jueves, 6 de enero de 2011

La pluma estilográfica (Relato breve)

Espero que los Reyes se hayan portado bien con todos vosotros. Por Zaragoza han pasado y como yo tuve que trabajar durante la noche, he sido de los pocos afortunados que los pudo ver. Si no me creen mírenlos aquí, justo en la Plaza del Pilar. A mí sus majestades me han traído una pluma estilográfica lo cual me ha recordado un relato que escribí hace un tiempo y que es el siguiente.

La pluma estilográfica

Don Pablo Badaguás Nieto, natural de Santa Cruz de la Serós, un pequeño pueblo de la Jacetania en la provincia de Huesca, tuvo en su infancia la inmensa fortuna de poder ir a la escuela. Este suceso era único en el pueblo y muy extraño en una época como aquella en que los curas todavía eran gente respetable y los domingos un día señalado para encontrarse con los vecinos, en misa de doce. El caso es que sus padres habían ganado no sé qué concurso radiofónico y de esta manera Pablito se convirtió en estudiante. Se desplazó a Zaragoza, donde vivía una tía suya bastante adinerada, y allí completó sus estudios primarios con muy buenas calificaciones. Una vez terminados, Pablo volvió a la montaña para ayudar a su padre en las labores del campo y el ganado. Sin embargo aquellos años en la escuela no cayeron en saco roto y en ellos adquirió la pasión por la escritura, la lectura y la gramática. Una vez en Santa Cruz, no podía dejar ni un día de escribir. Pablo llenaba hojas y hojas relatando los sucesos que acontecían en el pueblo, describiendo las maravillas con las que se encontraba en sus paseos campestres o simplemente dedicándose a sus pensamientos. Incluso llegó a escribir un diario que nunca terminó. Pero un día, mientras ojeaba el periódico, Pablo fijó la vista en el rincón de una página donde se anunciaba la organización de un concurso literario para relatos cortos, de ámbito autonómico. Como premio al ganador le obsequiaban con una pluma estilográfica y un diploma en el que le acreditaban como merecedor del primer premio. Pablo siempre había soñado escribir con pluma así que comenzó a diseñar relatos para el concurso. Escribió cuentos ambientados en los rincones de su pueblo, llenos de descripciones sobre la vida en la montaña o mencionando esa perdida y olvidada Iglesia, orgullo de Santa Cruz, que realmente resulta ser toda una joya del Románico más temprano. Envió un relato en cada edición del concurso y nunca resultó ganador hasta que un año, cuando Pablo ya era un anciano, apareció un cartero en Santa Cruz para notificarle que su trabajo había resultado premiado. Para recoger el envío tuvo que trasladarse a la Oficina de Correos de Jaca y una vez allí, con el premio ya entre sus manos, se dirigió a la Cafetería más cercana para desenvolverlo. Dentro del paquete una bellísima pluma negra, acompañada por su correspondiente bote de tinta, le confirmaba que había sido ganador del primer premio. Apresuradamente Pablo abrió un cuaderno en blanco que había comprado especialmente para la ocasión y comenzó a escribir con su pluma. Lamentablemente, al tiempo que estrenaba la pluma, advirtió que éstas no están diseñadas para escritores zurdos ni los premios literarios organizados para un hombre de pueblo como él.

FIN

Relato publicado en Jazzmen (Cartonerita Niña bonita. 2011)

PD: Por cierto que yo también soy zurdo así que, si alguien quiere una pluma...

30 comentarios:

Silvia dijo...

He llegado aquí por casualidad y leído tu relato. Me gusta.
Por cierto, hay plumas para zurdos, pero cuesta un poco encontrarlas.
Un saludo

Pilar dijo...

Ironías de la vida, algo nos da y algo nos niega, mientras tanto... a disfrutar escribiendo y leyendo que siempre se aprende; no sabía lo de las plumas y los zurdos, es curioso.
Bonito el relato y preciosa la iglesia.
Un abrazo, amigo.

White Gold dijo...

jajajaja!!! me uno al club de los zurdos.
Tampoco puedo escribir con los pilots ni con los bolígrafos estos que llevan una goma en la capucha, por que con la mano me llevo toda la tinta... pues nada, a usar el boli bic de toda la vida. jajaja!!!

White Gold dijo...

:O

uy, uy, uy... porque, no por que

Gárgola dijo...

Espero hallas pasado buenas navidades, y que los reyes te hallan traido muchas cosas, aparte de la pluma. Va a ser cuestión de pasarse por el Zurdorium de Flanders, pa ver lo que tienen por la tienda.
Un saludo.

Fernando dijo...

Marcos, amigo y poeta: magnífico relato, Naturalmente no tiene ninguna referencia a ti mismo, porque tú ya has recibido premios, eres superjoven y utilizas la modernísima informática, con gran acierto.Pero encierra el relato una idea perniciosa, la de que es bueno intentar ganar un premio literario con constancia. Mira Marcos, eso es bueno, pero más importante no es recluirse en el pueblo y enviar las obras a los concursos. Hay que formar parte de ese núcleo de élite literario. Si no te conocen, nadie te leerá y menos te premiará. Así que, manos a la obra. Un fuerte abrazo.

roberto dijo...

