viernes, 18 de marzo de 2011

La ciudad de las estatuas de sal (Poema a Barcelona)

Las Ramblas, de noche


En la avenida de las casas antiguas,
de caprichosas formas
y de estatuas que respiran,
que ansían con vivir, tocar, amar…
hay una fachada
repleta de paraguas,
cuando aquí
hace siglos ya que no llueve.


Dicen que en esta ciudad
hay un mar que yo no he visto.
Quizá por ser de interior
no lo reconozco ni percibo su sabor.
También dicen que la luna
dibuja ríos sobre tu espalda
pero, repito,
que yo nunca he visto el mar.
Quizá por ser de interior
no me llama su aroma
y de él solo me quedan
rastrojos de gaviotas
esparcidas por el cielo.


Es como cuando no estás
y siempre adivino
la cercanía de un beso
por el aroma en tus labios.


En esta avenida
de un mundo raro,
de deformados cristales
y relojes doblegados
sin embargo, encuentro mi hora exacta,
el sincero reflejo de la realidad.


Y cuando todos los tejados
se alargan,
clavándose en tus ojos
y luego en los míos.
Cuando paseo sereno
por esta ciudad borracha,
móvil, danzante y temblorosa,
entonces me vuelvo una de esas estatuas
que nunca miraron atrás.
Me confundo entre ellas
y comienzo a respirar, inmóvil,
mis ansias de vivir,
de tocar, de amar.


Hasta que llega el día en que alguien nuevo
pasa por mi lado
y se detiene para poder contemplarme.
Es entonces cuando adivino,
al mirar atrás,
lo cerca que anduve del mar.

21 comentarios:

miquel zueras dijo...

Muy bueno, Marcos. Me encanta lo de las estátuas "que nunca miraron atrás". Lo curioso es que tengo un sueño recurrente en el que paseo por Las Ramblas y todas las estátuas vivientes se han convertido en sal. Hubo una bastante célebre que representaba el Hombre de Hojalata del Mago de Oz.
A mí me encanta esa "Casa de los paráguas". Saludos. Borgo.

Marcos Callau dijo...

La historia mitológica grecorromana es una influencia inagotable. No sé si habrás escuchado la versión que Joaquin Sabina grabó de "Knockin' on heaven's door" ("No puedo enamorarme de ti"). En ella cuenta una historia de un hombre-estatua que, al mirar al pasado, se vuelve de sal. Estupendo. Tu sueño es estupendo. Conviértelo en relato!. Recuerdo a ese hombre de hojalata. Un abrazo Miquel.

ANRO dijo...

Preciosa, amigo Marcos, preciosa..."la cercanía de un beso por el aroma de tus labios"...Uauuu!
No digo más nada.
Un abrazote.

Francisco Machuca dijo...

Muy bello,mi querido Marcos.Barcelona es una ciudad que lo ha perdido todo vendida al turismo más indiscriminado.Pero la mirada de un poeta la pone guapa y romántica,quizá una vez fue así.
Ya digo,precioso poeta.
Un fuerte abrazo,amigo.

http://raicesdepapel.blogspot.com dijo...

Muy bonito el poema Marcos, me gusta mucho:
Y cuando todos los tejados
se alargan,
clavándose en tus ojos
y luego en los míos.
Barcelona es preciosa y provoca infinitas sensaciones.
Un abrazo
javier

Myra dijo...

Hola, Marcos. Qué bonito has descrito esa vida tan especial que tiene Las Ramblas. Me encanta Barcelona, es una ciudad preciosa.
Un poema muy especial, me ha encantado.

Un beso

Marcos Callau dijo...

Gracias Antonio por destacar esos versos. Un abrazote y bienvenido de nuevo.

Una vez, quizá fue así...Me encanta, Paco. Muchas gracias por tus palabras. A ver cuándo me puedo escapar a Barcelona.

Sí, desde luego no es una ciudad que te deje frío en ningún momento. Gracias Javier por destacar precisamente esa estrofa. Un fuerte abrazo.

Creoq ue Las Ramblas, Myra, es la zona que prefiero de Barcelona junto con el barrio gótico aunque me quedan bastantes zonas todavía por descubrir. Este es el primer poema que le escribo a Barcelona y fue incluido a última hora en el recitral del Divino. Un beso.

roberto dijo...

