sábado, 26 de noviembre de 2011

Cierta noche de rojo neón

No, este espacio no está patrocinado por Coca Cola

Tuvo que ser septiembre
el ocaso sobre mi skyline particular.
Mudar la piel, recomenzar,
inventar una nueva forma de libertad,
diferente a la que hoy respiro
esta madrugada de sexto piso
y rastro rojo neón.


Tuvo que ser septiembre,
ladrón de infancias,
de guante blanco,
otoño sobre los años perdidos,
tormentas desde hoy sepultadas
bajo una fina sábana
no tanto de insatisfacción
como de mala pesadilla.

Al fin,
desde este otoño, primaveras

******

(Sin título)

Este poema languidece
nada más nacer
en la palidez de una hoja en blanco,
un abismo difícil de salvar.

Este poema es náufrago
recién nacido
entre las olas de un bloc-g enfurecido
con voraz apetito de escualo
que mata por unos versos varados

26 comentarios:

juan andrés estrelles dijo...

No se si sería septiembre, pero te aseguro que tus versos no languidecen ni mucho menos quedan varados. Nos llegan raudos y directos al alma. Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Entonces mealegro, Juan. De todas maneras, todo se lo debemos a septiembre... Un abrazo.

Marisa dijo...

Un antes y un después marcado por ese septiembre de neón. El noveno mes se coloca a las doce en punto de las manillas del reloj, marcando primaveras a sus espaldas y otoños caminando delante de él.

El otro poema náufrago sin título navegando por el río de las páginas blancas de un bloc, llega cargado de versos antivarados al mar del blog.
Deliciosa travesía.

Un beso, poeta.

Mery Larrinua dijo...

Hermosos versos!!!!
un abrazo

Myra dijo...

Preciosos los dos poemas, Marcos. Qué bonito describes ese septiembre
de cambios, un poco agónico.
Ninguno de tus poemas languidecen nada más nacer. Todos tienen una vida. Aunque sea una vida enfurecida..

Un beso

Marcos Callau dijo...

Me ha encantado tu comentario sobre septiembre y las amnecillas de ese reloj, Marisa. Delicioso tu comentario. Besos.

Hey Mery, un gustazo verte por aquí. Besos.

Gracias Myra. Al final hay un buen presagio en ese cambio. Besos.

Clementine dijo...

Sí, eso, todo se lo debemos a Septiembre, que es quien escribe estas maravillas... Besos, Marcos.

Marcos Callau dijo...

Al menos es quien inspira, Clementine. Besos. Gracias por pasar.

abril en paris dijo...

Ese mes tiene algo especial..ya lo decia Frank tú bien lo sabes..
Esos poemas son deliciosos .. cargados de una tristeza absoluta pero de los que enganchan Marcos.
Ahora es Noviembre quien toma el relevo gris..

Un beso poeta.

Yuri Zhivago dijo...

Efectivamente Marcos fue septiembre en mi caso el ladrón que me robó parte de la vida.
Magnífico poema y un abrazo.

Juan Risueño dijo...

Hay momentos que rompen ataduras, primaveras del alma.

Una página en blanco es el paisaje más puro y personal de un poema, y da igual la espera, Marcos.

Un abrazo

roberto dijo...

Versos varados a pares. Y eso digo yo: no pares.

Marcos Callau dijo...

Noviembre es incluso más gris que septiembre, más quieto y silencioso con este frío, como el de hoy, que nos deja absolutamente bajo cero. "September in the rain", "September of my years", "September song" ... desde luego, hay muchas canciones que Frank Sinatra cantó para septiembre. Por algo será. Gracias por pasar, abril.

Suele ser septiembre, entonces, Yuri. Gracias por pasar y comentar. un abrazo.

Gracias Juan, es un placer recibir aquí tus comentarios. Un abrazo.

Joder... si es que eres un poeta tú también, Roberto...¡vaya comentario! jejeje Un abrazo y mil gracias, amigo.

39escalones dijo...