Hola, Marcos. Hay que ser ambidiestro, nada de diestro o zurdo, hombre, por favor.

Marcos Callau dijo...

Gracias por venir, Silvia, que seas muy bienvenida a este rincón en el que siempre serás bien recibida. El problema entre los zurdos y las plumas está en a tinta. Irremediablemente vas arrastrando lo que escribes. Un saludo!.

La iglesia es la de Santa Cruz de la Serós y tiene un significado muy especial para mí, Pilar, pues muchos veraneos de la infancia los pase en este pequeño pueblo situado bajo San Juan de la Peña. muchas gracias por tus palabras.

Bienvenido al club, White Gold!. Yo siempre he sido de boli bic pero en Segovia, en la casa-museo de Machado sufrí una decepción. Hay un libro de visitas donde pudes escribir lo que quieras pero para hacerlo te dan una pluma. Imagínate. Un saludo ymil gracias por pasar.

Los Reyes y las navidades han sido magníficas Gárgola. Yo sé que hay tiendas especializadas en zurdos pero, la verdad, nunca he ido a ninguna. Un abrazo y mil gracias.

Excelente apreciación, Fernando. Lo biográfico del relato está en el pueblo donde se desarrolla pero nada más. Creo que el amigo Pablo estaba demasiado atado a las labores de la tierra y el campo como para integrarse en mundos más literarios. Muchas gracias, amigo.

Es verdad... siempre lo olvido roberto jejejeje. Me pasa algo muy curioso pues, para escribir soy zurdo. También, de pequeño, en las clases de violín tocaba con la zurda. Sin embargo para jugar al tenis fui diestro y también para mis pequeñas iniciaciones con la guitarra. Si es que no me entiendo ni yo jejeje. Un abrazo amigo.

39escalones dijo...

Para evitar problemas, es mejor aprender a escribir con los pies.
La pluma es más fuerte que la espada, ya se sabe...
Abrazos.

Myra dijo...

Hola, Marcos. Qué bonitas y elegantes son las plumas estilográficas. Siempre me gustó ese ritual de cargar la tinta. Me viene a la memoria la imagen de mi padre en esa tarea que tanto me gustaba observar.
Muy bueno tu relato.

Un beso de una diestra

arqui dijo...

Gracias por la foto de Santa Cruz de la Serós, preciosa iglesia me alegra haberla reconocido en la imagen mínima que uno ve cuando tu blog cuelga de otro que se está visitando. Siempre relaciono esa iglesia con los viajes placenteros, y las personas que en distintas ocasiones me acompañaron al Pirineo. Las plumas son preciosas yo conozco a un hombre que siempre ha soñado con poder comprarse una Mont Blanc, pero sin ella escribe muy bien. Yo prefiero los bolis rápidos , eso sí de tinta verde. ¿pero a lo que iba, para cúando la rifa de la pluma?

http://raicesdepapel.blogspot.com dijo...

Lo importante es hacer las cosas con amor, sin esperar ni resultados ni compensaciones. Aunque a veces la meta es importante, pues pone en marcha la acción.
Javier

Javier dijo...

Toda mi vida he escrito con pluma.
De muy crío, en el colegio, tuve una Parker, clásica. Con el paso de los años he coleccionado muchas plumas que me han acompañado en mis alegrías y por qué no, en mis tristezas.
Buen relato.

A mí me regaló La Baronesa una bolsa con carbón y otras chuches. Dice que fui bueno. Eso dice....

Saludos, Marcos.

Marcos Callau dijo...

Hola Alred. Ya tiene que ser complicado eso de escribir con los pies aunque, ahora que lo dices, en el fútbol también era zurdo. Esa frase siempre me ha gustado mucho. Abrazos.

Tiene algo de romántica esa imagen de cargar la tinta, como tú dices. Tú tienes suerte de ser diestra pues no tendrás problemas a la hora de escribir con pluma. Muchas gracias y muchos besos Myra.

Hola Arqui, me alegra que la imagen de esta iglesia te haya hecho recalar aquí y me alegra encontrar personas que, como yo, les resulta entrañable y le brinda buenos recuerdos. Muchas veces he jugado por allí en mi infancia y ya, de más adulto, he vuelto a visitarla en varias ocasiones. Es una de las joyas del Románico que junto a la Catedral de Jaca conforman las joyas de la corona del arte en el pirineo. Yo conozco una tienda donde siempre me quedo mirando el escaparate y admirando todas las Mont Blanc que tienen expuestas pero yo, a la fuerza, también prefiero el boli bic. Lo que me ha parecido curioso es que escribas en verde. Ya me contarás. En cuanto a la rifa, estoy pensando algo jejeje. Un abrazo.

Eso es lo importante, Javier, como bien dices pero seuir interesado en la pasión por escribir. Un fuerte abrazo, amigo.

hola Javier. Será asmirable tu colección de plumas, unasbuenas compañeras para todos los acontecimientos de tu vida, sin duda. Es preferible la bolsa de chuches, seguro... Un abrazo.

Laura Caro dijo...

