martes, 18 de mayo de 2010

Tormenta de viento


Los últimos fríos invernales de primavera en este mayo insólito nos dejó algunas imágenes espeluznantes, casi grotescas, tras una tormenta de cierzo en Zaragoza. El fotógrafo Primo Romero rescató una fotografía sobrecogedora con su cámara para su blog:primo.com.es. La tituló: “El poder del viento”. La entrada completa la pueden ver aquí

“Tormenta de viento”

"En la brecha donde protesta el día
ahogado en un techo encapotado
suena la estremecida melodía
de viento enfurecido, atormentado

Tormenta de cierzo, mal mediodía
Un árbol se queja por ser arrancado
polvo en el viento de tierra baldía
Hasta tu recuerdo se ha esfumado

Todo acaba. El suelo, un cementerio
de hojas desheredadas, rama rotas
y en el barro descansan unas botas

La gente camina en semblante serio
y una nube trae primeras gotas
de un poeta que escribe últimas notas".

14 comentarios:

Marisa dijo...

Espléndido soneto que ilustra realmente bien tanto el tema del post como la fotografía que lo acompaña. Me ha parecido muy intensa la metáfora del "cementerio de hojas desheredadas"...verdaderamente bonito.
Un saludo.

Bogart dijo...

Madre mía que barabaridad. Ya casi se me ha olvidado esa "caricia" que supone el cierzo cuando le da por soplar.


Un abrazo fuerte.

abril en paris dijo...

Uno se siente impotente cuando las fuerzas naturales se ponen " de manos "...Me entristece mucho ver un árbol caido, pero la foto es muy buena casi como el poema.

Un saludo :-)

José María dijo...

Además del viento, ayuda mucho para esa y otras caidas la absurda obsesión por el césped. ¡Esto no es Asturias! ¿Cuándo se ha visto césped en un pinar? Para que haya césped se riega sin parar, la tierra está blanda y los pinos enormes no tienen el agarre suficiente. Así que, tarde o temprano, caen o caerán. Claro que me gusta el césped, pero es incompatible con pinos y cipreses; no vayamos contra la Naturaleza.

Kinezoe dijo...

La verdad es que impresiona ver la fuerza que puede llegar a tener el viento... Bonitas letras, Marcos.

Un abrazo.

Crowley dijo...

Descomunal la fuerza del viento, pero como dicen tus versos, todo acaba y los vientos dan paso a otras cosas menos grotescas.
Un saludo

roberto dijo...

Chico, todo te inspira la mar de bien. Así da gusto; ya puede nevar, llover, granizar, lo que sea...
Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Muchas gracias Marisa por tus palabras y por destacar esa metáfora.

La foto es sobrecogedora, ¿verdad Bogart?. Yo creo que los zaragozanos estamos un poquito locos con tanto viento...

Gracias abril en Paris. Tu nick también es muy inspirador... Ay, las fuerzas de la naturaleza...

Muy buena explicación y muy necesaria, Jose María. Deberían tener más cuidado con la naturaleza y con estos aspectos tan importantes para evitar ciertos accidentes. Un abrazo.

Gracias Kinezoe. Por cierto hay muy buenas canciones dedicadas al viento, como "Summer wind".

Exacto Crowley, aunque habría que leer esas primeras notas del poeta.

Jejeje, muy bueno Roberto. Hombre, lo del granizo lo veo un poco peor. Un abrazo.

Pilar dijo...

Y los humanos nos empeñamos en destruirnos, olvidando que está en nuestra mano evitarlo, que ya tenemos bastante con aquello que escapa a nuestro control, como la naturaleza enfurecida.
Buen trabajo, amigo.
Por cierto, el musical del Rey del Pop pasará por Zaragoza en otoño, creo, ya te confirmaré fechas. Ese vendabal sí merece la pena "soportarlo".
Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Pues sí, Pilar. Gracias por avisar. Por lo que he leído debe de estar muy bien. Muchas gracias.

Raúl dijo...

Las fuerzas naturales se rebelan. El viento dejó de ser instrumento poético y azote de marinos, para convertirse en huracán contra nuestra necedad.

Marcos Callau dijo...

Buena reflexión, Raúl. Espero que aún así siga inspirando poéticas palabras. Un abrazo y... nos vemos el viernes.

Mr. Lombreeze dijo...

Todos los grandes bloggers somos zaragozanos? ;)
Te enlazo paisano.

Marcos Callau dijo...

Hey Mr. Lombreeze... no sé si todos pero muchos sí. Gracias vecino. Nos seguimos.