El primero está muy bien.
Ahora, la foto, de rojo, nada.
Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Nada, nada, siempre en balnco y negro... ya sabes. Un abrazo!

ARVIKIS dijo...

Hay noches que se clavan como cuchillos, y poemas que se marchitan incluso con la luz de la luna.
Abrazos
javier

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Qué casualidades, compa Marcos, las que propicia el trasteo por blogs diversos. Vengo, precisamente, de leer un post patrocinado por una casa comercial en otro blog, y me encuentro en el tuyo con esa declaración tan explícita de no-patrocinio por parte de… En fin, paradojas. Espero que te resulte pago suficiente la fidelidad de tus lectores y la admiración de quienes aquí expresan el gusto por tus palabras; no es escasa soldada, no…

Un fuerte abrazo y buena semana.

mi nombre es alma dijo...

El poema que no es poema, el que empieza sin empezar, el que no llega a escribirse, cuan hermoso puede ser.

miquel zueras dijo...

Por lo visto el otoño te inspira, Marcos. Verlaine ya decía que es una estación muy melancólica y propicia para la poesía. Me ha encantado sobre todo Miguel Servet, 20 con esa mohosa fachada que parece victoriana y ese poema tan breve y sin título tiene la fuerza de los microrrelatos. Abrazos. Borgo.

Elisa Berna Martínez dijo...

Muy buenos los dos Marcos. El primero como portal de un invierno, duro como los inviernos. El segundo un ejercicio de escritura, con los incisivos bien afilados. Un abrazo!!

Licantropunk dijo...

Muy bueno, pero ¿qué es un bloc-g?
Y por la Coca Cola no te preocupes, yo lo tomaré sólo.
Saludos.

Yasenka dijo...

Cierto es, en septiembre mudamos nuestra veraniega piel, pero tu último verso, vuelve optimista el mes, primaveras... me ha encantado!!!
No languidecen los versos que salen de un gran poeta como tú!!
Un placer leerte!! Bsssss

♥ ♣ ֵֶєρσ¢ค ∂σяค∂คֵֶ♣ ♥ dijo...

Bonito poema Marcos y bonita manera de hacernos ver esa luz de Neón, diciendo adiós a los días coloridos de verano y dando la bienvenida a a esa lluvia amarillenta de hojas secas del otoño.
Besos dorados para ti!

Marcos Callau dijo...

Incluso en esas noches se puede llenar una hoja en blanco, Javier. Gracias por tu precioso comentario, amigo. Un abrazo.

Sí que es casualidad, Manuel. Quién sabe, a lo mejor un día tengo que poner aquí alguna marca. No es que solo sea pago suficiente, es que también es razón para seguir escribieno, que lo es todo. Muchas gracias compa Manuel. Un fuerte abrazo.

Maravilloso tu comentario, Alma, me ha encantado. Todos buscamos ese poema. Besos.

Curiosa, Miquel, la influencia del otoño. Curioso también es que, para ilustrar el poema a Miguel Servet número 20, haya tenido que utilizar una fotografía de Madrid, de la zona de Entre vías, realizada por mi buen amigo Javier Bueno. Un abrazo.

Un placer verte por aquí, amiga Elisa. Te veo mañana mismo. Mucha suerte! Besos poeta.

Es un juego de palabras, claro. El bloc trotamundos, que cantaba Sabina, se ha convertido, con el tiempo, en el blog de escritores internautas. Gracias por tomarlo solo Licantropunk, eso dice mucho de tu buen gusto. Un abrazo.

Me alegra que te haya gustado ese último verso. Parece que, a veces, dejamos demasiado de lado el optimismo, Yasenka. Hay que ser positivos. Un beso!

Es un cambio en mi vida lo que he queridio relatar, Época y me gusta que tu hayas visto también ese cambio de estación en la luz del neón. Besos.

WOLFVILLE dijo...

Muy bueno y otoñal este poema. Deliciosa mezcla de frio y calor, como corresponde.

Un saludo.

Marcos Callau dijo...

Gracvias Wolfville. Eres muy amable. Saludos!