En Madrid hay una tienda dedicada a los zurdos... No tenía ni idea de esa dificultad de los zurdos.
Un abrazo, Marcos.
Me gustó el relato.

ANRO dijo...

Siempre deseé tener la estilográfica de mi padre y nunca la tuve, porque la heredó uno de mis hermanos mayores.
Hoy, curiosamente, las estilográficas han dejado de interesarme, de hecho nunca me han vuelto a gustar, sin embargo tengo una máquina de escribir olivetti desde hace más de cincuenta años. Nunca en este tiempo me he separado de ella.
Un abrazote.

Marcos Callau dijo...

Pues la desconocía, Laura pero, de saberlo, la hubiera visitado. No es una gran dificultad pero si eres zurdo y tienes que escribir con pluma debes tener mucha paciencia para dejar que seseque cada palabra escrita. No cubica. Muchas gracias Laura.

Hola Antonio. Las máquinas d eescribir son otro objeto de deseo para mí pues también todavía conservo una Olivetti aunque no tan antigua. Recuerdo que mis trabajos del colegio se distinguían porque era el único de clase que los presentaba escritos a máquina cuando el resto ya tenía ordenador. Un abrazote.

ATTICUS dijo...

Hola Marcos,pues para ser zurdo
vaya relato mas chulo,me pregunto como seria si fueras diestro,jajaja.
¡¡Es broma!!

Marcos Callau dijo...

Pues imagino que igual jejejejeje. Esto de no ser ambidiestro, como dice Roberto... Un saludo!

Manchas de tinta dijo...

Pobre hombre.

Marcos Callau dijo...

¡Pobre!. Espero que te haya gustado más, ahora leído..jejeje.

miquel zueras dijo...

Me ha encantado tu relato. Aquí en Barcelona hay una tienda "La ma esquerra" especializada en artículos para zurdos, también plumas, si quieres te conseguiré la dirección. Espero que los Reyes se portasen bien contigo. Saludos. Borgo.

PEPE CAHIERS dijo...

Buen relato con triste y socarrón final. Eso demuestra que muchas de las cosas que perseguimos con ansiedad, una vez conseguidas, nos decepcionan en cierta medida. El deseo es más grande que la realidad.

Marcos Callau dijo...

Hola Miquel. Pues resulta que han salido aquí muchas tiendas especializadas en artículos para zurdos. Si quieres mándame la dirección a franksinatrazgz@hotmail.com Se portaron muy bien, Borgo. Un abrazo y mil gracias por pasar.

Excelente conclusión la que has sacado de este humilde relato. Muchas veces es decepcionante el resultado obtenido de lo que tanto tiempo hemos perseguido. Un abrazo amigo.

David dijo...

Lo primero....Pero, ¿cuántos blogs tienes? Porque he ido a ver a los reyes y ya veía que era tuyo a medias. Entre este, el de Sinatra, el de las fotos (esa cabecera con la farola me gusta mucho)... no sé cómo puedes.
Lo segundo. El relato está bien. Tiene su gracia. ¿Lo presentaste a un concurso? (ja,ja)
Y lo tercero... que los reyes me trajeron el disco de Watertown que reseñó Nemo. Me parece un disco fantástico. Me ha gustado mucho.
Un saludito.

Marcos Callau dijo...

Hola David. Pues mira mío exclusivamente son "El sueño eterno" el de Frank Sinatra y el de Canciones traducidas. El de fotografía es de mi novia, Amaya y la fotografía de la farola, como todas las demás, también es suya. Me añlegro que te haya gustado la fotografía, pues hubo varias que descartamos para la cabecera. En cuanto al relato, no, no lo he presentado a ningún concurso porque quería llevarlo a uno en el que solo regalaban manoplas para diestros jejejeje. Me encantan tus Reyes. "Watertown" es un disco muy atípico de Sinatra que, sin embargo, es muy apreciado entre sus seguidores. Quizá por personal, por íntimo o por único, este disco merece un lugar especial en su discografía. "Lady day" es uno de mis temas favoritos en "Watertown" junto a "For a while". Disfrútalo. Un abrazo.

mi nombre es alma dijo...

Ni plumas ni casa nada está preparado para zurdos al menos en general.
Acepto pluma, que no soy zurda y me encantan (sonrío)

Marcos Callau dijo...

Es verdad...¡qué mundo este!, los zurdos estamos marginados por la siciedad jejeje. Muy bien, Alma. Lo apunto.

Francisco Machuca dijo...

Precioso relato,mi querido Marcos.Escribir a mano,cosa hoy ya casi desaparecida.¿Sabías que suelo coleccionar plumas estilográficas? Escribo a mano,siempre a mano.Escribe siempre a mano.El pulso de la escritura es lo que realmente importa.
Un fuerte abrazo,amigo.

Marcos Callau dijo...

Hola amigo Paco. La verdad es que siempr escribo a mano pero en bolígrafo. Me alegro de que haya gente como tú que aún utilice la escritura a mano pues, ahora, con tanta tecnología casi nos hemos olvidado ya. Me alegra también que te haya gustado el relato. Un fuerte abrazo, amigo.