Genial el poema. Barcelona puede estar orgullosa.

Marcos Callau dijo...

Yo estoy orgullosos de ella por haberme inspirado unas letrillas jejeje. Gracias Roberto. Como digo, una ciudad que nunca puede dejarnos impasibles. Un abrazo.

Manchas de tinta dijo...

Zaragoza, Madrid, Segovia, Barcelona... Ahora tienes que visitar Soria con un ejemplar de Campos de Castilla de Machado bajo el brazo. Seguro que te sugerirá más de un poema.
Un abrazo amigo.

Princesa115 dijo...

Maravillosa...un canto a la ciudad de Barcelona. Hace tiempo que no voy por allí y casi que no puedo opinar, pero esas Ramblas tienen magia.
Un beso

mariarosa dijo...

Marcos: no conozco tu ciudad, pero la has definido plena de belleza y misterio.

Mis felicitaciones.

mariarosa

Marcos Callau dijo...

Hola Manchas. Tengo un amigo que me lleva prometiendo toda una vida visiar Soria pero todavía no lo conozco. Un abrazo, amigos.

Mucha magia, Princesa. Es mi lugar favorito para pasear en Barcelona. Besos.

Hola Mariarosa. Mi ciudad es Zaragoza, no Barcelona, Este es el primer poema que le dedico a "la ciudad condal". Bienvenida por este blog, espero que te guste. Besos.

miquel zueras dijo...

Pues nada, Marcos, si te dejas caer por la Ciudad Condal y necesitas un guía, un techo o simplemente alguien con quien tomar una copa aquí me tienes. Borgo.

abril en paris dijo...

Al leer tu poema he paseado contigo de la mano ( con tu permiso ) por esas calles hasta llegar a la playa donde espera el azul mediterraneo, tras dejar atrás las estatuas asombrada.

Una ciudad hermosa y un poema precioso.

Un beso de domingo :-)

Marcos Callau dijo...

Te tomo la palabra Miquel. No descarto un viaje próxima. Además, ahora con el AVE, las distancias son mínimas. Mucha gracias por tu hospitalidad.

Tienes mi permiso, Abril jejeje. Me alegro que hayas paseado por esa avenida de estatuas de sal. Besos dominicales.

Elisa Berna Martínez dijo...

Un poema precioso para una ciudad misteriosa y encantadora. Estupendo habértelo oido recitar. Un abrazo!

Marcos Callau dijo...

Gracias Elisa y gracias tambien por estar ahi para escucharlo. Ciudad misteriosa, es cierto. Besos.

mi nombre es alma dijo...

Si se ha visto el mar, aunque solo sea una vez, su aroma te acompaña siempre impregnadoen tu alma.

♥ ♣ ֵֶєρσ¢ค ∂σяค∂คֵֶ♣ ♥ dijo...

Bueno Marcos, cómo te ha quedado el poema..es genial. Yo también soy de interior, y tampoco puedo saborear ni respirar ese aroma a la sal del mar, pero leyéndote no es difícil poder tenerlo más cerquita y poder disfrutarlo. La verdad, no he estado ni en Las Ramblas, y no he visto esa fachada de los paraguas, pero sin duda tendré que ir a visitarla. Aquí, yo me pudo mezclar entre estatuas de piedra y hojalata...lo malo es que me confundad con Don Quijote...o lo que es peor, con Sancho Panza! ay por Dios...noo, mejor me quedo como estoy jajaja...
Precioso Marcos..me ha gustado mucho.
Te dejo un besito de oro..muak!

Marcos Callau dijo...

Hola Alma. En mi caso, solo lo he visto en dos ocasiones y tambien en el puerto de Barcelona, aunque esa zona que casi no se puede considerar mar. Es sobrecogedor. Gracias Alma.

Hola Epoca. Me alegra que te haya gustado a ti, que tambien eres de interior. Merece la pena pasear una y otra vez Las Ramblas y ese edificio de la fotografia solo es uno mas de las originales construcciones que existen en esta ciudad. Gracias por pasar. Besos.