dijo...

Bello poema que trae nostalgias enteras.
Yo defiendo también esa película, con el gran Bódalo en un papel memorable.
Y que les den a las multisalas.

Marcos Callau dijo...

Pues no pierdas tiempo, tiador y cuéntanoslo que nos has dejado en ascuas". Un saludo y ¡a seguir cumpliendo películas!.

Estoy deseando ver esa colección fotográfica Javier. En Madrid hubo multitud de grandes y emblemáticos cines. Un abrazo.

Hola Francisco. Me alegro de que resaltes el papel de bódalo, mi preferido. un saludo.

Juan Herrezuelo dijo...

Las películas de Garci (tal vez no todas, pero sí las mejores) te hacen sentir que has vuelto a casa, que estás entre los tuyos, que suena la música que amas, que los diálogos tienen ese algo especial que te hace admirar el trabajo de un guionista, que ser actor es una cosa muy seria, que hay miradas que valen más que mil palabras... Por ese paseo de mi amado Gijón caminaron también Jesús Puente y Victoria Vera en una película imposible de encontrar hoy, "Asignatura aprobada". En esa barandilla blanca me hice hace años una foto como homenaje a todos ellos.

Marcos Callau dijo...

Estupendo comentario, Juan Herrezuelo. Bienvenido a este blog. Yo tambén tedré que pasarme por ahí para homenajear esta película. Además iré escuchando "Begin the beguine". La que comentas no la he visto pero trataré de redimirme. Un saludo.